Alejandro Talavante pasea dos orejas en Las Ventas
Alejandro Talavante pasea dos orejas en Las Ventas - Paloma Aguilar

Balance de San Isidro: una feria para el recuerdo

Más de 600.000 espectadores han acudido a Las Ventas en un ciclo marcado por la lluvia y las polémicas decisiones de la presidencia

MadridActualizado:

La Feria de San Isidro que acaba de concluir se recordará, sin duda, por unos datos básicos: la más larga, la que más ha llovido, la que ha contado con más de 600.000 espectadores. Y algo llamativo, al final: la Feria en la que el rejoneador Diego Ventura ha cortado un rabo.

LA MÁS LARGA. Ya se sabía, desde que salieron los carteles, que era la Feria más larga de toda la historia: 34 días seguidos, del 8 de mayo al 10 de junio. En ningún otro espectáculo se da algo así, en la España actual. Supone eso una importancia social, turística y económica indudable; sin los toros, las fiestas de San Isidro perderían un elemento fundamental, aunque la alcaldesa Carmena no se quiera enterar. Los carteles comprendían 34 espectáculos (32, de abono): 27 corridas de toros, 4 de rejones y tres novilladas. Solo ha dejado de celebrarse, por la lluvia, una corrida, la del 28 de mayo, con los toros de Partido de Resina y uno de los carteles más flojos (lo que generó la inevitable polémica).

Al concluir, bastantes voces reclaman que se trata de una Feria demasiado larga. No tiene nada que ver con otras Ferias, que suelen durar cinco o siete días, coincidiendo con días de fiesta, en una ciudad. Lo asombroso es que durante más de un mes de días laborables acuda tanta gente a Las Ventas. Corolario inevitable: es frecuente compartir los abonos; el criterio del público varía, de un día para otro. A la vez, eso demuestra el enorme gancho popular y turístico que continúan teniendo las corridas, en Madrid.

Otra cuestión es que, en Ferias más cortas, los carteles suelen reunir a primeras figuras. (En este San Isidro, sólo media docena de tardes). Esas figuras se resisten a venir a Madrid, por la exigencia del público y la seriedad de los toros que se lidian: hoy por hoy, sería utópico pedirles que acudieran tres o más tardes. Por eso, además de ver a las primeras figuras, San Isidro permite dar un repaso a buena parte del escalafón: para muchos diestros, supone una oportunidad única de lanzar o relanzar su carrera. (Si no existiera San Isidro, ¿dónde torearían?). Hace años, así sucedió, por ejemplo, con El Yiyo y César Rincón. En este San Isidro, se ha revelado – después de muchos años de carrera - Octavio Chacón; ha mejorado la imagen de Fortes, Pepe Moral y Javier Cortés.

OREJAS. El número de trofeos conseguidos también supera ampliamente el de otros años: 36 orejas y un rabo. Para la empresa, eso significa que ha sido una gran Feria; para los pesimistas, que el nivel de exigencia de Madrid baja. Los dos tienen parte de razón.

El Juli y Licenciado
El Juli y Licenciado - Paloma Aguilar

MATADORES. Comienzan a fallarse ya los trofeos: varios han declarado triunfador a Alejandro Talavante, un artista singular, algo irregular, pero de gran atractivo; además, el público agradeció su gesto de aceptar la sustitución del lesionado Ureña. También abrieron la Puerta Grande Sebastián Castella, después de una dura cogida, y López Simón. El Juli mostró la plenitud de su tauromaquia; Ponce, su sabiduría, con una gran faena a un toro manso; Roca Rey, su firmeza; Cayetano, su casta; Manzanares y Ginés Marín, su estética; Ferrera, su actual madurez… También cortaron un trofeo Joselito y Luis David Adame, Ureña, Espada… Y lo mereció Fortes, en una feria marcada por las polémicas decisiones de varios presidentes. Ha tomado la alternativa Ángel Sánchez; la ha confirmado el venezolano Jesús Enrique Colombo. Sólo El Cid ha sufrido una cornada grave.

Chaparrito, de Adolfo Martín, uno de los grandes toros de la Feria
Chaparrito, de Adolfo Martín, uno de los grandes toros de la Feria - Paloma Aguilar

TOROS. No es fácil destacar una corrida completa; las que más se le acercan, las de Núñez del Cuvillo y Fuente Ymbro. En cambio, se han lidiado muchas tardes toros sueltos excelentes, que han favorecido el éxito: se concedió la vuelta –muy discutida– a «Asturdero», de Saltillo. No fueron premiados varios toros más, de nivel comparable: «Hechizo», de Fuente Ymbro; «Segoviano» y «Licenciado», de Alcurrucén; «Cuba II», de El Puerto de San Lorenzo; «Ombú», de Juan Pedro; «Chaparrito», de Adolfo Martín, al que más de un jurado ha declarado vencedor. Continúa la habitual polémica sobre el excesivo peso de muchas reses, por la exigencia de los veterinarios y del público. Sigo yo defendiendo que lo importante es la casta, no el peso; el motor, no la carrocería.

NOVILLEROS. Por desgracia, no ha sido alto su nivel. No es raro: se programan pocas novilladas y suelen llegar a Madrid con escasa experiencia. Han destacado la ambición de Francisco de Manuel y, bajo el diluvio, la entrega de Toñete, mucho más rodado.

Diego Ventura se abraza y aúpa al alguacilillo que le entregó la oreja
Diego Ventura se abraza y aúpa al alguacilillo que le entregó la oreja - Efe

REJONEADORES. A su buen nivel habitual estuvieron Sergio Galán y Andy Cartagena. La gran rivalidad la mantienen las dos grandes figuras, Hermoso de Mendoza y Ventura; rivalidad a distancia, porque Pablo no acepta el mano a mano que pide Diego. El navarro tuvo una gran actuación, bajo la lluvia. Ventura salió a hombros, con dos orejas, su primera tarde, y, la segunda, hizo historia, al cortar cinco orejas y un rabo. Es el primer rejoneador que corta un rabo, en Las Ventas, donde no se había concedido ese trofeo desde el de Palomo Linares. Más allá de la inevitable polémica, no cabe duda de que su actuación fue extraordinaria: se ha consagrado como el indiscutible número uno actual.

CUADRILLAS. Ha habido muchas actuaciones destacadas. Entre otros, con los palos, Fernando Sánchez, Trujillo, Adalid, Morenito de Arles; en la brega, Ángel Otero, Sergio Aguilar, José Luis Neiro; los picadores Agustín Navarro, Héctor Vicente, Guillermo Marín, Agustín Romero…

Han pasado muchas cosas dignas de recuerdo: buenas y menos buenas. La Feria resume la situación de la Tauromaquia. Con sus luces y sus sombras, su balance artístico es muy superior y nos compensa de tantas cosas que vemos, en la España actual.