La actriz Eva Isanta durante la entrevista
La actriz Eva Isanta durante la entrevista - E. M. G.
TEATRO

«Lo mío es encarnar personajes, me da igual la técnica para contarlos»

Eva Isanta presenta en el Lope de Vega «El cíclope y otras rarezas del amor», del martes 22 al 25 de enero

SEVILLAActualizado:

Actriz de televisión, cine y teatro, Eva Isanta llega a Sevilla con «El cíclope y otras rarezas del amor», una obra teatral que «hará reflexionar al espectador». Isanta tiene «unas expectativas muy altas» en la primera parada que realizará la obra en tierras andaluzas. La actriz española que recientemente ha ganado el Premio Festival MIM Series a la mejor interpretación femenina de comedia da un giro a su vida profesional para empatizar con un personaje completamente opuesto al que nos tiene acostumbrados. La cita, en el Teatro Lope de Vega de este martes al jueves.

Ha hecho cine, televisión y teatro, ¿con cuál de los tres se queda?

No me quedo con un tipo de medio. En absoluto. Lo mío es contar historias, encarnar personajes. Me da lo mismo cuál sea la técnica para contarlas. Como no sé escribir, sé interpretar. Lo que me gusta es tener personajes en los que pueda aportar mi granito de arena, es decir, ser el instrumento para contar las historias de esos personajes. Me da lo mismo que sea encima de un escenario que en una pantalla.

¿Por qué acepta Eva Isanta este proyecto?

Primero, porque había visto el trabajo de Ignasi Vidal (autor y director de esta función). Había visto «Pequeño catálogo sobre el fanatismo y la estupidez» y me había fascinado su visión del teatro y su propuesta por la falta de pretensión y la sencillez e inteligencia. Por otro lado, llevaba mucho tiempo proyectando participar en otro tipo de proyecto porque, como actriz, estoy feliz y encantada con lo que hago en televisión. Me queda mucha guerra por dar. No estoy aburrida del personaje, pero necesito hacer otras cosas. Necesito, de alguna manera, expresarme en otros registros, en otros medios, hacer otros personajes. Cuando Ignasi me llamó, no daba crédito. Era lo que estaba deseando. Yo ya estaba proyectando hacer otra cosa que no fuera comedia. Quería hacer algo diferente, algo que permitiera explorarme y conocerme mejor. Cuando me llamó no dude en coger el papel. Lo estaba deseando.

¿Cómo es trabajar con Ignasi Vidal?

Es muy creativo, improvisa mucho. Tiene un punto que a mí me gusta mucho: es como un niño que siempre está jugando, que siempre está creando. Por un lado, te vuelve loca; por ejemplo, el día antes de la función nos cambió el final de la obra. Por otro lado, con él nunca te puedes relajar del todo, pero, a su vez, es maravilloso porque te saca de la zona de confort. Te hace estar viva, alerta. Eso es muy bueno para hacer teatro y para hacer cualquier cosa.

¿Cómo definiría Eva Isanta al personaje que da vida en «El cíclope y otras rarezas del amor»?

Marta es una mujer muy vital, muy valiente. Ella es muy tauro. Tiene los pies bien puestos, sabe cómo manejar la realidad, sabe lo que hay que sacrificar para vivir en esa realidad y para establecer un poco su fortaleza. Su fortaleza es lo que ha construido con su marido, Pedro, con su hija, con su trabajo. Una persona muy responsable que tiene las cosas claras. Es muy valiente porque lucha por ellas: dice lo que siente, lo que piensa, y va.

¿Le ha sido difícil representar el personaje de Marta?

Tenía ciertos miedos conmigo misma porque llevaba tiempo sin interpretar un personaje de está profundidad dramática. La función no es un drama, pero sí es cierto que Marta es una persona que tiene un conflicto que le hace sufrir: su amor se escapa. Eso siempre nos duele. Tenía ciertos miedos por mí, por no llegar a conectar con esa parte mía de dolor, y miedo por la reacción del público. Al final no ha sido así. Estoy muy contenta porque estoy aprendiendo mucho como actriz y como persona. Además, la gente, cuando eres honesta y das todo lo que tienes, ve lo que tú estás dando. Me siento muy reconocida como actriz dramática.

Estamos acostumbrados a verla detrás de la pantalla como Maite Figueroa, un personaje muy alocado, pero realmente es muy filósofa, ¿es su forma de ver la vida?

En la vida vamos aprendiendo, vamos haciendo un camino. Evidentemente, no soy la que era hace dos, tres, veinte años. Si tienes los ojos y el corazón abiertos y te dejas sorprender cada día por la vida, vas aprendiendo muchas cosas. Estoy en ese momento en el que intento tener una vida muy consciente y muy plena. Es cuando mejor y más feliz me siento. No es que esté todo el tiempo reflexionando sobre las cosas, pero es que las reflexiones me vienen. Por ejemplo, con «El Cíclope» he reflexionado mucho sobre el amor.

¿Qué espera del público de Sevilla?

En el teatro se produce una cosa maravillosa: el intercambio de energía, el feedback. En Sevilla la gente es muy pasional, la pasión lo mueve todo y esta función es una función muy pasional, de corazón, de emociones, de sentimientos. Vamos a conectar muy bien. Es el primer punto de Andalucía y tengo una gran expectativa. Es el primer punto del sur al que venimos y aquí me siento como en casa porque, aunque sea de Ceuta, también soy del sur. Me gusta el calor, la pasión, la vida en la calle, y Sevilla tiene eso. Por eso, creo que vamos a conectar muy bien. Mis expectativas son muy altas (ríe).