Miguel Ángel Pacheco comienza de rodillas la faena del cuarto -
Miguel Ángel Pacheco comienza de rodillas la faena del cuarto - - JUAN FLORES
CRONICA

Miguel Ángel Pacheco da una vuelta al ruedo en una fría noche de estreno en Sevilla

Deslucido balance del encierro de Dolores Rufino que lidió por primera vez en Sevilla

Actualizado:

La noticia de la primera novillada de junio en horario nocturno era el estreno de la ganadería de Dolores Rufino en la Maestranza pero el protagonista inesperado de la noche fue el frío. El encierro embarcado desde La Puebla del Río no dio el juego esperado ya que los novillos se arrancaron de largo al caballo, algunos hicieron una brava pelea pero se apagaron en la muleta.

Miguel Ángel Pacheco, el más placeado de la terna que incluso piensa en la alternativa, sorteó el lote más potable aunque no llegó a lucirse. El primero se partió el pitón al rematar en el burladero antes de comenzar el tercio de banderillas pero se mantuvo en el ruedo y sirvió en varias tandas en la muleta. Parado en los primeros tercios fue a más pero acusó el golpe hasta el punto de que no pudo embestir por el izquierdo. Brindó Pacheco la faena y solo pudo mostrar detalles de su concepto.

De rodillas en el tercio saludó al cuarto con el que estuvo animoso con el capote aunque casi se lo lleva por delante cuando intentaba iniciar una tafallera. Siguiendo la tónica del encierro, el astado se arrancó de lejos pero el picador solo señaló el puyazo. El inicio fue también de hinojos en una primera serie antes de salir más allá del tercio para plantear una labor de muchos altibajos, más entonada con la diestra. Hubo algunos pañuelos de sus partidarios y dio una vuelta al ruedo por su cuenta que fue protestada.

Jesús Muñoz volvía a Sevilla tras su debut con caballos el año pasado pero no tuvo fortuna. Estuvo dispuesto en el quite del primero a la verónica y después en el recibo del segundo que se arrancó de largo al caballo en dos ocasiones e hizo una interesante pelea en varas. Brindó el de La Puebla, que estuvo voluntarioso, lo intentó pero tuvo enfrente a un novillo que en la muleta fue tan soso como noble y que se dejó. Muñoz no encontró las distancias ni la forma de que la faena tomara cuerpo así que fue silenciado. Con el quinto, también soso y desclasado, tampoco pudo lucirse en una faena de largo metraje con excesivos enganchones.

Dispuesto a todo se presentó Calerito en la Maestranza que se fue a chiqueros a recibir a los dos de su lote. En el tercero se colocó muy lejos de la puerta y aguantó el parón sin inmutarse. Ya de pie arrancó los oles a la verónica y remató con una media mirando al tendido en el centro del ruedo. «Pegarritmo» se arrancó al caballo y se empleó en el peto pero tuvo una lidia tediosa y muy larga que se hizo interminable hasta llegar al tercio final. El de Dolores Rufino llevó siempre la cara a media altura y le costó humillar así que el novillero sevillano lo intentó sin lucimiento tras el brindis a su apoderado. Acabó saludando tras fallar con los aceros.

En el que cerró plaza también se fue a portagayola pero «Milbananas» solo sirvió para hacer una buena pelea en varas así que el picador abandonó el ruedo entre los aplausos del respetable. Con el pase cambiado por la espalda comenzó Calerito pero pronto tuvo que desistir de su faena ya que el novillo se defendió. Fin de la historia.