Cartel de la Plaza de Toros de Sevilla
Cartel de la Plaza de Toros de Sevilla - ABC
LA FIESTA NACIONAL

Aquellos Corpus del siglo XIX

La historia taurina de la festividad del Corpus a través de cuatro carteles decimonónicos

SevillaActualizado:

Hace una semana hablábamos en estas mismas páginas de la historia taurina del Corpus. El último y más reciente capítulo lo han escrito tres novilleros sevillanos: Ángel Jiménez, Emilio Silvera y Alfonso Cadaval.

En esta cita y de la mano de la magnífica colección de carteles antiguos que atesora el aficionado Luis Rufino nos adentramos en el pasado de esta festividad a través de cuatro carteles del Corpus del siglo XIX.

El jueves 12 de junio de 1879 -en tiempos de Alfonso XII y tras sustituir el general Arsenio Martínez Campos en la presidencia del Gobierno a Cánovas del Castillo- encontramos que «con permiso del excelentísimo gobernador civil de esta provincia, se verificará una gran corrida de toros del Sr. D. Anastasio Martín», del que se indicaba que era vecino de Sevilla.

Como curiosidad, el cartel anunciaba que los toros «se encontrarán la tarde víspera de la corrida inmediato a la venta de Guadaira, para que los aficionados que gusten puedan ver las inmejorables condiciones que se hallan». Rafael Molina, Lagartijo y Ángel Pastor, «el primero de Córdoba y el segundo de Madrid», era la terna. El comienzo de la corrida se anunciaba a las cinco menos cuarto de la tarde aunque la plaza se abría dos horas antes.

El 24 de junio de 1886 el cartel del Corpus volvía a anunciar a los toros de Anastasio Martín, y en esta ocasión la Dehesa de Tablada era el lugar en el que la víspera de la corrida «los aficionados que gusten puedan pasar a ver el buen estado en el que se encuentra de gordura y buen trapío».

No es de extrañar que se repita este hierro en la Plaza de Toros de Sevilla teniendo en cuenta que de Anastasio Martín fue el primer toro indultado en la historia del coso: «Zancajoso», el 9 de junio de 1861. «Los célebres diestros» Salvador Sánchez «Frascuelo» y Mazzantini, de Granada y San Sebastián, respectivamente, fueron los que lidiaron el encierro según rezaba el cartel en el que se anunciaban las cuadrillas al completo, los precios así como las «notas importantes» y más «notas» en letra pequeña.

Un año más tarde, el 9 de junio de 1887 tuvo lugar un gran acontecimiento en la corrida del Corpus. Con una «magnífica y gran corrida toros de la viuda de Muruve» de nuevo Frascuelo, «el célebre y arrojado diestro de Granada que brindará la muerte del primer toro al simpático diestro sevillano José Centeno». Esta tarde se indultó a «Manzanito», el cuarto toro que se salvó del acero en la historia de la Plaza de Toros de Sevilla.

El cartel de Reverte

En este 2018, en el que se está celebrando el «Año Reverte» al conmemorarse el 150 aniversario de su nacimiento, no podemos pasar por alto un interesante cartel de Corpus protagonizado por el afamado diestro de Alcalá del Río.

El cartel del 4 de junio de 1896, de nuevo con los toros del vecino de Sevilla, Anastasio Martín, anunciaba a Antonio Reverte y José García «El Algabeño» ambos de Sevilla y con sus correspondientes cuadrillas.

El precio de las entradas era de 10 pesetas la delantero de palco y 5 en segunda fila; otras cinco costaba el delantero de sillón, así hasta el sol alto y bajo que costaban 1,75 pesetas.

El Kiosco de la plaza de la Constitución, «vulgo San Francisco», era el único lugar para obtener las localidades donde los ya existentes abonados tenían preferencia en la reserva y la puerta del Baratillo daba acceso a la sombra.

El Domingo de Resurrección del año siguiente, el 18 de abril de 1897, Reverte indultó el sexto y último toro del siglo XIX. «Playero», de Don Joaquín Muruve.