Es Noticia
Cultura
John Axelrod junto a la cantante Wallis Giunta y el barítono Andrés Merino - Vanessa Gómez
ROSS

Las fechas de los conciertos reavivan el malestar de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla con el Maestranza

Axelrod quiere estrechar relaciones con el teatro más allá de personalismos y señala a su gerente como interlocutor

Actualizado:

La primera comparecencia como flamante consejero delgado del también director artístico de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), John Axelrod, era para hablar de uno de los programas de abono más atractivos de la temporada, con paradas en Kurt Weill y Penderecki. Sin embargo, la rueda de prensa de ayer giró, de nuevo, sobre las complicadas relaciones que mantiene la Sinfónica con el Teatro de la Maestranza y, en especial, con su director artístico, Pedro Halffter.

La cuestión volvió a plantearse por el hecho de que este programa de abono, el penúltimo, se podrá escuchar en el Maestranza los días 6 y 7 de julio, en una temporada que acaba la próxima semana, esto es, a mediados de un mes en que buena parte de los abonados de la ROSS están fuera de Sevilla. De hecho, el anterior programa, que tuvo lugar el 30 de junio y el 1 de julio, registró medio aforo del teatro.

«Es injusto y desmoralizador», se lamentó Axelrod, para una orquesta «de la calidad de la ROSS» tener que actuar ante un auditorio «vacío», por el hecho de tener que ubicar su programación en las fechas que deje libre la temporada del teatro, algo sobre lo que el director se ha quejado repetidamente, y que pretende cambiar. «Son las fechas que nos ha impuesto», señaló.

Axelrod no quiso acusar directamente al que considera responsable de esta situación, aunque indirectamente señaló al director artístico del Maestranza, a quien recientemente el director texano volvió a pedir una reunión sin éxito. Las fechas de los conciertos, añadió, «deben tomarse en el interés de los sevillanos y no de la persona que tome la decisión. Esperamos que en el futuro puedan encontrarse fechas más coherentes y se pueda, antes que tarde, mejorar la colaboración» entre ambas instituciones. Por ello, confía en poder seguir negociando con el Maestranza al inicio de la próxima temporada las fechas de programación de la siguiente y se mostró abierto a introducir modificaciones en los actuales programas de la orquesta para lograr un consenso con el teatro.

Las fechas, sin embargo, son solo una de las cuestiones, aunque de las «más importantes», que el director estadounidense, muy reforzado en su puesto respecto hace tan solo un año, quiere negociar con el Maestranza. «Solo son un punto de la negociación» que, en su opinión, debe contemplar el nuevo convenio de colaboración que debe presidir las relaciones entre ambas instituciones y que deberá regular cuestiones como la valoración de la aportación de la ROSS en el foso en la temporada de ópera o la ponderación del gasto que supone para el teatro que la Sinfónica tenga allí su residencia.

Pero esa colaboración debe ir más allá, según Axelrod, y debe estrecharse con el teatro, e incluso incluir al Coro del Maestranza, para tratar de promover un proyecto común que redunde en las respectivas programaciones y en la ciudad de Sevilla. «Se trata no de solventar una negociación entre personas, sino buscar en marco de cooperación entre dos instituciones», donde «se satisfagan las necesidades de las dos partes, no de una parte en detrimento de la otra».

Para ese estrechamiento de la colaboración entre teatro y orquesta hace falta, insistió, «diálogo, transparencia, comunicación, respeto y disponibilidad». Para ello, señaló como interlocutor en el teatro no al director artístico, sino al gerente, Antonio Garde, que «está dispuesto a hablarlo». «No hablamos de una solución fácil», reconoció, pero la palabra clave es la «calidad» y no «soluciones de término medio que puedan poner en riesgo algo». «No sería consejero delegado por vanidad o por dinero. A mí me preocupa la calidad de al ROSS», añadió.

Axelrod también dejó dos detalles de lo que será su gestión como consejero delegado. De entrada, señaló que se ha hecho un plan para cubrir progresivamente las vacantes de la orquesta según vaya habiendo disposición presupuestaria. Sobre la temporada, mantiene que medirá su éxito no tanto por el aumento del número de abonados a la ROSS, sino por el aumento de la calidad de la orquesta y la ampliación a nuevos públicos, como el joven. «No hay un número estadístico que me satisfaga. La calidad es más importante que la cantidad», aseguró el director texano, quien considera que hay público suficiente para la Sinfónica «dentro y fuera de Sevilla».

Outbrain