Antonio Ramírez y Manuel Escribano, en el Mano a mano de la Fundación Cajasol
Antonio Ramírez y Manuel Escribano, en el Mano a mano de la Fundación Cajasol - RAÚL DOBLADO
MANO A MANO

Ramírez de Arellano:«Hay pocos ámbitos en los que se escuche tanto a los aficionados como en el toreo»

El consejero de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía y el torero Manuel Escribano participan en el mano a mano de Cajasol sobre «El toro y la afición»

Actualizado:

«El toro y la afición» fue el tema del mano a mano número 48 de la Fundación Cajasol, un encuentro cultural que une el mundo del toro con otras facetas. El torero Manuel Escribano y el consejero de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, que participó en calidad de aficionado fueron los protagonistas de esta nueva entrega.

Con el aforo del teatro lleno, el acto fue moderado por el director de Toromedia, José Enrique Moreno, que pidió una ovación para Curro Romero, presente en la sala, que participó en la primera edición de estos encuentros. El consejero señaló, además, que la primera vez que habló en público fue para un reconocimiento al diestro de Camas.

Moreno destacó la actitud valiente del Ramírez de Arellano que en tiempos complicados para la tauromaquia, desde la política ha dado un paso adelante para decir que es aficionado. «Es una pena tener que calificar de valiente una actitud normal porque he aprendió a apreciar el mundo del toro después de muchos años de seguirlo y no veo que tenga que ser valiente algo que para mí es normal», aseguró el consejero.

En esta línea se expresó Escribano. «El toro siempre ha sido el pueblo, ni de derechas ni de izquierdas, pero sí es verdad que es valiente que desde el cargo que ocupa no tenga complejos».

¿Cómo se vive la afición? ¿Se puede asimilar la afición con la vocación? «Se puede vivir la afición desde muchas perspectivas, los viajes de toros son muy divertidos, es un espectáculo donde la gente quiere que triunfen los toreros, existen pocos ámbitos donde se escuche tanto a los aficionados, sacamos los pañuelos, es una fiesta muy democrática», aseguró Ramírez de Arellano.

Escribano asimiló el concepto de afición con vocación al señalar, que «cuando estaba parado lo que me ayudó a seguir adelante era precisamente eso mis ganas de ser torero como le pasa a los chavales que empiezan sin esas ganas no es posible entrenar y superar esas adversidades».

Arellano habló de cómo se aficionó a los toros y qué toreros le gustan y cómo siguió a Manuel Escribano ¿Cómo se hace un aficionado a los toros? «Recuerdo la niñez de torear en Plasencia el Viti y pasaba el verano al lado de una finca de Soto de la Fuente pero cuando gané mi primer sueldo decidí hacerme socio del Betis y comprarme una entrada para ir a los toros. Durante años no sabía nada de toros pero vivía todas las emociones. Paco Ojeda fue el primer torero que vi en la Maestranza y luego seguí a Curro Romero con mis amigos por toda España. Ahora soy consciente de mi desconocimiento de toros», se sinceró el consejero-

Sobre el conocimiento también comentó el torero sevillano. «La capacidad de pensar y de inteligencia de pensar con rapidez delante de la cara del toro, esa técnica tan depurada te tiene que salir de manera natural, para eso está el trabajo diario. Para pensar tienes que tener la mete despejada y el corazón tranquilo».

Entre los temas abordados en este encuentro salieron valores como el respeto «que hay que tener a los toreros porque son personas que se juegan la vida y a las que merece la pena escuchar así como a gente de campo a los ganaderos» aseguró Ramírez de Arellano, así como «la capacidad de apreciar momentos mágicos, la emoción y poder vivir el recuerdo de corridas y de cosas que has vivido, sensaciones que has vivido en una plaza de toros, momentos que se quedan en tu cabeza para siempre».

Ambos repasaron momentos que han vivido como aficionado y torero y su relación personal fuera de los ruedos como los triunfos de Manuel Escribano con el toro «Datilero» de Miura, el indulto de «Cobradiezmos» hace dos años en la Real Maestranza además de su afición al golf donde se hicieron amigos además de la relación actual que tiene la política con el mundo del toro y coincideron que en que no es positivo que la política se meta en el mundo del toro.