Música

Symphonic Rhapsody of Queen: Sevilla paladea de una manera diferente el legado de Freddie Mercury

La exitosa propuesta musical interpretó anoche en FIBES clásicos como «We will rock you» o «Under pressure»

SevillaActualizado:

Había expectación por disfrutar de Symphonic Rhapsody of Queen, un espectáculo que se encuentra inmerso en su sexta gira consecutiva y que aterrizaba en Sevilla con muy buenas críticas y llenos en la mayoría de grandes teatros del país que suman más de 350.000 espectadores. Anoche era el turno de la capital hispalense y el público no defraudó, el auditorio FIBES presentaba un aforo prácticamente lleno para disfrutar de esta gran producción que funde la música clásica y el rock en estado puro.

Casi medio centenar de personas sobre el escenario (a diferentes alturas), proyecciones, audiovisuales y una cuidada puesta en escena compusieron un espectáculo que ofreció un numeroso catálogo de grandes temas de Queen. Este dato no debe llevarnos a la confusión. Lejos de ser un tributo (como sí lo es, por ejemplo, el show God Save de Queen que pasó este verano con gran éxito por el estadio de La Cartuja), Symphonic Rhapsody of Queen es una propuesta diferente y atractiva.

No pretende plasmar sobre el escenario ni la estética, ni la voz, ni el espíritu del gran Freddie Mercury y los suyos; más bien se trata de un espectáculo con personalidad propia que usa el impresionante repertorio que legó la mítica banda británica para mostrar las numerosas virtudes de un enorme elenco de artistas compuesto por cuatro cantantes de amplia trayectoria internacional (Kenny Leckremo, Thomas Vikström, Pablo Perea y Graciela Armendariz) una rock band de lujo y la One World Symphonic Orchestra.

De los cuatro vocalistas destacó Kenny Leckremo, el artista sueco ex de H.E.A.T., dejó patente sus cualidades cantoras, siempre bajo un barniz muy Bon Jovi y Europe, en temas como «Another one bites the dust» y la impresionante versión de «The show must go on», que fue interpretada entre el público y que provocó una de las grandes ovaciones de la noche.

Acaso esta canción fue el punto de inflexión de un espectáculo que en su primer tercio fue de menos a más, aunque cabe destacar las interpretaciones ya mencionadas y otras como «Somebody to love», «We will rock you» o «Under pressure».

Tras un descanso de 15 minutos, regresaron con las pilas bien cargadas y rápidamente volvieron a conectar con un público a esas alturas de concierto completamente entregado. Ya en la recta final, fueron cayendo otros momentos estelares de la noche: «I want to break free», «Radio Ga Ga», «We are the champions», «Barcelona» a cargo de la soprano Graciela Armendáriz (todo un lujo), para terminar abrochando el show con «We will rock you», en una versión mucho más cañera que cuando la interpretaron al principio de la noche.

En total, casi tres horas de duración en las que los espectadores pudieron disfrutar de una manera diferente de paladear la riqueza de Queen. Esta noche habrá una nueva reválida en el mismo escenario, FIBES, a partir de las 19.00 horas. Y es que como cantaba Mercury, el espectáculo debe continuar.