El ascenso sólo afectaría a las formas de pago por Pereira

Por  0:30 h.

Pereira posa en una entrevista pasada a ABCMucho se ha hablado y escrito estos días en torno a la incidencia que puede tener el acuerdo entre el Betis y el Villarreal por Jonathan Pereira en el duelo del próximo lunes entre el conjunto verdiblanco y el filial castellonense. Ocurre que en este traspaso sí hay cantidades pendientes de los resultados deportivos de la escuadra heliopolitana, pero no habrá premios o primas si esto finalmente sucede. Sólo se produciría un adelantamiento de los pagos aplazados que acordaron las partes si hay ascenso, pero nada más, tal y como se puede leer en ABC de Sevilla.

Y es que el traspaso de Jonathan Pereira desde el Villarreal al Betis quedó fijado en 3,4 millones de euros. Sin embargo, el club heliopolitano no pagó al contado dicho importe, sino que pactó con Fernando Roig y José Manuel Llaneza cierta flexibilidad para afrontar esta fuerte inversión para un club de Segunda división. Esta temporada paga el Betis sólo 500.000 euros, una cantidad que se mantendría mientras el club heliopolitano siga en la Liga Adelante. En caso de ascenso se doblaría lo que debe pagar el Betis, con lo que se alcanzaría el millón de euros y se acortarían los plazos para completar el traspaso del menudo futbolista gallego.

Esta circunstancia no contempla pagos extraordinarios más allá de los 3,4 millones en los que está estipulado el traspaso, por lo que el beneficio que reportaría al Villarreal un hipotético ascenso del Betis es mucho menor que lo publicado recientemente. En todo caso, sí se vería con buenos ojos desde el equipo de Fernando Roig el retorno bético a Primera ya que ingresarían antes la cantidad pactada en el traspaso de Pereira, por el que, por cierto, no hay opciones de recompra.

El excelente rendimiento del delantero bético ha despertado la atención de buena parte del mundo del fútbol nacional. Su llegada ha coincidido con la fenomenal reacción de la mano de Víctor Fernández y lleva seis goles en diez partidos, convirtiéndose en uno de los protagonistas del ataque bético a pesar de haber llegado casi en los estertores del siempre poco fiable mercado invernal.

Esta confusión en torno a la incidencia que puede tener la última operación entre Betis y Villarreal en el duelo del lunes entre el titular bético y el filial villarrealense ha provocado no pocas suspicacias entre los rivales heliopolitanos para el ascenso. Una vez que el equipo amarillo está ubicado en una situación ventajosa para evitar el descenso (es séptimo, con 45 puntos, a trece del Albacete) se recela sobre una posible relajación del Villarreal auspiciada por los beneficios económicos para su club. Sin embargo, no hay nada concreto que avale esta teoría, además de que los propios jugadores del filial castellonense tendrán interés en destacar ante un rival atractivo como el Betis y en un partido televisado para toda España.

Las primas y los rumores

No es la primera vez que esta temporada se señala al Villarreal B como equipo que intenta beneficiar al Betis. Ya ocurrió hace pocas semanas que una web de Cartagena acusaba a algunos jugadores del filial amarillo de estar más motivados de la cuenta por contar con una presunta prima procedente de Heliópolis. Nada pudo ser demostrado y las derrotas posteriores del Cartagena no han hecho más que avalar que aquel tropiezo fue más fruto de la deriva futbolística del club murciano que de otra cosa.

Aparte de todo esto también se ha querido buscar polémica con la anunciada visita personal de José Manuel Llaneza a Sevilla estos días para presenciar la Semana Santa. El consejero delegado del Villarreal es un habitual en las fiestas de primavera sevillanas, ya que es frecuente verle por la Feria de Abril, así que no debe extrañar que ande estos días buscando pasos en un viaje con estricto carácter personal ya que ha sido invitado por un amigo.

De aquí al final de temporada el Betis aparecerá siempre inmerso en posibles primas a terceros y especulaciones sobre sus movimientos fuera de los terrenos de juego, como ya le sucedió al Zaragoza la temporada pasada. Es el sino de los clubes con cierto poderío económico y necesidad de recuperar el sitio en Primera cuanto antes, que siempre estarán en el punto de mira cuando se llega a los tramos finales de las temporadas.