Emana: «Víctor quiere un equipo con personalidad y eso me gusta»

Por  0:53 h.

Víctor observa a Emana durante la sesión vespertina de ayerEmana ya está aquí. Se marchó el día después del Betis-Huesca dejando a su equipo en manos de Antonio Tapia y a tres puntos del ascenso. Casi un mes después regresa, y los verdiblancos siguen fuera del trío de cabeza (incluso un punto más lejos) y el entrenador es otro. Precisamente, ésa fue una de las novedades en una sesión individualizada como la que protagonizó el camerunés ayer con inusitada expectación. Víctor Fernández se plantó en el entrenamiento y charló largo y tendido con el centrocampista para evaluar su compromiso. Emana le dio su aprobación y el aragonés ya tiene a su mejor fichaje.

«Llego con muy buen ánimo. Me he entrenado sin problemas, he hablado un poquito con el míster y me ha estado contando sus ideas. Me parece una buena persona para intentar ayudar al equipo. Vamos a trabajar todos juntos para conseguir el ascenso. Me ha dicho que espera mucho de lo que yo puedo dar. Y lo que más me gusta es que he conocido su personalidad y que le complace que sus equipos jueguen. Me parece bien lo que me ha explicado. En el fútbol cada equipo debe tener personalidad. Es muy importante tener un perfil de juego, como tocar la pelota, y no pegar como si esto fuera el rugby», señalaba a ABC el centrocampista bético.

Convencido e implicado, Emana le mostró a Víctor su voluntad de echar una mano ante el Córdoba y dejó la decisión en sus manos. «Estoy disponible para jugar. Si no lo estuviera, no estaría entrenando. Quiero volver con mis compañeros y lo haré mañana (hoy para el lector). ¿Si entraré en la convocatoria? Pues depende del míster. Ya veremos. Yo lo tengo claro: quiero jugar y dar todo lo que tengo por este equipo. Se lo he dicho al míster. Si él quiere que juegue diez o quince minutos solamente no hay problemas. Estoy a su disposición», señalaba.

Cierto recelo había provocado su tardía llegada después de que su selección quedara apeada de la Copa de África el pasado lunes. A Emana le habría gustado venir antes, pero todo se lo achaca a problemas de desorganización en su federación. «Lo he intentado, pero no podía venir antes. Angola está muy lejos y antes de regresar teníamos que pasar por Camerún todos los jugadores. Mi federación no ha hecho las cosas tan bien como siempre. He tenido que regresar hoy junto a un compañero del Lille (Chedjou) y otro del Nancy (Efoulou). Yo mismo he tenido que hacer gestiones, y también el Betis, para poder volver más rápido porque la federación no ha facilitado la disponibilidad que suele. Estoy bien, estoy aquí y quiero jugar ante el Córdoba. De todas formas, lo más importante no es que Emana esté en Sevilla o no, sino que ganemos el próximo partido», afirmó.

En este tiempo han cambiado muchas cosas en el Betis… «Pues sí, demasiadas novedades. He seguido la actualidad del equipo más o menos. Es una decepción que se haya ido el anterior entrenador pero sólo hay que darle las gracias por lo que ha hecho. Le agradezco mucho todo lo que me ha ayudado aquí, sobre todo porque siempre estuvo conmigo, nunca se separó de mí, con todos los problemas que he tenido aquí. No he podido despedirme personalmente de él pero espero volverle a ver pronto».

Y su evaluación de la Copa de África, en la que Camerún fue eliminada en cuartos de final ante Egipto. Para Emana ha sido una triste experiencia por cómo ha acabado la competición: «Ha ido muy bien y muy mal al mismo tiempo. No me ha gustado volver sin la Copa sabiendo que disponemos de un buen equipo. Son cosas que pasan en la vida. Sé que he tenido buenas actuaciones, pero soy un jugador que piensa en el equipo y lo único importante en todo esto es ganar. Nuestro equipo era lo suficientemente bueno como para llegar a la final, pero nos quedamos en cuartos. Es una pequeña decepción que hay que asumir. Espero que en junio, en el Mundial, demos mucha mejor imagen para los nuestros».