La ROSS con su director artístico, John Axelrod, al frente
La ROSS con su director artístico, John Axelrod, al frente - JUAN FLORES
CLÁSICA

El futuro de la Sinfónica de Sevilla divide a la Junta y el Ayuntamiento

Ambas administraciones deberán en los próximos días decidir si aceptan el proyecto del director artístico, John Axelrod, para convertirse en gerente

Actualizado:

La crisis abierta el pasado año en la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) sigue sin cerrarse. El futuro de una de las dos instituciones musicales más importantes de la ciudad divide a los dos principales actores de su consejo de administración, la Junta y el Ayuntamiento, a pesar de que en ambas se sientan responsables del PSOE.

Ambas administraciones han sido incapaces desde el cese en junio de 2016 de la anterior gerente, Remedios Navarro, de designar un nuevo responsable económico de la Sinfónica. Una responsabilidad importante dentro de la ROSS, que cuenta con un presupuesto en torno a los siete millones de euros y que ha estado en los últimos años en varias ocasiones en quiebra técnica, fundamentalmente, por no cumplir la Junta con las aportaciones a las que se comprometió con el Consistorio.

En los próximos días, los máximos responsables del Ayuntamiento y la Consejería de Cultura deberán desbloquear la actual situación que revela que la solución dada hace prácticamente un año por ambas administraciones a la crisis de la Sinfónica, que provocó la movilización de los músicos y el apoyo de la sociedad sevillana, fue un cierre en falso para ganar tiempo y calmar las aguas antes de las últimas elecciones generales. Una situación que se complicó aún más cuando el Ayuntamiento y la Junta, junto al Ministerio y Diputación, decidieron en julio del pasado año separar las gerencias del Teatro de la Maestranza y la Sinfónica.

Desde entonces, el consejo de administración ha amagado con convocar un concurso para cubrir la plaza, dejando la gestión económica en manos de un miembro del equipo administrativo de la orquesta. Así las cosas, poco se ha avanzado desde el inicio del año, con una situación en la que, además, no se han podido aprobar las cuentas de 2017, por la necesidad de equilibrar un déficit de 436.00 euros.

El principal punto de fricción entre ambas administraciones sobre la gerencia está en la propuesta para designar como nuevo gerente al actual director artístico de la ROSS, John Axelrod. Las diferencias, sin embargo, van más allá porque el debate no sólo es de nombres, sino que la propuesta del director estadounidense supone un cambio de modelo de gestión en la Sinfónica, con mayor peso de los patrocinios privados en el presupuesto y garantías de que las actuales aportaciones públicas se mantendrán. El objetivo del proyecto sería un relanzamiento de la actividad de la orquesta, aumentado el número de conciertos y sus auditorios, más allá del Maestranza, en espacios como Fibes y la Sala Turina.

Dos planteamientos que tienen como consecuencia un cambio en las relaciones que mantiene ahora la ROSS con el Maestranza, con una mayor autonomía para la primera, una pretensión del director estadounidense desde su llegada a Sevilla a cuenta de las complicadas relaciones con el director artístico del teatro, Pedro Halffter.

Distintas posiciones

Ante esta propuesta, el Ayuntamiento y la Junta han reaccionado de diferente forma. El gobierno municipal que preside Juan Espadas apuesta sin reservas por que Axelrod ejerza de gerente de la Sinfónica más allá de sus funciones estrictamente artísticas, una situación inédita en los veinticinco años de historia de la ROSS, al entender que no hay mejor opción para relanzar, consolidar y posibilitar el crecimiento de la orquesta. Además, consideran que estos momentos sería el único candidato a gerente que garantizaría los patrocinios privados, como se demostró cuando un grupo de mecenas apoyó públicamente el pasado marzo el proyecto de Axelrod.

A ello hay que sumar el apoyo sin fisuras del comité de empresa de la ROSS, a los que el director estadounidense ha sabido ganarse dentro -la crítica señala el alto nivel conseguido con la orquesta- y fuera del escenario, liderando las movilizaciones de 2016.

La ROSS lleva sin gerente desde el cese el pasado junio de 2016 de Remedios Navarro

Para desarrollar este «nuevo modelo de gestión», epígrafe con el que se presentó al consejo de administración, Axelrod ha pedido una prórroga de su contrato, que concluye el 31 de diciembre de 2018, hasta 2021, sin necesidad de pasar por un nuevo concurso público. De esta forma, su contrato se extendería en el tiempo más allá del de Halffter, que concluye el 31 de diciembre de 2018, y el del nuevo gerente del teatro, Antonio Garde, que acaba al final de la temporada 2019-2020. Además, consolidaría en los próximos años el esquema de dos gerencias y dos directores artísticos diferentes para el Maestranza y la Sinfónica.

El plan del director artístico, sin embargo, ha generado serias dudas en la Junta y en grupos de la oposición municipal como el PP. La razón principal es que plantea, pese a que no percibiría sueldo como gerente, un aumento del gasto. Para empezar, porque se duplicaría el número de programas que dirigiría Axelrod, que, según fuentes consultadas, elevarían su salario hasta los 248.000 euros, 100.000 euros más que la presente temporada. A lo que se sumaría un porcentaje por los patrocinios conseguidos. La Junta, además, ha pedido al director que fije residencia y domicilio fiscal en Sevilla.

Otras fuentes afirman que el incremento de gasto por conciertos no sería tan elevado, que respondería a una mayor implicación del director artístico y que esos emolumentos dependerían del éxito de su proyecto.

Modelo de financiación

Pero hay otras cuestiones de fondo. El proyecto que ha presentado el estadounidense pretende cubrir en los próximos años la bajas que se han producido en la ROSS durante la crisis, que ascienden a quince, una reivindicación del comité de empresa para garantizar el nivel de calidad. Esta pretensión elevaría los gastos de la orquesta, donde el 90% del presupuesto va al capítulo de personal, y que podría generar un gasto añadido de en torno al millón de euros.

Este aumento del gasto de personal lleva directamente al modelo de financiación de la Sinfónica. La Consejería de Cultura dejó de aportar entre 2012 y 2015 en la Sinfónica 1,3 millones de euros menos que el Ayuntamiento, al incumplir el compromiso de aportar 3,038 millones cada administración.

El pasado año, la Junta sí cumplió con lo establecido, tras una negociación al máximo nivel con el Ayuntamiento, que dio como resultado una aportación autonómica extraordinaria de más de 800.000 euros. En los presupuestos de la Junta para 2017 solo aparecen consignados 2,3 millones de euros, lejos de los 3,038 millones que al final aportó el pasado año.

Tras el acuerdo que llegaron Espadas y la consejera Rosa Aguilar no se fijaron cantidades futuras. Solo se habló de «nueva etapa» y que las respectivas aportaciones al presupuesto anual de la ROSS para futuros ejercicios serían «acordadas previamente por sus representantes». La financiación de la orquesta, resuelta con parches en los últimos años, está llamada a ser uno de los temas que deberán clarificarse.