Jerónimo Tristante y Tania Padilla, este martes en el Ateneo de Sevilla
Jerónimo Tristante y Tania Padilla, este martes en el Ateneo de Sevilla - J. M. SERRANO
NOVELA

Jerónimo Tristante: «El policial es el más divertido de los géneros»

El autor presentó ayer «Nunca es tarde», premiada con el Ateneo de novela

SEVILLAActualizado:

Jerónimo Tristante ha logrado algo que pueden envidiar muchos escritores, especialmente, los de novela negra, un género que tradicionalmente han animado personajes protagonistas de sagas literarias, como Sherlock Holmes o el comisario Maigret. Al igual que Doyle y Simenon, el escritor murciano ha dado vida a un personaje, el detective decimonónico Víctor Ros, que, además, ha trascendido las páginas de los libros para convertirse en serie de televisión.

El autor se encontraba ayer en Sevilla pero no para hablar de su creación más famosa, sino de «Nunca es tarde», la novela con la que se alzó con el XLIX Premio Ateneo de Sevilla en su última edición, fallada el pasado junio y en la que fue distinguida también con el XXII Ateneo Joven «La torre invertida», de la escritora cordobesa Tania Padilla. Ambas novelas las acaba de publicar Algaida.

En «Nunca es tarde» este escritor y profesor de Biología deja atrás el siglo XIX para desarrollar una historia de ficción ambientada en la actualidad y protagonizada por una ama de casa que vive en los Pirineos. Engañada por su marido y con los hijos en la universidad, esta mujer de 42 años se pondrá a investigar la desaparición de una niña que sigue el mismo patrón que unas trágicas muertes ocurridas en el pueblo medio siglo atrás.

La redacción de esta novela, explica Tristante, ha sido más relajada que las de Víctor Ros, por cuanto cuando uno debe ambientar una novela en el siglo XIX se está en constante «tensión» para que sea verosímil y no cometer errores históricos.

Aquí, aunque ha tenido que recrear la España de los años setenta, se ha centrado más en el «juego que se produce entre autor y lector» en una novela policiaca y que se sustenta, en su opinión, en que «todos llevamos dentro un médico, un seleccionador nacional y un detective».

«El policial es el más lúdico de los géneros literarios», defendió el escritor, quien anunció que la próxima entrega de Víctor Ros estará ambientada en la ciudad de Nueva York.

La novela de Tania Padilla también se nutre del género, aunque para mezclarlos y en «La torre invertida» se dan cita la novela histórica, la policíaca y la metaliteraria. La narración está ambientada en la Quinta da Regaleira de Sintra, en cuyos jardines está la torre invertida, una «metáfora del descenso a los infiernos, pero también un símbolo del útero, de lo femenino».

La novela habla de una mujer «acosada por el universo masculino», pero también plantea la construcción del «pasado mítico de Portugal», donde aparece como personajes incluso el escritor Fernando Pessoa.