La banda en una imagen reciente
La banda en una imagen reciente - ABC

U2: El regreso a la tierra prometida

El grupo tocará en Barcelona el próximo miércoles 18

MadridActualizado:

El 15 de julio de 1987, hace ahora justo 30 años, U2 se estrenaba en España con un multitudinario concierto en el Estadio Santiago Bernabéu al que, según las crónicas de la época, acudieron más de 60.000 personas. Los irlandeses ya llevaba casi una década deshilachando los márgenes del post-punk y habían empezado a echarle el lazo a Estados Unidos con álbumes como «War» y «The Unforgettable Fire», pero tuvo que llegar 1987 para que Bono, The Edge, Larry Mullen y Adam Clayton abrazasen las cifras escandalosas y los números de infarto y escalasen unas cuantas posiciones en la liga del rock de estadios.

Cufras superlativas

Después de aquel primer Bernabéu llegarían unas giras cada vez más aparatosas y demostraciones de fuerza como las tres noches seguidas en el Camp Nou en 2009 o los cuatro Sant Jordis de 2015, pero nada hubiese sido lo mismo sin esa catapulta que fue 1987. En un abrir y cerrar de ojos, los de Dublín se habían convertido en número 1 en más de una veintena de países, abarrotaban recintos de gran capacidad y, ahí es nada, rivalizaban en lo alto de las listas de ventas con astros pop del calibre de Michael Jackson, Prince y Madonna.

¿La razón de tanto revuelo? Fácil: los cincuenta minutos de épica cristalina, pasajes desolados e himnos robustos de «The Joshua Tree», album icónico de los ochenta y pasarela hacia la fama que tranformó a U2 en un mito de dimensiones colosales. No extraña que, tres décadas después de publicar su disco más celebrado, coreado y vendido –28 millones de ejemplares y subiendo–, los irlandeses hayan querido celebrar la efeméride con una lujosa reedición repleta de souvenirs y una gira conmemorativa que llega a Barcelona después de vender algo más de dos millones de entradas en todo el mundo.

Cifras de nuevo superlativas para una banda que, pese a que nunca ha dejado de utilizar canciones como «Where The Streets Have No Name», «I Still Haven’t Found What I’m Looking For» y «With or Without You» como hilo conductor de sus actuaciones, se reencuentra a lo grande con el disco que encuadró su relación de amor-odio con América e iluminó la cara menos amable del sueño americano. Producido por Daniel Lanois y Brian Eno y con la espectral portada que diseñó el fotógrafo Anton Corbijn convertida en símbolo de su tiempo, «The Joshua Tree» se alimentó de los viajes de Bono a El Salvador y Chile y de sus lecturas de clásicos como Norman Mailer y Flannery O’Connor para explorar texturas espectrales y abordar desde los desmanes de la política internacional a las huelgas mineras pasando por la adicción a las drogas o el sempiterno paralelismo entre la sequía del desierto y la quiebra del sueño americano. Un melodrama repleto de claroscuros sobre el que la banda regresa precisamente ahora que su nuevo trabajo, la anunciada continuación de «Songs Of Innocence», se ha visto retrasado en un intento de digerir y plasmar en nuevas canciones la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.