Eric Crambes, Maxim Emelyanychev, John Axelrod y Tommaso Cogato, el miércoles en el Maestranza
Eric Crambes, Maxim Emelyanychev, John Axelrod y Tommaso Cogato, el miércoles en el Maestranza
CLÁSICA

Acuerdo de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y el Maestranza para las fechas de la temporada 2018/19

Axelrod asegura que hay «voluntad de cooperación» y confía en poder firmar el convenio de relaciones antes de final de año

SEVILLAActualizado:

«Ha sido una revolución. Hemos avanzado más en estas dos semanas que en los dos últimos años». Así de rotundo se mostró ayer el director artístico y consejero delegado de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), John Axelrod, para hacer público el nuevo clima de entendimiento que se ha instalado en las relaciones entre ambas instituciones y que tiene como prueba palpable el acuerdo al que han llegado ambas para el reparto de fechas de la próxima temporada.

Todo un cambio respecto a las tensas relaciones que han mantenido las dos instituciones musicales más importantes de la ciudad en los últimos años y cuyo último desencuentro se desencadenó antes del verano a cuenta de las fechas que asignaba el teatro a la Sinfónica, lo que obligaba a esta a terminar su temporada bien entrado el mes de julio, resintiéndose la ocupación de público al estar muchos de sus abonados fuera de Sevilla.

Por ello, una de las prioridades en la agenda de Axelrod a la vuelta del verano era mantener una reunión con el director artístico del Maestranza, Pedro Halffter, y el gerente, Antonio Garde, con el objetivo de llegar antes del final de septiembre a un acuerdo para el reparto de fechas. Ese acuerdo se ha cerrado, tal como informó ayer el director estadounidense, y lo que es más importante: hay una «voluntad de cooperación» entre ambas instituciones.

Al frente de la ROSS estará Maxim Emelyanychev en su segundo progrma de abono, uno de los directors emergentes más reconocidos

Este hecho lo consideró como «una buena señal» de cara a la sociedad y a las administraciones, señaló Axelrod durante la rueda de prensa de presentación del segundo concierto de abono de la temporada, dedicado a Mozart y Mendelssohn, y que tendrá en el podio a Maxim Emelyanychev, que con 29 años es uno de los directores rusos emergentes más reconocidos en la escena internacional.

Este nuevo clima de entendimiento confía el estadounidense que se mantenga y será clave también en la negociación del convenio de relaciones entre el teatro de la Maestranza y la ROSS, otro de los temas pendientes. Aquí también hay voluntad de diálogo en todas las partes, hasta el punto de que Axelrod cree que puede estar cerrado antes de que acabe el año.

Este convenio de colaboración tiene una vital importancia, ya que regula la presencia de la ROSS en las instalaciones del Maestranza, así como las condiciones de su colaboración y contrapartidas económicas y artísticas entre ambas instituciones. Los términos de este convenio lo negociará Axelrod directamente con Garde y Halffter, que ya tienen para ello luz verde de las administraciones.

«Somos solucionadores de problemas, no buscadores de problemas», explicó un satisfecho Axelrod tanto por el apoyo que ha recibido su proyecto artístico y de gestión por parte del consejo de administración, garantías de financiación incluidas, como por algunas de las iniciativas que tiene a corto plazo, como una «gala histórica» que se celebrará en noviembre para recaudar fondos para la ROSS de la que no quiso avanzar más.

De Mendelssohn a Mozart

El anuncio del buen clima entre la ROSS y el Maestranza dejó en un segundo plano el segundo programa de abono, que cuenta, para empezar, con el atractivo del director ruso Maxim Emelyanychev, que el público sevillano conoce tanto por sus aproximaciones al repertorio barroco, al frente de Il Pomo D’Oro, pero también al clasicismo de Mozart -dirigió un «Don Giovanni» en el Maestranza en 2014- y la música del siglo XX con Bartok, este último en la temporada pasada de la ROSS. Además en abril dirigirá a la Orquesta Barroca de Sevilla en un programa dedicado a Murillo dentro del FeMÀS.

«Es el primer director en que pienso cuando me pongo a preparar una temporada», señaló Axelrod de Emelyanychev, quien señaló que su trabajo con la ROSS es «muy fácil, algo que no se da con todas las orquestas. Nos conocemos bien y no perdemos el tiempo, lo que aumenta la calidad. La orquesta tiene músicos muy abiertos, con una flexibilidad muy rara de encontrar».

El director ruso dirigirá un programa que incluye «El cuento de la bella Melusina», de Mendelssohn; y tres piezas de Mozart: la obertura de «Las bodas de Fígaro», la «Sinfonía nº39» y el «Concierto para piano y orquesta nº21», este último con Tommaso Cogato como solista.

«Son dos compositores muy cercanos en su carácter, que comenzaron a escribir música siendo niños. La música de ambos fluye de una página a otra, frente a la de Beethoven, donde todo está más estructurado», explicó el director ruso.