La banda bilbaína Atom Rhuma actúa este jueves en Sevilla
La banda bilbaína Atom Rhuma actúa este jueves en Sevilla - JON IRAUNDEGI
ROCK

Atom Rhumba: «Nos interesa un público con más de dos dedos de frente»

La banda bilbaína actúa este jueves en el ciclo Nocturama junto a los sevillanos Fiera

SEVILLAActualizado:

Los bilbaínos Atom Rhumba ocupan desde hace más de veinte años un lugar propio y definido dentro de la escena independiente española. Lo suyo es rock crudo y sin aditivos, que transita por el lado salvaje de la escena neoyorquina, con paradas en el punk, el garage y la visión del funk que aportó la No Wave. Más de media docena de discos acreditan el libro estilo de un cuarteto con fama de directos incendiarios y que se ha mantenido ajeno a las modas de temporada, marcando un camino en el que han profundizado en unas señas de identidad que definieron en un álbum tan adictivo como «Chasin' The Onagro» (2001). Tras un periodo de hibernación de seis años, Atom Rhumba está de vuelta con un single de rock incendiario, «Automatically Updated», y una gira de conciertos que pasa este jueves por Sevilla. Será en el Casino de la Exposición, dentro del ciclo Nocturama, en un concierto, que comienza a las 21,30 horas y en el que también figuran los no menos recomendables sevillanos Fiera.

Regresáis a la actividad después de seis años de parón, ¿por qué este era el momento de volver a los escenarios?

Bueno, en realidad no ha habido un parón como tal. Sí que ha habido un cierto alejamiento de los escenarios y un descanso de puertas para fuera, pero se ha seguido trabajando en la composición de temas nuevos. No hemos elegido este momento por nada en especial, al igual que el cuerpo nos pidió apartarnos un poco de la carretera ahora nos ha pedido volver y lo hemos hecho.

Volvéis con un single que resume algunas de vuestras claves estilísticas. ¿El resto del álbum irá por esas coordenadas?

El disco lo grabaremos en agosto en los estudios Garate, bajo la batuta de Kaki Arkarazo. La idea es sacarlo lo antes posible, finales de septiembre principios de octubre, luego ya veremos lo que pasa. «Automatically» es una pequeña píldora que hemos publicado para dejar clara nuestra intención de volver a la vida publica. Es probable que este sea el tema más Atom Rhumba de todo lo nuevo que tenemos en el horno. Todo lo que hacemos lleva esa patina de rock salvaje pero el trasfondo siempre ha sido cambiante, seguimos en la misma línea, estilos diferentes y conceptos diferentes llevados a nuestro terreno.

¿Cómo ha sido el proceso de actualización y de composición que os ha llevado al nuevo álbum?

Los temas nuevos llevan tiempo en preparación. La actualización ha ido mas por otros derroteros, ahora hay dos componentes nuevos en la banda, al bajo ya no esta Íñigo Cabezafuego, que se pone a los teclados, puesto en el que ya estuvo tiempo atrás. Al bajo ahora tenemos a Jaime Nieto y a la batería, también como nuevo componente, tenemos a Félix Buff. Ponerse al día con los nuevos componentes no ha sido difícil, es gente que ha militado ya en diversos grupos y se dedica de manera profesional a esto. Sí que hemos tocado algunos bolos por nuestra zona antes de salir al resto del Estado, pero no han sido unos pocos

Estáis en activo desde 1996 y aunque habéis picoteado de diversos estilos, habéis mantenido una línea muy definida, ¿vuestra evolución, más que de grandes giros, ha sido una profundización en vuestro estilo?

Nunca hemos pretendido otra cosa que lo que nos a dado la gana y nos ha apetecido. Nos gusta el rock y esta es la interpretación que nosotros hacemos de este estilo de vida. Esto es lo que sale de nuestras entrañas.

¿Qué lugar pensáis que ocupa hoy el rock dentro de la música popular, una vez perdido el papel dominante que tuvo hasta los primeros noventa, en favor de estilos como el hip hop?

La industria representa a la vez el blanco y el negro de la música. Es una herramienta de explotación del arte. Sobre todo, las grandes empresas, solo quieren generar beneficios, sin importarles demasiado el precio a pagar, sobre todo si lo pagan los artistas. Es algo positivo dejar el «mainstream» de lado, hace que todo sea mas puro, no tenemos porque obedecer leyes que imponen gentes que muchas veces, no saben absolutamente nada de música. Creemos que el rock es «underground» y hacia ahí es donde tiene que ir.

¿Tenéis la sensación, por el público que acude a los conciertos, que los menores de treinta años ven el rock como nosotros veníamos en los ochenta o noventa el jazz, esto es, una música para puretas?

No lo creemos, no por lo menos como algo general. Si fuese así tampoco nos parece nada negativo, ya no somos unos críos. Sí que es verdad que la valoración de la música es algo totalmente secundario. Todo ha cambiado, la manera de consumir, la manera de distribuir y la de valorar. Nos interesa un publico con más de dos dedos de frente, y creemos que eso no sabe de edades. Ahora se consume más música pero de peor manera. Cuando nosotros éramos más jóvenes la música no era algo de consumo masivo y creo que eso nos da cierta perspectiva que las nuevas generaciones están dejando de lado. Nosotros podíamos pensar que el jazz era para puretas, eso sí, éramos totalmente conscientes del nivel musical y la calidad de la gente que estaba metida en eso, no creemos que ahora esa sea la norma común. No había menosprecio en esa afirmación. Puede que ahora sí que sea un menosprecio, no lo sabemos. El puretismo nos llega a todos, no lo olvidéis.