Louis Lambert: «¿Quien dice lo que es arte y lo que es artesanía?»

La exposición se titula «Beach Life» y reúne obras en lienzos, cerámica e instalaciones

SevillaActualizado:

Entrar en Delimbo Gallery estos días es sumergirse en un universo de color con obras que oscilan entre los conceptos de arte y artesanía. Los cuadros se combinan con piezas cerámicas con un claro instinto folklórico y popular, son las propuestas de su tercera exposición individual en Sevilla.

Louis Lambert (Lille, Francia. 1978), es un artista que trabaja con materiales tan dispares como el cemento, el papel maché, la cerámica oriental o el barro situándose en un terreno intermedio entre las bellas artes, las artes aplicadas y la artesanía.

El artista es conocido como 3TTMAN, aunque ahora firma con su auténtico nombre, «3TTMAN era mi alter ego callejero. Yo cuando empecé a hacer arte callejero quería hacer algo más que pintar letras, porque a través de un dibujo se pueden expresarse varias situaciones distintas de una persona».

Louis Lambert empezó de pequeño a pintar, «cuando mis amigos iban a jugar al fúbol yo iba a clases de dibujo». Al mudarse a Madrid descubrió el mundo de la calle, «pude mostrar mi trabajo sin una galería, como algo externo. Pero nunca he huido de las galerías, de hecho estoy a gusto con la dos formas de trabajar, en la calle y en galerías».

Impenitente viajero, ha trabajado en lugares tan dispares como Londres, Dakar, Vietnam, Atlanta, Moscow, Sarajevo, Kiev... Tras su estancia en Madrid ahora ha descubierto la isla de Tenerife, «vivo en el campo con mis hijos, conviviendo con la naturaleza y lo que pinto es lo que tengo alrededor, no me invento nada. Es el día a día».

Hizo un gran cuadro en Sarajevo con un artista local, «fue un regalo de la embajada española, y relataba lo que allí había pasado. Luego en Hanoi hice un mural de treinta metros, que también regaló España a Vietnam y allí descubrí la cerámica».

En cuanto a materiales, trabaja con cemento, como con baldosas de la calle, «escogí unos suelos donde faltaban losetas y puse varios emoticonos de los que usamos en el Whatsapp. Ahora usamos más los emoticonos que la palabra, estamos volviendo a cuando no existía la escritura».

En su búsqueda artística valora muchísimo la artesanía, «el límite entre la artesanía y el arte sólo depende de quien lo haga. ¿Quien dice lo que es arte y artesanía, Yo soy un gran admirador de los artesanos, de aquellos que están ejerciendo oficios que se están perdiendo porque el mercantilismo va a acabar con ellos».

Sus influencias y su enorme uso del color brillante y vibrante viene de sus viajes, «he estado en Sudamérica en muchos países y los códigos de colores son recurrentes, y ahora como vivo en Tenerife el color es así, muy luminoso».

Preocupado por la naturaleza que nos rodea, «quiero vivir en sintonía con la naturaleza. Lo extraordinario es vivir. Tengo mi taller entre los campos de plátanos. No me hace falta ir lejos. La vida es corta y mi pintura es optimista porque es necesario ser feliz y cuidar de nuestro alrededor».

En los murales que realiza se preocupa de la defensa de la Naturaleza, «el muralismo siempre ha servido para la denuncia política, pero a mi me sirve ahora para defender mi entorno y nuestro futuro», asegura.