Sevilla recupera «San Pedro penitente» de Murillo gracias a la compra de Focus
Un detalle de «San Pedro penitente» o «Las lágrimas de San Pedro», de Murillo - abc
pintura

Sevilla recupera «San Pedro penitente» de Murillo gracias a la compra de Focus

El lienzo fue expoliado por los franceses en el año 1810 y en 2005 lo adquirió un coleccionista iraní residente en la Isla de Man

Actualizado:

La pintura «San Pedro penitente de los Venerables», de Bartolomé Esteban Murillo, sufrió los atropellos de la invasión francesa durante la guerra de la independencia como otras muchas obras maestras del arte sevillano. Este cuadro que estaba pensado para el Hospital de los Venerables Sacerdotes y que fue un encargo que realizó Justino de Neve al maestro de las Inmaculadas, ha estado durante dos siglos yendo de un destino a otro, hasta que ahora Focus lo ha adquirido para donarlo a la Fundación Focus-Abengoa, en donde se expondrán en los próximos meses tras ser sometido a una limpieza en el Museo del Prado.

Este lienzo, del que apenas se tenían unas cuantas referencias bibliográficas hasta hace pocos años, ha sido adquirido por Focus en una operación en la que se han implicado directamente el presidente ejecutivo de Abengoa y de la Fundación Focus-Abengoa, Felipe Benjumea, y la directora general esta fundación, Anabel Morillo. El cuadro de Murillo estaba en posesión de un coleccionista de origen iraní que residía en la Isla de Man, en Reino Unido. Ahí es donde lo ha comprado Abengoa, quien lo ha donado para su Fundación Focus-Abengoa.

Dicho propietario lo adquirió en el año 2005, y quien dio con la pista de esta pintura, a través de la empresa de subastas Sotheby’s, fue Gabriele Finaldi, director de Investigación y Conservación del Museo Nacional del Prado, que fue el comisario de la exposición «Murillo y Justino de Neve. El Arte de la Amistad», que se pudo ver en el Prado, en Focus-Abengoa y en la Dulwich Picture Gallery. De hecho, Finaldi conocía de su existencia por el célebre catálogo razonado de Diego Angulo de 1982, que dio cuenta del cuadro a través de una fotografía (Angulo la catalogó en el «Archivo español de Arte», de 1975). Hasta la exposición que Murillo y Justino de Neve no se conocía el cuadro en color, pues sólo se tenía referencia de la fotografía en blanco y negro que había incluido Angulo en su catálogo.

Hay que considerar también el hecho de que Focus no ha hecho público cuánto ha salido el precio de la operación del cuadro de Murillo. Aunque fuentes consultadas por ABC reconocen que el precio ha sido inferior al que alcanzó la «Santa Rufina», de Velázquez, que adquirió en 2007 también Focus-Abengoa por un precio de 13 millones de euros más comisiones de impuestos.

Respecto a la compra de esta pintura, el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha agradecido a Abengoa su «sensibilidad» por la «importante» recuperación patrimonial de la pintura Murillo. «Afortunadamente todos los sevillanos pudimos admirarla en la exposición “Murillo y Justino de Neve, el arte de la amistad”, organizada por la Fundación Focus-Abengoa en 2012, donde pudimos quedar arrebatados por su realismo, dramatismo y portentoso naturalismo», agrega.

En este sentido, Zoido destaca que la ciudad «soñaba» con que algún día regresara a Sevilla y «hoy Abengoa acaba de adquirirla en la lejana Isla de Man». «Regresa para poder ser contemplada por todos lo sevillanos para siempre. Es una prueba más del liderazgo y sensibilidad de una empresa sevillana puntera en tecnología, sensible a la salvaguarda y rescate del patrimonio cultural que acaba de dar una lección de mecenazgo, devolviendo a Sevilla aquello que en el siglo XIX la codicia nos arrebató», concluye.

El lienzo, que se encuentra actualmente en Reino Unido, acaba de recibir la licencia de exportación del Arts Council England y será trasladado directamente al Museo Nacional del Prado, con el que la Fundación Focus-Abengoa mantiene una estrecha colaboración, donde le serán realizados un estudio técnico y una limpieza.