Es Noticia
Cultura
Pedro Halffter y José Carlos Plaza, ayer junto al equipo artístico de la ópera «Fidelio» - JUAN JOSÉ ÚBEDA
ÓPERA

El Maestranza recupera la esencia de «Fidelio», un «canto a la libertad»

El teatro recupera el próximo martes la producción que estrenó en 2006, con dirección musical de Pedro Halffter y escénica de José Carlos Plaza

SEVILLAActualizado:

El Teatro de la Maestranza inaugura el próximo martes su temporada lírica con «Fidelio», la única ópera que escribió Ludwig van Beethoven, que podrá verse también los días 27 y 30 de octubre. De esta forma, el teatro sevillano recupera la producción que estrenó de este título en 2006 y que tuvo en la dirección musical al director artístico del coliseo, Pedro Halffter, y en la escénica a José Carlos Plaza, aunque el elenco de voces se ha renovado completamente, en un reparto en el que destaca la soprano Elena Pankratova, que inerpreta a Fidelio y que debuta con este papel en el Maestranza.

La ópera, que se presentó ayer en el teatro, la definieron tanto Halffter como Plaza como un «canto a la libertad» que hace referencia a valores universales. «De todas las óperas que transcurren en Sevilla, “Fidelio” es la ópera más universal», destacó el director artístico, pues frente a títulos como «Carmen» o «Las bodas de Fígaro», «que describen la belleza de esta ciudad», «Fielio» «lo que hace es transmitir valores universales».

Un extremo con el que se mostró de acuerdo Plaza, quien lamentó que es «terrible lo que pasa con esta ópera, y es que siempre sigue estando en boga, porque es la historia de un hombre que es capaz de llegar hasta su último aliento para conseguir su libertad». Este hecho da actualidad a un título que, además, presenta otras lacras que no se han superado desde la época de Beethoven, como la «corrupción» y la «injusticia», pero que muestra «la decisión del ser humano de ir más allá».

Porque «Fidelio» narra la historia de Leonore, esposa de Florestán, quien se hace pasar por un hombre llamado Fidelio para lograr un empleo en la prisión en la que su marido está preso injustamente por conocer la corrupción del gobernador Pizarro. Dentro de la prisión, Leonore no parará hasta liberar a su marido de una cárcel injusta y una muerte segura por motivos políticos.

Esta historia se narra con música y canto en una ópera que se presenta con un montaje «esencial», en palabras de del director de escena, «donde hemos prescindido de toda anécdota y hemos ido a lo fundamental».

En ese sentido, Plaza destacó que, siguiendo las enseñanzas del espacio vacío de Peter Brook, ha creado un espectáculo donde ha quitado todo lo accesorio para mostar «lo más importante, que es el alma del actor, que en este caso son los cantantes», porque «cuanto menos barreras se pongan, mejor. Hay directores que ponen su idea por encima de la ópera, pero la idea de la ópera debe ser lo que dice el argumento, pero, sobre todo, la música».

La huella de la ciudad

En esa puesta en escena se aprecia la ciudad de Sevilla en la que transcurre la ópera, como por ejemplo en la vista panorámica que cierra el segundo acto, aunque se ha optado por huir del tipismo por parte del equipo de Plaza, donde figuran el escenógrafo e iluminador Francisco Leal; el diseñador de vestuario Pedro Moreno; y Gregor Acuña-Pohl, como asistente a la dirección de escena.

Como explica Moreno sobre el vestuario, la idea era evitar «el andalucismo al uso», mediando la ruptura de la geometría, aplicando óxido para buscar la podredumbre del traje de los presos, o el uso del blanco, el «color de la libertad y la pureza», para los vestidos de las mujeres de Sevilla.

Y hasta aquí los elementos comunes de esta producción con la estrenada en 2006 y que completa la intervención en el foso de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS). El reparto es completamente diferente, con cantantes como el barítono Thomas Gazheli y el bajo Wilhelm Schwinghammer, que también debutan en el Maestranza. Completan el elenco artístico Adrian Eröd, Roberto Saccà, Mercedes Acuri, Beñat Egiarte, Moisés Molina y Francisco Proietti.

«Los cantantes son diferentes, lo que hace de esta producción algo completamente nuevo», señaló Plaza, quien destacó sobre el coro de la A. de AA. del Teatro de la Maestranza que es el «grupo humano de actores más extraordinario que he conocido en mi larguísima carrera profesional». Extremo con el que se mostro de acuerdo Halffter, quien destacó sobre la calidad del reparto que esta ópera «no es posible sin un “cast” extraordinario».

Outbrain