Alfred Brendel, un genio de la música y de las letras
Alfred Brendel, un genio de la música y de las letras - ABC
LITERATURA

La visión poética de un excelso pianista llamado Alfred Brendel

Aparece el libro «Espejo cóncavo y duende negro» (Ediciones Alfar), en traducción de José Luis Reina Palazón

Actualizado:

La figura de Alfred Brendel (República Checa, 1931) está indisolublemente unida al mundo de la música clásica, ya que está considerado como uno de los más grandes pianistas del siglo XX. Pero aparte de esa faceta más conocida, este artista tiene también una clara vocación de poeta. Fruto de esto es el libro «Espejo cóncavo y duende negro. Poesías reunidas y nuevas poesías», que acaba de publicar Ediciones Alfar en su colección «Rapto de Europa». Se trata de una cuidada edición con traducción, prólogo y notas de José Luis Reina Palazón.

Preguntado sobre el motivo de por qué es imprescindible leer la poesía de Brendel, este traductor comenta que «toda poesía de gran calidad, de expresión e inteligencia, y creo que no traduzco otra —mi afán es abrir al lector y sobre todo al lector poeta español a otras posibilidades actuales más avanzadas en formas y pensamiento—, aporta una renovación insólita en el eterno enfoque de creación de las realidades poéticas». Además, añade que «Brendel aporta una serie de enfoques ejemplares de realidades sociales o fantásticas, expresadas en un lenguaje muy original tanto por las singularidad de sus términos como por su magistral combinación de los mismos. Es una interpretación de “nuestra realidad” a través de un toque que nunca habíamos escuchado, singular por la combinación de los tonos inesperados de expresión, los acordes y desacordes de sus elementos, la atrevida elección temática y la gracia personal de su visión. Hay un estilo Brendel en sus poemas, tan inconfundible como el de sus conciertos, inolvidables para el que los oyó».

Estos poemas, según el propio Brendel, están «escritos entre el sueño y la vigilia». También en ellos se mezclan elementos como el sentido y sinsentido, el orden y el desorden, la melancolía y el humor… Respecto a esto, Reina Palazón sostiene que la temática de sus versos «es variadísima, pero lo importante es la crítica, la distancia y la ridiculización de esos elementos, la conciencia de su falsedad, de su engaño social, y va desde la paz del budista hasta el aislamiento del individuo que se casa consigo mismo, la vanidad del artista que realmente no lo es, o la gracia de los seres divinos cuando se rebelan o revelan su vida que no conocemos, el intercambio entre vigilia y sueño, la ridiculización de la vida privada de los grandes maestros de la música, etc. El elenco es infinito y puede leerse una y otra vez, pues sus ideas e iluminaciones adquieren nuevos reflejos en cada lectura, nuevos tonos en cada interpretación».

La musicalidad

Otro elemento fundamental de estos poemas es su musicalidad, ya que, en palabras de Reina Palazón, está presente «en cada sílaba y en cada corte de verso y resuena en todos los poemas. Cada poema es sin duda una partitura (parte de un todo: el humor Brendel) que ofrece diversas lecturas y pide correspondientes interpretaciones, como todo gran texto, partitura o poema. De nosotros depende su acertada interpretación, que nunca es absoluta, lo importante en este caso es su inteligente ironía».

Otra faceta fundamental es el propio lenguaje que usa Alfred Brendel, que es «Brendel puro», comenta este traductor. «Es un lenguaje muy inteligente, irónico y a veces radical, tal como desarrolla en otras ocasiones como en las entrevistas o en su realidad cotidiana, según la referencia del pianista andaluz Juan Carlos Garvayo, discípulo y amigo de Brendel, a quien dedico mi traducción».

En cuanto al proceso de traducción, José Luis Reina Palazón dice que «ha sido, como siempre en mi caso, con gran fruición e intensidad, o mejor el de una intensa fruición. Sólo traduzco autores que me interesan y por cuyo estilo y pensamiento me apasiono, textos que me deleitan y me hacen traducir gozando de emoción e inteligencia, de un arte conseguido y consagrado, que por ello necesito transustanciar a nuestra lengua para que sus lectores participen del fervor del conocimiento artístico, para que compartan conmigo esa fascinación».

H.C. Artmann

En cuanto al próximo proyecto de traducción, José Luis Reina Palazón ya lo ha terminado. «Es un libro de poemas sobre numerosas ciudades del mundo por un mago de la poesía moderna austríaca a quien tuve el placer de conocer personalmente y cantarle algunos palos flamencos en su casa de campo en los Alpes Austríacos: H.C. Artmann. Murió hace unos años. Ha sido un creador genial de una poesía y prosa muy singular en lo experimental de la forma y la originalidad de los temas y contenidos, que perteneció al Grupo Vienés, Die Wiener Gruppe: Achleitner, Bayer, Rühm y Wiener, cuya antología de 500 páginas revolucionó la poesía austríaca de los años 50 y 60, dejando ya sentado la importancia experimental y renovadora del lenguaje que caracteriza a la poesía austríaca (frente a la más social alemana de esa época) hasta hoy (pronto lo podrán comprobar en los poetas actuales en una antología de ellos, la segunda, después de la suiza, que publica Función Lenguaje en Madrid), línea que permanece en la poesía de Friedericke Mayrocker, la gran dama de la poesía austríaca actual, de la que he publicado hace un par de años «Scardanelli», un libro de culto que todo poeta español debería leer. La riqueza imaginativa y lingüística de H.C. Artmann le permitió destacar del ya famoso grupo y desarrollar una obra variadísima en temas y expresividad sin igual que encuentra su esencia en el libro sobre «Las Ciudades».