Pulido, Bonet y la viuda de Onetti junto a los responsables de la exposición y un grupo de cronopios
Pulido, Bonet y la viuda de Onetti junto a los responsables de la exposición y un grupo de cronopios - ROCÍO RUZ
EXPOSICIÓN

El universo de Julio Cortázar se despliega en Sevilla

La Fundación Cajasol presenta hasta el 23 de abril una muestra con primeras ediciones, libros en colaboración con artistas y objetos que pertenecieron al escritor argentino

SEVILLAActualizado:

Fotos de su último verano realizadas por Mario Muchnik, una pipa y un cenicero portátil, una primera edición de «Rayuela», una pluma Montblanc, un ejemplar de «Opio» de Jean Cocteau -una de sus lecturas iniciáticas-, discos donde Cortázar lee a Cortázar... Estas son algunas pistas para adentrarse en el universo de Julio Cortázar, uno de los autores capitales de las letras en español del siglo XX, que desde este martes pueden visitarse en la Fundación Cajasol.

Estas piezas forman parte de la exposición «El universo de Julio Cortázar» que puede verse hasta el próximo 23 de abril en la Sala Murillo de esta fundación, una muestra organizada por Cajasol con la colaboración del Centro de Arte Moderno de Madrid, que acoge el Museo del Escritor.

La muestra, que toma el testigo de «El infinito Borges» que también pudo verse en Cajasol, presenta un recorrido por la vida y la obra de Julio Cortázar, a través de numerosas fotografías que abarcan desde su niñez en Zurich a su madurez en París. Junto a las imágenes, ejemplares de primeras ediciones de sus obras, de las traducciones que realizó para ganarse la vida hasta que logró su plaza en la Unesco, correspondencia, libros de su biblioteca, objetos personales...

Entre los objetos pueden verse en la exposición un número de «Los anales de Buenos Aires», revista que dirigía Jorge Luis Borges, quien le publicaría su primer cuento «Casa tomada», arranque de una narrativa dominada por la experimentación, o un ejemplar del «Cahiers de l'espace», un libro en colaboración con artistas, entre los que se incluye Antoni Tàpies.

La exposición, que coincide con los cincuenta años de la publicación de «La vuelta al día en ochenta mundos», la inauguró este martes el presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido; y contó con la presencia del director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet; los comisarios Claudio Pérez Míguez y Raúl Manrique Girón; la coordinadora, Claudia Capel; y la viuda del escritor Juan Carlos Onetti, Dolly Onetti.

La muestra sirve también para conmemorar este martes el día mundial de la poesía, por lo que unos actores disfrazados de cronopios repartieron, tras la presentación, textos poéticos e imágenes de cronopios a los que se acercaron a la Sala Murillo.

La actividad se completa esta tarde con un encuentro sobre la figura del escritor argentino en el que participarán Pérez Míguez, la profesora de la Universidad de Sevilla, Carmen de Mora; la profesora de la Universidad de Cádiz, Nieves Vázquez; y Dolly Onetti. El encuentro será este martes a las 19.30 horas y vendrá precedido por una visita guiada a la exposición, que se iniciará a las 18.30 horas.

El presidente de la Fundación Cajasol destacó que esta exposición es «la más ambiciosa que se ha realizado sobre Cortázar en Andalucía», cuya inauguración coincide con «el día mundial de la poesía». En ese sentido, destacó que una de las funciones de la fundación es «el compromiso con la difusión de la cultura y el arte, y de manera muy particular con la literatura y con el fomento de la lectura entre las nuevas generaciones».

En primer término, pipa, Tabaquera y cenicero del escritor
En primer término, pipa, Tabaquera y cenicero del escritor- ROCÍO RUZ

Por su parte, Bonet, buen conocedor de la obra del argentino, destacó la pervivencia de su obra. «Cortázar sigue vivo, es alguien que ha trascendido su época», señaló el director del Cervantes quien puso, además, el acento en la especial relación que mantuvo el escritor con la ciudad de París, escenario de una novela como «Rayuela» y relatos como «El perseguidor».

Pérez Míguez calificó la exposición de «ambiciosa», por cuanto en ella «están todas las pistas de la obra de Cortázar, sus afectos, relaciones amorosas y producción literaria».

Finalmente, la viuda de Juan Carlos Onetti recordó cómo el escritor uruguayo terminó con una cicatriz en la mano tras leer «El perseguidor». El premio Cervantes leyó el que quizás es el relato más famoso de su amigo argentino -en el que el protagonista sufre la muerte de su hija- tras haberse peleado con su hija. Aquella noche había bebido, señaló su viuda, y tras cerrar el libro «le dio un feroz puñetazo al espejo del botiquín del baño». Onetti le comentó el episodio a Cortázar por carta y este le respondió que «jamás había recibido una recompensa mayor de un lector».

Visitante junto a una de las fotos icónicas de Julio Cortázar
Visitante junto a una de las fotos icónicas de Julio Cortázar- R. RUZ

«El universo de Julio Cortázar» puede visitarse en la Sala Murillo (c/Francisco Bautista, 1) hasta el 23 de abril. Horario: de lunes a sábado, entre las 11 y las 21 horas; domingos y festivos, de 11 a 18 horas. En Semana Santa el horario será de 11 a 14 horas, permaneciendo cerrada jueves y viernes santos. Se organizarán visitas guiadas. También talleres para niños en la Sala Foro Cajasol el 25 de marzo, y el 1 y el 22 de abril.