FESTIVAL DE ITÁLICA
Crítica de Danza

La danza urbana con tamiz contemporáneo

«Ethnicity» de Gsus Villaú cerró la edición 2017 del Festival de Itálica

SevillaActualizado:

Este fin de semana ha concluido la edición 2017 del Festival Internacional de Danza de Itálica que este año ha registrado un importante avance en cuanto a asistencia de público en todos sus espacios, y con algunos destacados llenos que aseguran la fidelidad del aforo como en sus mejores años.

La obra que cerró el certamen 2017 fue una propuesta local, «Ethnicity» del coreógrafo Gsús Villaú con guión de Avelino Piedad. Villaú ya estuvo presente con éxito en la edición 2015 con la obra «Obsolescencia programada». La propuesta actual quería recorrer las distintas influencias de las culturales ancestrales en la danza urbana, y así, desde el folk, la danza hindú, el «vogue» y «waacking», repasado por la cultura «anime» japonesa, y el flamenco.

Gsús Villaú es uno de los que más ha apostado por la danza urbana en Sevilla y el hecho de tener una escuela propia le permite contar con los mejores bailarines, e incluso, como fue la otra noche, con algunos alevines de muy buena factura que prometen y que salieron al escenario provocando muchos aplausos.

FESTIVAL DE ITÁLICA

«Ethnicity» es una obra que se aleja un tanto del espíritu inicial de las danzas urbanas, porque quizás su autor se ha fijado más en la coreografía y en las escenas grupales, que en insistir en la estética que reconocemos como urbano o break-dance. Eso sí, muy buena factura de los bailarines, con una excelente forma física y muchísimas ganas, que hay que agradecer, pero echamos en falta la frescura de lo urbano que se sometió a la disciplina coreográfica.

Dos aportaciones especiales, las de un magnífico n, y la del excelente bailarín sevillano Danyzoo (Daniel Gómez Montilla), un gran intérprete tanto de danza contemporánea como de break-dance, que puso el broche de oro al espectáculo.

Un público muy distinto a otros días se dió cita en estas caveas romanas que durante dos semanas han recibido danza conteporánea, danza clásica, flamenco y danza urbana, combinándose las actuaciones del teatro romano con el Claustro de los Muertos de San Isidoro del Campo.

Ahora, ya finalizada la edición 2017, hay que esperar a que la Diputación Provincial de Sevilla, que es fundadora y patrocinadora del Festival, establezca los mecanismos oportunos para que la edición 2019 (ya que por lo visto no puede ser anual, por desgracia), se realice con mayores previsiones, lo que redundaría en beneficio para todos, porque ya se ha comprobado que el público ama la danza.