musical

«Creo que en la última función de "Sonrisas y lágrimas" no voy a poder cantar»

Actualizado:

«Sonrisas y lágrimas» ha sido uno de los musicales más vistos en España en los dos últimos años y medio. Sobre el escenario se combina la magia de las canciones de Rodgers y Hammerstein, que de forma tan mágica cantara Julie Andrews en la gran pantalla y que ahora han encontrado en la actriz, cantante y bailarina Silvia Luchetti (Mar del Plata, 1971) a la mejor aliada para interpretarlas encima de un escenario. El nuevo auditorio Fibes acogerá este gran espectáculo, que llegará a Sevilla del 24 de abril al 4 de mayo, siendo una de las últimas ciudades que se recorrerán en esta gira de despedida.

En una entrevista a ABC, la intérprete argentina reconoce que le da «mucha alegría regresar a Sevilla. Cuando actuamos en el Teatro de la Maestranza en 2012 fue fenomenal ver el teatro lleno en todas las funciones y además por primera vez este espacio se abrió a un musical». Además, Luchetti añade que «el nuevo auditorio Fibes es un desafío porque son muchas las butacas que hay que llenar. Los espectadores van a tener la oportunidad de ver el mismo montaje, con la misma puesta en escena —con veintidós cambios de escenografía— y con el mismo elenco».

Preguntada esta actriz sobre qué sensaciones va a tener cuando haga la última función de este musical el próximo mes de julio, Luchetti admite que «será complicado dejarlo porque durante estos años hemos hecho un grupo humano maravilloso y no sólo por los artistas que participamos encima del escenario, sino por los músicos y el equipo técnico. Creo que en la última función no voy a poder cantar». Asimismo, entre ella y el personaje de María se ha creado una conexión muy especial: «María me ha dado mucho y me ha acercado al público. Es un personaje muy complejo porque tiene un viaje emocional que debes solventar como actriz». También esta intérprete añade que «la relación con los niños que actúan en cada ciudad es maravillosa porque me siguen mandando e-mails».

A pesar de que Silvia Luchetti haya tenido tanto éxito con los musicales que ha hecho tanto en su Argentina natal como en España, esta actriz, cantante y bailarina dice que «en este mundo nadie nace haciendo algo. Un maestro mío que tuve en Argentina decía que uno posee un 10 por ciento de talento y el 90 por ciento restante de transpiración. Mi adolescencia ha sido distinta a la de los demás pero lo elegí voluntariamente. Además, mi madre —Edith Scandro— es cantante de ópera. Por eso este es un trabajo de mucho cariño y oficio. Creo en las carreras de fondo y en el trabajo desde el alma». Esa filosofía del esfuerzo difiere de la de los concursos televisivos que buscan las estrellas de forma fácil. Sobre esto último, Luchetti confiesa que «en estos tiempos se tiende al éxito fácil, pero yo por ejemplo me he llevado diez años estudiando en distintos conservatorios. Tiene que haber un amor por todo y eso no lo fomentan los concursos».

Sobre cómo la crisis ha afectado para que el público pueda ir a los espectáculos teatrales, esta intérprete argentina asegura que «la gente hace un esfuerzo y en espectáculos como éste se olvidan de los problemas cotidianos durante tres horas». A esto añade que en «Sonrisas y lágrimas» se han unido cinco productoras, además hay una orquesta tocando en directo. «En total trabajamos 110 personas en este espectáculo. Todo se ha creado en talleres de España y se han generado puestos de trabajo. Yo llevo viviendo la crisis en Argentina toda la vida pero noto que el español está asustado por la crisis. En estos tiempos hay que juntarse y hacer las cosas. La gente necesita teatro y magia».