«Si hubiera dudas sobre mi implicación, el míster me habría dejado en el banquillo»

Por  1:05 h.

Ha vivido una semana convulsa por su ausencia en la cena de la plantilla y su negativa a hacer declaraciones, pero el camerunés se justifica y rechaza las críticas: «No hay que buscar líos que no existen aquí», declaró a ABC de Sevilla.

—Se ha hablado mucho de usted estos días por asuntos extradeportivos, ¿cómo lo lleva?

—Yo estoy bien de ánimos. He trabajado correctamente con el grupo y estoy centrado en el partido ante el Castellón, que es muy importante. En el resto de asuntos, la única sensación que me llega es la de vergüenza. El equipo está ahora muy bien y yo no tengo problemas con nadie: ni con el club, ni con Lopera, ni con mis compañeros, ni el cuerpo técnico… He leído cosas que no me han gustado nada y creo que eso no debería suceder. Si el equipo va mal, entiendo que haya críticas, pero ahora que está bien no hay que buscar líos que no existen en este club.

—¿Le gustaría aclarar algo? No fue a la cena del equipo y rechazó hablar con los medios…

—En cuanto a lo primero, el míster me dio permiso para quedarme en mi casa porque me saqué una muela y no podía comer sólido. No iba a estar allí viendo cómo cenan mis compañeros, no tenía sentido y no era necesario. Me dieron permiso y todo en orden. Al día siguiente era la jornada de atención a la Prensa pero me lo dijeron en ese instante y creía que no tenía nada que decir. Estaba de acuerdo con lo que declararon mis compañeros. Todos queremos que suba el equipo y estamos trabajando para ello, así que da igual que salga de la boca de Emana o de cualquier otro. Prefiero hablar en un campo de fútbol, como intentaré hacer hoy.

—A causa de todo ello se ha dudado de su implicación.

—Yo quiero ayudar al Betis a subir, pretendo hacer un buen final de temporada para colaborar en todo lo posible antes de irme al Mundial. Si hubiera alguna duda sobre mi implicación, el míster me habría dejado en el banquillo en los partidos anteriores. No sé qué puede pensar la gente, pero yo no estoy molesto con nadie y sí implicado al máximo con este equipo. Quiero llegar al Mundial dejando al Betis muy arriba. Nadie debe tener dudas conmigo. En los últimos partidos he marcado dos goles para ayudar, para que todos seamos felices. Si hacer eso y trabajar durante toda la semana no es suficiente y la gente sigue dudando, no sé qué hacer. Ahora tengo la cabeza muy bien. Estoy tranquilo e insisto en que no tengo problemas de dinero, ni con Lopera, ni con Momparlet, ni con los compañeros. Me han pagado mes a mes, como a todo el mundo. He trabajado bien con todos y el equipo ha mejorado bastante últimamente.

—Pero a usted siempre le han vinculado con polémicas…

—Es algo que me molesta bastante porque hay gente que no entiende lo que hago. Yo estoy aquí sin molestar a nadie. No quería hablar públicamente porque no tenía nada que decir. Yo hablo en el campo. Desde que el míster llegó es lo que estamos haciendo y los resultados están ahí. El partido con el Castellón es muy muy importante. El año pasado ya mostré mucha confianza diciendo que tenía esperanzas en que el equipo se iba a salvar pero no lo conseguimos y eso me molestó. Ahora no quiero dar esperanzas a la gente por si luego no ocurre lo que digo. Sólo puedo decir que estamos a tope para ascender.

—¿Es feliz en el Betis?

—Sí, mucho. No tengo ningún problema aquí. En los partidos puede pasar cualquier cosa, claro, porque es fútbol, pero me encuentro bien.

—Se le reclama, eso sí, que sea más protagonista en el campo, ¿cómo lo ve?

—Sé que muchos piensan así, pero estamos ganando y estoy marcando. Entiendo que haya gente que espere más de mí, e intento corresponderle, pero no podemos ver sólo lo negativo. Lo más importante es que no estamos en Primera sino en Segunda y hay que luchar y pelear como los jugadores de esta categoría. La Primera es muy diferente. Ser protagonista no es importante para mí, sino ganar los seis puntos ante el Castellón y el Gerona, entrar en ascenso y subir lo antes posible.

—Tiene ante sí un buen día para hablar… en el campo.

—Claro que sí, y para darle una alegría a la afición. Si ganamos nos pondremos terceros y seguiremos sumando. Con seis o siete victorias más, ya podremos pensar en ascender. Queda mucho, pero hay que mantener esta línea. La gente no debe olvidar que desde que Víctor llegó no hemos perdido. Que me critique no ayuda a nadie porque me molesta a mí, pero también al míster y a los compañeros. Eso no nos ayuda. Les pido a todos que apoyen al equipo y se diga la verdad. Estamos haciendo las cosas bien y no hacen falta asuntos negativos. El ascenso se consigue estando todos unidos. Si subimos no será cuestión de uno, como no lo fue el descenso. Será un éxito de todos los béticos.