MUSEOS SEVILLANOS

Las exposiciones temporales aumentan las visitas al Bellas Artes de Sevilla

La pinacoteca crece en 41.720 visitantes respecto a 2015. Los museos de la Plaza América repuntan gracias al turismo

Presentaci√≥n de la exposici√≥n que dedic√≥ el pasado a√Īo a Francisco Pacheco el Bellas Artes
Presentaci√≥n de la exposici√≥n que dedic√≥ el pasado a√Īo a Francisco Pacheco el Bellas Artes - VANESSA G√ďMEZ
JES√öS MORILLO - abcdesevilla Sevilla - Actualizado: Guardado en: Cultura

El Museo de Bellas Artes de Sevilla cerró 2016 con las mejores cifras de visitantes del último lustro. En total fueron 230.382 visitantes, 41.720 más que el año anterior. La razón de este incremento en el número de visitas anuales, que han estado en algunos años de esta década por debajo de las 200.000, está en las exposiciones temporales que ha acogido este año, algunas de ellas producciones propias del museo, como la dedicada a reivindicar la figura de Francisco Pacheco.

Estos datos, que están entre los más altos de la década en cuanto al número de visitas, evidencian, sin embargo, que el museo parece haber tocado techo y que la ampliación, que deben gestionar Gobierno y Junta, se hace más que necesaria para revalorizar y aumentar la cifra de visitas a la denominada, por el valor de sus fondos, segunda pinacoteca de España.

Estos datos del Museo de Bellas Artes se encuentran contenidos en la Estadística de Museos Públicos de Andalucía, que recientemente ha actualizado la Consejería de Cultura con los datos cerrados de 2016. Esta estadística incluye también los datos del resto de museos sevillanos que son de titularidad o están gestionados por la Junta de Andalucía. Todos ellos conocieron el pasado año un repunte de visitantes, con la excepción del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC).

El leve crecimiento registrado por los museos de la Plaza América se debe, fundamentalmente, al repunte del turismo, ya que tanto el Arqueológico como el de Artes y Costumbres Populares siguen esperando las reformas que puedan revalorizar sus colecciones. A pesar de las obras pendientes, las visitas del Arqueológico han pasado de las 67.91 registradas en 2015 a las 72.679 del pasado año. Por su parte, el Artes y Costumbres también conoció un repunte de visitas el año pasado, al pasar de las 54.959 de 2015 a 56.495. Con todo, tanto el Arqueológico, especialmente, como el Artes y Costumbres Populares están lejos de las cifras que exhibían al inicio de la década, con 85.8884 y 78.640 visitantes, respectivamente, registrados en 2010.

La cruz, el CAAC

En la cruz de estas cifras se sitúa el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC). El crecimiento continuado en número de visitas iniciado desde 2010 se contrajo, sin embargo, el pasado año. Sus visitas pasaron de 194.041 en 2015 a 178.133 en 2016. La razón se debe, fundamentalmente, a la desaparición del festival Territorios y la suspensión de la segunda jornada, a causa de la lluvia, del Interestelar. Hay que recordar que el CAAC contabiliza como visitas al centro no solo a las personas que acuden a ver sus exposiciones, sino también los asistentes a los festivales y conciertos que acoge. Además, el centro ha visto recortado su presupuesto a la mitad desde el inicio de la crisis.

Con estas cifras, el Bellas Artes se convirtió el pasado año en el museo más visitado de Sevilla, recuperando las cifras que exhibía al inicio de década. No fue, sin embargo, el más visitado de Andalucía. Lo fue el Picasso de Málaga, con más de medio millón de visitas. Este museo es una fundación, su colección es una cesión familiar y su presupuesto se ha visto poco reducido por la crisis.

Al menos, el Bellas Artes de Sevilla se ha beneficiado de la reactivación el pasado año de la organización de exposiciones temporales, una iniciativa fundamental para revitalizar las visitas al museo. A ello han contribuido exposiciones como la mencionada de Pacheco y «Los objetos hablan», que mostraba las colecciones del Prado en colaboración con La Caixa. A lo que se suma el atractivo de la restauración del «Jubileo de la Porciúncula» para el Año Murillo, uno de los pintores más admirados, junto con Velázquez, de la escuela sevillana del siglo XVII.

Con todo, el museo parece haber tocado techo de visitas con su configuración actual. De un lado, sigue pendiente que Junta y Gobierno acometan la ampliación del Museo de Bellas Artes, una cuestión que más que una prioridad parece haberse convertido en arma arrojadiza entre ambas administraciones en los últimos años. A ello se suma, que sigue sin estar entre las prioridades de la Junta revalorizar la considerada segunda pinacoteca de España.

Para ello, sería necesario repensar el actual modelo de gestión hacia un patronato o una fundación. La elección de este último modelo, hay que recordar, situó en el mapa un museo tan desconocido para el gran público hace unas décadas como el Bellas Artes de Bilbao, que ahora vuelve a dirigir Miguel Zugaza tras estar al frente del Museo del Prado.

Toda la actualidad en portada

comentarios