Arzu: «Es importante que el equipo vea que somos superiores a los demás»

Por  1:07 h.

Cada día más cómodo en su papel de capitán y referencia del equipo, Arzu está ganando el peso que merece por veteranía, calidad futbolística y temporadas en el club. A punto de cumplir los 29 años, el nazareno vive sus mejores momentos de la temporada en su vuelta al mediocentro, su lugar natural. Es una de las buenas noticias de la progresión que está viviendo el bloque verdiblanco en las últimas semanas, según publica ABC de Sevilla.

Su visión de la trascendencia de la victoria en Cartagena es similar a la de algunos de sus compañeros. «Ha sido un alivio grande. Lo que necesitamos ahora es encadenar tres o cuatro victorias seguidas. Es importante que el equipo vea que somos superiores a los demás, que con trabajo y, sobre todo, buen juego se ganan muchos partidos. Eso es lo que estamos demostrando ahora. Es cierto que tuvimos tres empates que nos han frenado algo, pero seguimos confiando en nuestro juego, porque era para terminar los partidos con más de un gol. No hemos tenido acierto, pero nuestra manera de jugar está siendo efectiva, bonita y creo que vamos a ganar muchos puntos así», señala. Y también un mensaje a los rivales por el ascenso. «Por los medios hemos visto que nos tienen en cuenta. Quedan 16 partidos y somos una plantilla de mucha calidad que en cualquier momento podemos plantarnos ahí. Nos queda mucho camino pero estamos en la buena línea», afirma el centrocampista, quien analiza el calendario que inmediatamente se le avecina a su equipo: «La primera vuelta no tiene nada que ver con la segunda. Ahora los equipos defienden mucho mejor, están viendo qué se juegan en la temporada y nos conocemos más. Para nosotros, meter el primer gol siempre es importantísimo. Abrir las defensas. Esperamos ganar los tres próximos partidos en casa, sobre todo porque tenemos dos seguidos, y recortar puntos».
Analiza Arzu el cambio que ha experimentado el equipo con Víctor. «Tenemos mucha más posesión. Le quitas la pelota al contrario y es la mejor manera de defender. Después tenemos gente muy rápida y nos estamos moviendo bien. Ante el Cartagena se vio un cambio brusco de la primera a la segunda parte porque había que cuidar el marcador. Aunque tengamos menos puntos a estas alturas que en la primera vuelta, se está viendo a un Betis en el que por lo menos la gente está ilusionada», reconoce.

Sobre su evolución personal, el nazareno insiste en que «siempre he dicho que mi posición natural es en la media y es cierto que me estoy encontrando muy cómodo con el nuevo sistema y jugando con más libertad», y reconoce que ha ganado en peso específico en el vestuario: «Eso es ley de vida, te lo dan los partidos, la experiencia. Ahora tengo la tranquilidad con la que no contaba con 21 años. Veo el fútbol de otra manera. También se liman muchos errores con los años, uno siempre trabaja para mejorar y creo que ha sido un cambio a mejor». Y dos cuestiones finales. ¿Cómo enganchar a los pesimistas? «Con palabras no es lo idóneo. Debemos darle normalidad a esto. Nos va a costar trabajo, lo sabemos, pero el equipo está capacitado para remontar». Y sus expulsiones… «En el club siempre me han tratado bien, sobre todo con esta última, que era injusta. Lo malo de todo esto es crearte una fama y que se hable mucho de eso. Hay que quitarle importancia porque no soy el único expulsado esta temporada, estamos recibiendo muchas. Es evidente que alguna ha sido culpa mía. Yo me exijo y sé que tengo que mejorar, pero no quiero que se me catalogue como un jugador que pierde los nervios o algo así. Aporto cosas buenas como para que se me mire con esos ojos».