Es Noticia
Cultura
Jordi Savall inaugura este martes el Año Murillo - LUCAS BECK
MÚSICA ANTIGUA

Jordi Savall:«De Murillo me fascina la manera tan humana que tiene de retratar a sus personajes»

El maestro catalán inaugura este martes el año de actividades dedicadas al pintor sevillano con un concierto en el Teatro de la Maestranza

SEVILLAActualizado:

Nadie mejor que Jordi Savall (Igualada, Barcelona, 1941) podía ser el encargado de la apertura del Año Murillo mediante un concierto que se celebrará este martes en el Teatro de la Maestranza y en el que hará un completo recorrido musical por la época en la que vivió el pintor sevillano. Aparte del violagambista intervendrán la Capella Real de Catalunya y el grupo Hespèrion XXI.

El espectáculo, cuya cronología e idea histórica ha sido realizada por Sergi Grau, cuenta con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell, y en él se repasarán acontecimientos como el nacimiento del pintor, la marcha de Velázquez a Madrid, el viaje a la capital de Murillo, sus primeros encargos importantes, su matrimonio con Beatriz de Cabrera y la epidemia de la peste en Sevilla, entre otros episodios. En ese sentido, ilustrarán el programa composiciones de destacados compositores españoles (Juan Vázquez, Alonso Lobo, Pedro Ruimonte o Francisco Correa de Arauxo, entre otros) e internacionales, como Marc-Antoine Charpentier o Jean Baptiste Lully.

Según dice a ABC Jordi Savall, «cuando acepté el proyecto tenía claro qué se podía hacer. Llevamos un año preparando este programa. Lo interesante es que se centra entre las fechas de su nacimiento y su muerte, siguiendo acontecimientos importantes como la Guerra de los Treinta Años, cuando Velázquez se traslada a Madrid, la Paz de los Pirineos entre España y Francia, etc.»

De esta forma, el nacimiento de Murillo, en diciembre de 1617, es retratado con la popular canción de Juan Vásquez «De los álamos vengo», mientras que la marcha de Velázquez a Madrid después de la muerte del rey Felipe III es ilustrada por el motete «Versa est in luctum», de Alonso Lobo. También hay composiciones de Juan Hidalgo sobre textos de Pedro Calderón de la Barca que son el fondo musical del regreso de Murillo a Sevilla tras conocer a Velázquez y su matrimonio con Beatriz Cabrera.

Comenta Jordi Savall que «de Murillo me fascina su maestría al tratar los colores y la manera tan humana que tiene de retratar a sus personajes. A pesar de que en sus cuadros aparezcan personajes divinos tienen una profunda humanidad». En ese sentido, este músico destaca de este artista «su espiritualidad y la humanidad. Es el rasgo que sobre todo queda después de ver las obras de este artista. Personajes como la Virgen y Jesús transmiten una profunda humanidad. La mirada que tienen te toca y eso es algo fabuloso».

«Me fascina también —asegura Savall— el lenguaje que establece el cuadro con el que lo contempla en silencio porque parece que esa pintura te está hablando. Esa es la gran fuerza que tienen las músicas de esta época, que te hablan de pasión, espiritualidad y que están llenas de humanidad. En la música están los colores de las voces, los instrumentos. Las pinturas de Murillo nos hacen ver ese mundo de colores y nos trasladan a un pasado que ya no existe».

Al hilo de lo que transmiten esas obras del maestro sevillano, Jordi Savall destaca especialmente la de «El Buen Pastor», porque fue una de las que destaparon su temprana vocación por la pintura. «De pequeño dibujé esa pintura de Jesús joven con los cabellos rizados. Conservo aún los dibujos que hice a lápiz y carbón. Después me encargaron pintar en las Escuelas Pías de Igualada una de las inmaculadas de Murillo. Me pusieron una caja de pinceles con los óleos, pero lo pasé fatal porque no tenía la técnica adecuada. Desde entonces no cogí nunca más un pincel. Por suerte para mí luego encontré la música y eso fue lo que me salvó».

Murillo y el poder

En la vida de Murillo destaca su vinculación a personas de poder, como Diego Ortiz de Zúñiga, cuyo retrato acaba de ser descubierto recientemente por el profesor Benito Navarrete en un castillo de Gales, o, sobre todo, Justino de Neve, canónigo de la Catedral de Sevilla y gran humanista y mecenas. Sobre este tema, Jordi Savall comenta que «cualquier artista de esa época si no se asociaba con personajes de poder no tenía ninguna posibilidad. Era normal que un artista como Murillo se asociara al poder de personas como Justino de Neve. Caravaggio es una persona rebelde que no acepta la sumisión y se ve envuelta en situaciones dramáticas». «Esta relación de los artistas con el poder —continúa— es una de las claves de la historia del arte hasta el siglo XIX. Beethoven es el primer artista que no tiene una relación de dependencia con el poder, algo que sí le ocurrió, sin embargo, a Mozart, que tenía que comer con los criados de los poderosos. Beethoven fue financiado por la burguesía y fue más independiente».

«Beethoven es el primer artista que no tiene una relación de dependencia con el poder»

Por otra parte, Jordi Savall no descarta la idea en un futuro de grabar un disco con esta música que interpretará en Sevilla. «Se podría hacer un disco que combine la figura de El Greco y de Murillo. Sería un proyecto muy ilustrativo por la riqueza del siglo de Oro español».

En cuanto a las pinturas de Murillo que más le gustan a este músico, Savall destaca las que el pintor hizo para el claustro de San Francisco, así como las que realizó para la iglesia de Santa María la Blanca por encargo de Justino de Neve y que ilustraban la fundación de la basílica de Santa María la Mayor de Roma:«El sueño del patricio» y «El patricio Juan y su esposa visitando al papa Liberio».

«Catalán, español y europeo»

Sobre el procés de Cataluña, Jordi Savall, afín al independentismo, comenta que «para estar juntos la primera condición fundamental es respetarse. En Cataluña no se han respetado las diferencias culturales. Se ha dejado que las cosas se pudrieran durante años. En todas las partes se han cometido errores. No creo que el Gobierno de España esté haciendo lo que tiene que hacer para que se logre ese proyecto común». Además, asegura que le parece «una barbaridad» todo lo que ha ocurrido tras la disolución del Parlament y la aplicación del artículo 155 de la Constitución: «Nos falta encontrar de nuevo los puntos que puedan salvarnos de ese divorcio. Será difícil encontrar la concordia en Cataluña si no reconocemos los propios errores que hemos cometido». En todo caso, Savall se considera por encima de todo «catalán, español y europeo».

Outbrain