Carmen Thyssen, ayer en el Museo Thyssen junto a «La Magdalena penitente», del Greco, del Museo de Bellas Artes de Budapest
Carmen Thyssen, ayer en el Museo Thyssen junto a «La Magdalena penitente», del Greco, del Museo de Bellas Artes de Budapest - ERNESTO AGUDO

Carmen Thyssen: «Necesito liquidez, tendré que vender otro cuadro»

La baronesa dice que su colección genera a Madrid unas ganancias de entre 7 y 8 millones de euros. Según otras fuentes, cuesta anualmente a la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza un millón de euros

MadridActualizado:

El anuncio de que la baronesa Thyssen acudiría ayer a la presentación a la prensa de la nueva exposición del Museo Thyssen pronosticaba marejadilla en el horizonte. Pero las previsiones meteorológicas se quedaron cortas: fue más bien un tornado. Ella nunca defrauda. Era la primera vez que aparecía en público tras el acuerdo «in extremis», el pasado día 31, con el Ministerio de Cultura: ambas partes se daban un plazo de tres meses para tratar de firmar un convenio sobre el futuro de la Colección Carmen Thyssen, en depósito gratuito desde 2002.

La baronesa y Guillermo Solana no se dirigieron la palabra
La baronesa y Guillermo Solana no se dirigieron la palabra- ERNESTO AGUDO

Y era la primera vez que aparecía junto al director artístico del museo, Guillermo Solana, tras el desacuerdo entre ambos. Éste había dicho que la colección de la baronesa «no es comparable en magnitud, y diría en calidad, con la gran colección del barón». Carmen Thyssen se mostró muy dolida y enfadada por estas palabras. Visto lo visto ayer, no han arreglado la situación. No se dirigieron la palabra, ni siquiera la mirada, en toda la rueda de prensa; cada uno llegó y se fue por su lado e incluso evitaron sentarse juntos en la mesa.

Tita Superstar

Carmen Thyssen apareció con un comunicado bajo el brazo. La presentación de la exposición «Obras maestras de Budapest. Del Renacimiento a las Vanguardias», motivo de la convocatoria, quedó en un segundo plano, empañada por la baronesa Thyssen y su «No sin mi colección». La embajadora de Hungría en España, Enikö Györi, y el director general del Museo de Bellas Artes de Budapest-Galería Nacional de Hungría, László Báan, no daban crédito. Tita Superstar acaparó el acto. A la primera pregunta sobre su colección, tiró de comunicado para leerlo.

En general, el contenido era casi idéntico al remitido por ella misma el pasado 31 de enero. Pide un marco legal que respete y proteja su colección, que incluya un régimen de disposición, movilidad y exposiciones mundiales de las obras; un régimen jurídico de éstas... Pero en el punto principal del acuerdo, y el más polémico, hubo un sutil cambio: en vez de exigir «un régimen fiscal de la cesión y de mi dedicación a la misma», reclama ahora «la interpretación de las normas fiscales que son de aplicación, tanto de la cesión como de mi dedicación a la misma».

Su colección, de 800 a 1.000 millones

Como novedad, incluye dos datos nuevos en este segundo comunicado. El valor de su colección ha pasado de 800 a 1.000 millones. Además, se indica que, según las cuentas anuales de la Fundación, la colección Carmen Thyssen «genera unas ganancias para Madrid de entre 7 y 8 millones de euros anuales». Difícil de cuantificar, pues no hay una entrada específica para ver la colección Carmen Thyssen y otra para la colección del barón, adquirida por el Estado español en 1993. Según fuentes consultadas por ABC, la colección Carmen Thyssen cuesta anualmente a la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza un millón de euros en concepto, entre otros, de mantenimiento y seguridad de las obras.

El nuevo comunicado concluye confirmando que ambas partes ya se han sentado a hablar. «Las conversaciones son cordiales, de buena fe y van por el buen camino. El Ministerio de Cultura está realmente comprometido en encontrar una solución para asegurar el futuro de mi colección en España, pero debemos tener la predisposición de todos los interlocutores». Dado que en el primer comunicado reclamaba una mesa tripartita (Ministerio de Cultura, Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, y Ministerio de Hacienda), es de suponer que a quien pide predisposición es al señor Montoro. Se le pregunta si el balón está en el tejado del ministro de Hacienda. La baronesa responde: «Montoro y yo nos intercambiamos unos christmas en Navidad».

A su manera

«Mata Mua», de Gauguin
«Mata Mua», de Gauguin- COLECCIÓN CARMEN THYSSEN

De la batería de preguntas que se le hicieron, Carmen Thyssen contestó lo que quiso y como quiso. A si se siente maltratada fiscalmente, dice que «no. Hay una interpretación fiscal no aclarada, errónea. Hay que poner orden y asegurar el futuro de mi colección». Volvió a insistir en que quiere hacer exposiciones temporales internacionales con su colección («quiero moverla para que no esté estancada; será beneficioso para el museo de Madrid»). Sobre si se negociará un depósito a corto o largo plazo, comenta que «podría ser por muchos años, de manera definitiva... Hay muchas formas posibles».

El año pasado a punto estuvo de cerrarse un acuerdo en el que el depósito se prorrogaba por tres años y la baronesa podía vender algún cuadro relevante de su colección, como el «Mata Mua», de Gauguin. Otro cuadro de este artista del mismo año (1892), «Nafea Faa Ipoipo (¿Cuándo te casarás?)», se vendió por 300 millones de dólares a la Familia Real de Qatar. Le preguntamos a Carmen Thyssen si el acuerdo irá en esos términos. «Cuando vendí el Constable («La esclusa», una de las joyas de su colección), se lo ofrecí a plazos al Gobierno español. Era un cuadro importante para España. No puedo asumir no tener liquidez, necesito liquidez. Tendré que vender otro cuadro y lo siento mucho como coleccionista». ¿Será el «Mata Mua»? «No lo sé, depende. No quiero hacerlo. Pero nos tienen a mi colección y a mí un poquito abandonadas». Guillermo Solana es optimista y cree que se llegará a un acuerdo, aunque posiblemente se apuren los plazos.