El MNAC revive «La Batalla de Tetuán»

Actualizado:

En 2004 entró por una de las ventanas del Museo Nacional de Arte de Cataluña a sabiendas que era una de las obras cumbre de Mariano Fortuny. Y nueve años después se ha convertido en la protagonista de una exposición que analiza las peripecias de este cuadro que refleja la Batalla de Tetuán durante la Guerra de África.

Los próximos meses (hasta el 15 de septiembre) podemos descubrir la dimensión artística y documental de este enorme lienzo de más de nueve metros de ancho que pintó Fortuny en su taller de Roma entre 1863 y 1865. “Hemos reunido más de cien piezas entre dibujos, acuarelas, pinturas, fotografías, estampas y documentos que explican el proceso de creación, el contexto histórico y la biografía del cuadro”, explica Jordi A. Carbonell, uno de los comisarios.

Obra inacabada

A primera vista se descubre un dato muy inquietante: Fortuny dejó la obra inacabada. “Fortuny sufrió mucho por no conseguir acabarlo –destaca Carbonell-. Se sentía frustrado porque no salió airoso del encargo de la Diputación y la obra quedó colgada en el estudio del artista hasta su muerte. Después fue la Diputación quien lo adquirió a su viuda y lo colgó en su salón de sesiones”. Gracias a esta revisión se han completado muchas localizaciones y los dibujos preparatorios ayudan a imaginar el trabajo de campo que hizo el artista.

A pesar de las imperfecciones que se ven a simple vista, “La Batalla de Tetuán” fascina a todos los visitantes. La correspondencia de Fortuny deja testimonio de esta angustia que le persiguió al no poder alcanzar la perfección. “Él vio pronto que había adquirido un compromiso excesivo difícil de llevar a cabo”, subraya Carbonell.

El paisaje y la gente del Norte de África fascinó a Fortuny al igual que le ocurriera a Ortiz Echagüe con su cámara del que también se puede ver estos días su obra en el MNAC. “Se sabe que Fortuny no estuvo presente en la Batalla de Tetuán pero sí estuvo en la Batalla de Wad-Ras”, añade Carbonell.

Este cuadro fue una de las obsesiones de Salvador Dalí quien se atrevió a hacer una nueva versión. En 1962 se exhibieron las dos obras juntas en el Salón del Tinell de Barcelona dentro de la conmemoración del estallido de la Guerra de África. Dalí se retrasó en la entrega del cuadro lo que hizo que se tuviera que cambiar la fecha de la inauguración, prevista para el día de la Mercè, al 15 de octubre de 1962. Ahora tenemos la oportunidad de volver a ver las dos obras en una misma exposición.