La humedad ha puesto en peligro «La adoración del Cordero Místico», obra capital del arte flamenco

El Museo de Bellas Artes de Gante vuelve a estar en el punto de mira de especialistas y de las autoridades

BruselasActualizado:

Suena increíble, pero una de las obras de arte más importante de la historia, «La adoración del Cordero Místico» de los hermanos Van Eyck, podría haber estado en riesgo mientras se efectúaba su restauración en Gante debido a una grave negligencia. Se trata de un retablo pintado en 1432, también llamado Altar de Gante, y está considerado una obra maestra de los primitivos flamencos y expuesto en la Catedral de San Bavón. Es un políptico compuesto por doce tablas al óleo realizado por los hermanos Hubert y Jan van Eyck, por encargo de Joos Vyd y su esposa, Elisabeth Borluut.

Esta obra capital del patrimonio de Flandes, llena de referencias esotéricas y símbolos ocultos, es una delicada tabla que ha sobrevivido a la iconoclasia, cayó en manos francesas bajo Napoleón y fue codiciado por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Pero ha sido puesta en riesgo por una mala gestión de la humedad.

Cabe señalar que la pintura lleva en restauración desde 2012, en una intervención del Real Instituto de Patrimonio Artístico (IRPA) que tiene lugar en el Museo de Bellas Artes de Gante. Desde diciembre, en la sala que acoge esta obra, la tasa de humedad ha sido demasiado baja, una media de menos del 40%. Si el ambiente está demasiado seco, la pintura se agrieta. Los restauradores se quejaron oficialmente tal y como ha trascendido hace unos días cuando el «Standaard» ha publicado sus quejas. La humedad debía mantenerse al 55% establizada. Denuncian la mala gestión de las condiciones de conservación por parte del Museo de Bellas Artes de Gante.

Escándalo Toporovski

Este museo ha vivido también una reciente polémica con respecto a las obras de la colección Toporovski, prestadas al centro pero cuya autenticidad ha sido puesta en duda. Frente a las sospechas que rodean esa colección de pinturas de vanguardia rusas tuvo que intervenir el Ministro flamenco de Cultura, Sven Gatz, que encargó una expertización. La institución elegida para ello fue el IRPA, que restaura «La adoración del Corderon Místico».

Los expertos del IRPA han presentado quejas por la falta de colaboración, hasta cierto punto lógica, de los dueños de las pinturas, que no quieren ver caer el valor de sus obras, pero también ciertas trabas del Museo, cuya credibilidad está definitivamente en cuestión.

Así las cosas se ha pedido una nueva investigación, lo cual ha intensificado la tensión entre las dos instituciones. Las críticas sobre el manejo de la humedad acaban de aparecer, pero el problema existe obviamente desde el mes de diciembre, según los detalles dados a conocer. Demasiado tiempo para que no se haya corregido o la obra haya sido reubicada para su protección.

Intervnienen los políticos

Al mismo tiempo que la denuncia por los fallos en la higrometría, se publica estos días una carta abierta firmada por varios directores de museos flamencos e instituciones culturales, que denuncian la gestión catastrófica del caso de las pinturas de vanguardia rusas. Exigen que se abra una nueva investigación para saber si, sí o no, estas tablas son verdaderas.

El ministro-presidente flamenco, Geert Bourgeois, ha tomado cartas en el asunto con una declaración firmada junto con el Ministro de Cultura, particularmente severa. «No toleraremos ninguna negligencia», dice el comunicado, tal vez un poco tarde. «Sería intolerable que los factores ambientales amenacen la restauración de esta perla de nuestro patrimonio, una de las obras más emblemáticas de los centros de la herencia flamenca».