Pastora Soler, en su concierto de regreso a Sevilla
Pastora Soler, en su concierto de regreso a Sevilla - F.R.Murube
Música

Pastora Soler, o la apoteosis de un soñado reencuentro con Sevilla

La artista volvió a cantar en su ciudad tras cuatro años para presentar «La calma»

SevillaActualizado:

No se trataba de un concierto más, no se trataba solo de presentar su nueva colección de canciones, que también. Era el día D y la hora H. Pastora Soler, una artista como la copa de un pino retornada de las profundidades suyas y que vuelve a disfrutar de la música, se reencontraba con Sevilla, su Sevilla, tras cuatro años sin que se mirasen a los ojos desde un escenario, y enterrar así definitivamente los fantasmas de aquel desagradable episodio en FIBES, y para dar un golpe de autoridad en la mesa y gritar con su torrencial voz «aquí estoy yo».

Visiblemente emocionada al ver el recibimiento de su ciudad, Pastora Soler agradeció las numerosas muestras de cariño. «Llevaba meses esperando este día, lo de hoy en este auditorio tan especial es lo máximo de mi carrera profesional», saludó. Desde el primer momento se pudo percibir que la artista ya se ha zafado de aquella pesada mochila cargada de miedos e inseguridades con la que cargó durante un tiempo y que, una vez soltado ese lastre, su privilegiada voz vuelve a lucir incontenible, acaso mejor que nunca.

La cantante se entregó al público
La cantante se entregó al público - F.R.Murube

«Era una noche para disfrutarla», advertía en los días previos. Y vaya si lo hizo. Pastora lució radiante, henchida de felicidad, con una aureola de gracia, elegancia y emoción que le acompañó toda la noche. «Desnudando el alma» y «Vuelves a la vida» fueron la carta de presentación del regreso a casa, a la que siguieron un popurrí con fragmentos de grandes éxitos como «Corazón congelado», «Guerra fría» y «Flor de romero», que hicieron bailar de lo lindo a las 7.500 personas que anoche abarrotaron el auditorio Rocío Jurado. Luego fue desgranando «La calma», su último disco: «Vuelves a la vida», «Si tú me abrazas», «Contigo» o «Será mejor» rayaron a gran altura.

Invitados de excepción

Uno de los momentos más mágicos de la noche tuvo lugar cuando la artista interpretaba la «Sevilla» de Rocío Jurado y apareció por sorpresa sobre el escenario Niña Pastori. Ambas conformaron un dúo de muchos quilates que emocionó al público sobremanera. Poco después, otra invitada de excepción: Vanesa Martín y Pastora Soler cantaron «Perdóname», un tema que la malagueña compuso para el último disco de la sevillana y que anoche brilló con luz propia.

Soler, interpretando una de sus sentidas canciones
Soler, interpretando una de sus sentidas canciones- F.R.Murube

Negada a apartarse de su credo primitivo y guiada por el amor infinito que profesa a esos genuinos artes que son la copla y el flamenco —y que desde pequeña ejerce con soberbio talento—, la cantante se tornó en cantaora en una fase del concierto en la que interpretó clásicos. Clásicos que en su voz nos retrotraen al pasado y nos hermanan con quienes, en épocas idas, fraguaron, gozaron y soñaron con esos textos y cantes que nos legaron y que, ahora, nos hacen gozar y soñar también a nosotros.

Pastora sonó al viejo teatro San Fernando, a la academia en la Alameda de Adelita Domingo, a Juanita Reina y, cómo no, a su admiradísima Rocío Jurado. «Y sin embargo te quiero», «Me embrujaste» y «Qué no daría yo», brotaron de su poderosísima garganta fundiendo sentimiento, pasión y temperamento, especialmente ésta última, que en la recta final del concierto erizó el vello de todos los presentes.

Ya en los bises, y siguiendo en clave flamenca, la artista desveló su último as en la manga en forma de invitado. Antonio Carmona salió entre el clamor del público para cantar juntos «Se amarra el pelo» y «Limosna de amores». Fue una enorme alegría para todos poder volver a disfrutar del ex Ketama tras sus serios problemas de salud.

Pastora Soler abrochó el concierto, que fue grabado para posteriormente ser editado en DVD y CD, con su éxito eurovisivo «Quédate conmigo» e «Invencible». Prueba superada con sobresaliente dentro de esta gira que está arrasando allá por donde pasa, demostrando que atraviesa el mejor momento de su carrera, el de la madurez artística y personal.