Vea en el vídeo cómo Ilias Fifa asegura que «jamás» se ha dopado
Caso Ilias Fifa

Mensajes de audio y decenas de teléfonos para no dejar rastro

Las escuchas al atleta Ilias Fifa desvelan que sus allegados usaban líneas «seguras» para evitar a la policía

Actualizado:

Las crónicas de aquel 10 de julio de 2016 en Amsterdam realzaban todos los epítetos posibles respecto a los valores de integración que representaban Ilias Fifa y Adel Mechaal, dos emigrantes marroquíes que cumplieron su sueño en España a través del deporte. Fifa fue oro y Mechaal plata en la prueba de 5.000 metros del Campeonato de Europa. Un año y medio después, la realidad se ha vuelto contra Ilias Fifa, detenido en octubre en una operación policial por tráfico de medicamentos. Las escuchas telefónicas a las que fue sometido el fondista describen a un deportista preocupado y fuente de comentarios entre sus allegados, igualmente intervenidos sus móviles. La transcripción de las conversaciones sugieren que en el Europeo de Amsterdam el atleta estaba preocupado por algo «que le iba fenomenal» y que suponía un cierto riesgo. El grupo funcionaba con decenas de teléfonos y usaban mensajes de audio por whatsapp para no dejar rastro de sus andanzas.

En el entramado descubierto por la Policía Nacional, los investigadores detectaron un dopaje de subsistencia, no solo de bajo coste, sino envuelto en un marco de privaciones. Escasez en las infraestructuras y un halo de penurias económicas que de ninguna manera recuerdan a otros clanes mucho más «profesionalizados».

Supervivencia

En el entorno de Ilias Fifa y su compadre Mostafa Benslimane funcionaba una economía de supervivencia. Algunos atletas se interesaban por las carreras populares con premios de 50 euros para costear sus programas o ciclos, supervisados por los veteranos conocedores de la materia sin más asistencia médica que los revisiones efectuadas por la Federación Española o los Centros de Alto Rendimiento. Cuando alguno de los correos tenía que viajar a Italia en busca de algún medicamento, lo hacía en coche desde España y tratando de no acumular mucho gasto en los peajes.

En ese contexto, y con más de veinte teléfonos intervenidos por la policía, el hispanomarroquí se presentó al Campeonato de Europa como uno de los referentes de la selección española. La investigación detecta diálogos sospechosos en los días previos a la celebración de la final de 5.000 metros. En ellas no aparece Fifa, pero sí alguno de sus allegados y amigos. Hablan sobre la «preocupación que debe sentir» el atleta sin especificar exactamente el motivo. Sí se refieren a algo «que le iba fenomenal». Los investigadores sospechan al hilo de estas charlas que pudiera tratarse de alguna sustancia sintetizada que no se ha detectado en los controles. A Fifa se le encontró en los registros del 25 de octubre un péptido compendio de todas las virtudes, el TB 500, que además posee propiedades enmascarantes. Según la instrucción recogida en el sumario, el fondista era el único del grupo desmantelado con acceso a este medicamento.

La inquietud puntual del atleta tiene que ver con el sigilo mostrado por el clan durante el periodo de escuchas telefónicas al que fueron sometidos. El grupo de arrestados en las provincias de Barcelona, Valencia y Guadalajara se comunicaban en lenguaje en clave a través de una red de tarjetas telefónicas. Según fuentes conocedoras del caso, se cambiaban frecuentemente de móvil para hablar con seguridad. «Por esta línea no, por la otra», se transcribe en las escuchas.

Además de las conversaciones y de los mensajes escritos de whatsapp, los atletas se decantaron por una práctica más fiable y que deja menos rastro, las notas de audio grabadas y transmitidas por whatsapp. Un detalle clave en la investigación es la autorización que ha concedido la juez para volcar el contenido de los ordenadores y los teléfonos para analizarlos. De ese material podrían surgir nuevas revelaciones.

Respecto a los medicamentos hallados en los pisos de los deportistas, el juzgado número 4 de Mataró ha enviado el cargamento de productos para que sean analizados por la Agencia Española del Medicamento y también en un laboratorio homologado.

Ilias Fifa y Ayoub Mokhtar fueron suspendidos cautelarmente por la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) después de la apertura de los correspondientes procedimientos sancionadores por estar implicados en la operación Chamberí.