Jorge Pulido y Diego Costa antes de un mediocentro y otro delantero rápido

Por  1:18 h.

Diego Costa, en su presentación Mientras las aguas bajan convulsas en el apartado institucional, el Betis sigue trabajando para reforzar su plantilla. Después de la puesta de largo de Belenguer y Dorado, que ya llevan un par de días entrenándose con sus nuevos compañeros, el club intensificará esta semana las gestiones para hacerse con Jorge Pulido y Diego Costa, ambos propiedad del Atlético de Madrid. Será, precisamente, el sábado, cuando el equipo rojiblanco aterrice en Heliópolis para disputar un amistoso frente a los béticos, cuando se determine si ambos pueden llegar a préstamo. Con ellos Mel estaría satisfecho por cómo evoluciona la recomposición de su bloque, aunque aún restaría un mediocentro y un delantero más, como se puede leer en ABC de Sevilla.

Ocurre que se dan por hechas las salidas de Mehmet Aurelio, Emana, Pavone y, prácticamente, Sergio García, en la necesaria reestructuración de una plantilla que no fue todo lo eficiente que se esperaba la pasada campaña. Sus sueldos son prohibitivos y todos están en el mercado, por lo que la nueva dirección deportiva ya ha perfilado a sus sustitutos. La guinda para la defensa es el jovencísimo central Jorge Pulido, que ayer alcanzó las semifinales del Europeo sub 19 con España. Como ya avanzara ABC, el Betis quiere una cesión de este jugador tan prometedor que Mel conoce a la perfección ya que lo ha seguido en Madrid mientras era entrenador del Rayo Vallecano. En la delantera se cree que un estupendo complemento para Jorge Molina es el luso-brasileño Diego Costa, un atacante de 21 años que ya cuenta con una larga experiencia en España, ya que ha jugado cedido con notables resultados en Celta, Albacete y Valladolid las tres últimas temporadas. Es propiedad del Atlético y su fichaje está, incluso, más cercano que el de Pulido, ya que Quique Sánchez Flores quiere contar con el zaguero en su equipo y seguir de cerca su evolución y ahí deben insistir los técnicos béticos para convencerle y que le dejen salir. Pulido sería una opción de futuro tras presentar ayer a Belenguer y Dorado. El primero dejó frases interesantes, como que la veteranía (cuenta con 37 años) es «una espada de Damocles» que lleva persiguiéndole en los últimos años y que espera aportar su «experiencia y visión» a los nuevos.

Además de ellos la intención es encontrar a un mediocentro que supla la salida de Mehmet Aurelio y, quizás, la de otro jugador más de la plantilla en esa posición, así como un delantero que tenga como característica principal la velocidad para poder actuar como buen complemento de Jorge Molina, muy potente, y Diego Costa, versátil (mide 1,86, es veloz y tiene buena conducción de balón). Y es que con las salidas de Sergio García y Pavone, sólo Jonathan Pereira y el ex del Elche tienen un puesto asegurado arriba hoy en día en el bloque bético.