«Historia do Brasil. Little Girls and Boys» (1975)
«Historia do Brasil. Little Girls and Boys» (1975)
ARTE

Anna Bella Geiger, femenino y singular

Otra mujer de altura coincide en Madrid con Doris Salcedo. Se trata de Anna Bella Geiger, desconocida pese a su peso en el conceptual brasileño

Actualizado:

La Historia del Arte contemporáneo en Brasil, a cuya escritura contribuyeron tan esencialmente algunas artistas, no empieza ni acaba entre ellas únicamente con la «L» de Lygia (Pape, Clark). A ese alfabeto debemos asimismo incorporar la «A», la «B» y la «G» de Anna Bella Geiger. Una artista clave en el desarrollo y evolución del arte conceptual brasileño, aunque bastante menos conocida que sus otras colegas o que otras figuras tan emblemáticas como Helio Oiticica, y, sin embargo, muy necesaria, tal como nos muestra esta exposición, Geografía física y humana. El dibujo de un completo mapa (volveremos a este término, seminal en su trabajo) de la trayectoria artística de Bella Geiger (Río de Janeiro, 1933), a través de cerca de un centenar de obras en las que emplea recursos y lenguajes tan distintos como la foto, libros de artista, collages, dibujo, fotograbado, textiles, objetos o vídeo (será una de las primeras creadoras brasileñas en utilizar este medio con fines artísticos), que le permiten reflexionar sobre el colonialismo, la jerarquización cultural, genérica y social, las rizomáticas mecánicas del poder, o la perversa subjetividad de las cartografías.

Este recorrido se articula en torno a dos ejes fundamentales de su pensamiento crítico y artístico, la geografía física y su permanente e intrusiva interlocutora: la geografía humana. Y es del mismo modo un recorrido femenino, por cuanto pese a la inteligente radicalidad y combativa reivindicación de gran parte de su obra, esta es igualmente frágil y sutil, muy poé[polí]tica, pero también es singular, por su originalidad y su anticipación, y sin duda, plural, dada la diversidad de estrategias de creación y miradas que propone.

Dentro de esta variedad destaca -no podía ser de otra manera en una artista que basa su discurso en el concepto de «Geografía»- su recurrencia a la creación de mapas que para ella «son la representación del mundo, con todas las implicaciones de control y dominio que el propio término representación conlleva». O, en palabras de Estrella de Diego, comisaria del proyecto (que coincide con otro en Aural, su galería en España), «mapas para no perderse, mapas para no equivocar el camino a seguir, para encontrar su lugar en el mundo. O tal vez no…».