Paquita Rico, durante el último homenaje que recibió en su barrio de Triana - KAKO RANGEL
OBITUARIO

Muere Paquita Rico, la célebre dalia de la copla que cuidaba Sevilla

La cantante y actriz trianera, estrella del cine español del siglo XX, falleció anoche con 87 años

SEVILLAActualizado:

Ha muerto María de las Mercedes. Y Malvaloca. Y María Morena. Y la moza de cántaro de Lope de Vega. Anoche, a la hora del balcón de la luna, exhaló su último suspiro de Triana Francisca Rico Martínez, la novia de España.

La cantante y actriz de la calle Pelay Correa, criada en la misma casa de la calle Fabié donde luego nacieron Naranjito y Rafael Riqueni, se apagó con 87 años —había nacido el 13 de octubre de 1929—, de forma silenciosa, después de haber sido una de las más brillantes estrellas de la copla y del cine en nuestro país.

Paquita Rico, una chiquilla de belleza deslumbrante que se había hecho artista con su paisana trianera Carmen Sevilla, venció a la escasez de su infancia sacando a su familia de la lonja del Barranco, donde se había ganado la vida vendiendo pescado, para convertirla en la cohorte de una celebridad, la mujer más conocida del país a partir de la mitad del siglo XX.

Empezó cantando en la radio y buscándose la vida en un ballet humilde, el de Montemar, hasta que la vio Pepe Pinto, un genio del cante que tenía ojo para los hallazgos. En una de sus giras fue precisamente donde Paquita se topó con el director de cine Florián Rey, al que obnubiló de inmediato.

El maño la seleccionó para que protagonizara la película «Brindis a Manolete» en 1948. Después vinieron otras 30, unas más exitosas que otras, pero todas ellas con una cosa en común: la trianera era toda la película. Con la versión que Ramón Torrado llevó a la gran pantalla de la famosa obra de los Álvarez Quintero «Malvaloca» se consagró.

Pero quizás ninguna de sus actuaciones le proporcionó tanta fama como la que le dirigió Luis César Amadori en 1958, «¿Dónde vas, Alfonso XII?».

Su papel de María de las Mercedes de Orleans, infortunada prima y esposa del monarca, la convirtió en la mujer más querida de España. Y a partir de ahí toda su vida giró en torno a ese personaje, que anoche cobró verdadero sentido. Decía la coplilla popular: «¿Dónde vas Alfonso XII, / dónde vas, triste de ti? / Voy en busca de Mercedes / que ayer tarde no la vi». Ayer, al acabar el día, se escuchó por los callejones de su ciudad, que a partir de ahora dedicará a Paquita Rico su romance: «Te vas camino del cielo / sin una voz que te herede. / España viste de duelo / y el Rey no tiene consuelo, / María de las Mercedes».