Dos visitantes contemplan «La mesa herida» de Frida Kahlo
Dos visitantes contemplan «La mesa herida» de Frida Kahlo - AFP

Se buscan pistas sobre una obra de Frida Kahlo

Una exposición en Polonia invita a sugerir dónde puede estar «La mesa herida», desaparecido hace medio siglo

Actualizado:

«¿Quién puede decirnos qué fue del cuadro desaparecido, dónde lo podemos encontrar?». El cartel llama la atención de quienes visitan estos días la exposición consagrada a Frida Kahlo y Diego Rivera en la ciudad polaca de Poznan. Junto al mensaje, una fotografía en blanco y negro de tamaño natural de «La mesa herida» recuerda cómo era esta obra maestra de la artista mexicana que desapareció misteriosamente en Varsovia en 1955.

Fue el mayor cuadro que Kahlo pintó nunca. De 2,44 metros por 1,21 metros, representa a la artista sentada tras una mesa con heridas de sangre, entre un Judas y un esqueleto, con sus sobrinos Isolda y Antonio en un extremo y un venado en el opuesto, con reminiscencias de la Última Cena.

Cerca del cartel de búsqueda, un buzón invita a los visitantes de la exposición a «entrar en la Historia» y sugerir pistas que puedan llevar a localizar la obra de arte perdida.

«He escrito que probablemente el cuadro fue destruido, o fue robado y vendido en el mercado negro», declara a la AFP Inés Cavaco, de 21 años, estudiante en Cracovia.

«Es evidente: está colgada en casa de alguien en su salón», sostiene su hermana Joana, de 23 años, una gran admiradora de Kahlo que como ella lleva un peinado adornado con flores.

Dos jóvenes se fotografían ante el cartel de la exposición de Frida Kahlo y Diego Rivera
Dos jóvenes se fotografían ante el cartel de la exposición de Frida Kahlo y Diego Rivera-AFP

La muestra «Frida Kahlo y Diego Rivera en el contexto polaco», que se encuentra en el centro cultural Zamek, en un castillo construido por el emperador Guillermo II y utilizado posteriormente por Adolf Hitler, destaca los vínculos poco conocidos de esta célebre pareja de artistas con Polonia.

Sus cuadros están colgados en muros de un amarillo que recuerda la colorida paleta de Kahlo y su alegría de vivir, a pesar de los graves problemas de salud y de las aventuras amorosas de su marido Rivera.

Su pista se pierde en Polonia

Una sala recuerda la exposición de arte mexicano de Varsovia de 1955, donde «La mesa herida» fue vista por última vez.

«Debe de estar en alguna parte. Un cuadro tan grande no ha podido desaparecer. A menos que lo hubieran quemado en una pira en los años 50...», declaró a la AFP Helga Prignitz-Poda, la comisaria de la muestra. «Es una de las razones por las que he hecho esta exposición. Puede que alguien viera un día en Polonia este cuadro en alguna parte», añadió.

Frida Kahlo creó «La mesa herida» para la exposición internacional del surrealismo organizada en 1940 en México. Durante un tiempo estuvo colgada en su casa hasta que la artista la donó a la Unión Soviética.

Enviada a Varsovia para una exposición sobre arte mexicano que recorrió varios países socialistas, desapareció en la capital polaca, quizá porque «La mesa herida» ofrecía una «representación surrealista absolutamente cruel de la doble Frida» que iba en contra del estilo realista socialista.

Se estima que hoy valdría unos 20 millones de dólares.

Buzón junto a la foto
Buzón junto a la foto - AFP

En la época, «hubo declaraciones oficiales que decían que no podía ser expuesto, que era terrible y que no valía el dinero gastado para su transporte. Es posible que los propietarios rusos no hubieran querido recuperarlo», señala la responsable de la exposición.

Su desaparición es aún más frustrante porque solo la mitad de las 300 obras de Kahlo es conocida por el público, las otras fueron destruidas, perdidas o en manos de colecciones que no las prestan nunca, revela Prignitz-Poda, que le ha dedicado un libro.

«La gente escribe todo tipo de divertidas teorías. Que el cuadro está en el hospital porque está herida, o en casa de Putin, o en su casa bajo la alfombra. Los niños dibujan mapas del tesoro», cuenta Anna Hryniewiecka, la directora del centro cultural ZAMEK.

De momento no hay ningún indicio válido, pero queda la esperanza: un mural de Rivera, «Gloriosa victoria», también desaparecido en los años 50, fue encontrado en 2000 en los depósitos del museo Pushkin de Moscú.