Emana sigue en el Betis y llega el lateral Miguel Lopes

Por  23:52 h.

El objetivo es comprometer a EmanaNo fue ayer un día muy ajetreado para el Betis. Llegaba el cierre del mercado de fichajes y había más dudas que movimientos. Como ya se había anunciado, Emana no saldría porque no había oferta de compra que satisficiera y porque la cesión era una opción que no iba a ser aceptada bajo ningún concepto. No llegó la propuesta milagrosa, sólo el recurrente interés del Mallorca para un préstamo con opción de quedárselo en propiedad que no resolvió nada. Emana continúa en el Betis, al menos, hasta enero y ahora todos los estamentos del club se afanan en buscar de qué manera pueden mimar al camerunés para que seguir de verdiblanco no afecte a su rendimiento. Mientras, se esperaba sólo una llegada y ésta se produjo con el nombre y apellido de Miguel Lopes, lateral del Oporto que llega para suplir a su compatriota Nelson, cedido a Osasuna. Lopes, que arribará hoy a Sevilla, lo hace como cedido con una opción de compra aún indeterminada después de ver cómo en el Oporto se le cerraban las puertas de la titularidad a sus 23 años. Con todas las gestiones de esta pretemporada, el Betis ha rebajado el peso de su masa salarial en más de diez millones de euros, uno de los objetivos claros de Oliver y León, como se puede leer en ABC de Sevilla.

Así, la gran noticia es que Emana sigue como verdiblanco. Si su rendimiento es el normal puede ser el mejor futbolista de la categoría y el camerunés parece estar dispuesto a demostrarlo. Su deseo era salir porque el verano pasado ya lo intentó y este ha visto frustradas sus expectativas de jugar en una categoría superior, pero el mercado no ha sido generoso con él y en Heliópolis quizás esperaron demasiado para manejar las ofertas que llegaron por sus servicios. Hoy debería entrar en la lista e incluso jugar ante el Salamanca, pero todo depende de su actitud y de cómo lo vea Mel, que ayer valoraba su continuidad: «Si se queda Emana en toda su extensión creo que hemos hecho un buen fichaje. Él es un trabajador que tiene un contrato al que hay que pedirle rendimiento. Es uno más. Leí una entrevista de Villa, que decía que no se fue al Barcelona ni al Madrid y que sabía que la única manera de salir era hacerlo bien en el Valencia. Si lo hace bien en el Betis, seguro que lo vendemos por 20 millones. Aquí se va a valorar el esfuerzo y el trabajo».

Con Miguel Lopes el acuerdo estaba hecho desde por la mañana. Su salida era fácil puesto que el Oporto no puso problemas de ningún tipo. Llega sin coste alguno y su ficha es acorde a las que hay en la plantilla (300.000 euros con pluses si hay ascenso). Los técnicos han considerado que es una buena oportunidad porque se trata de un jugador joven que tiene proyección y que necesita minutos de juego. El año pasado disputó 20 partidos con el Oporto. Hoy debería estar por Sevilla y mañana será presentado en Heliópolis. Con él se cubre una de las posiciones más delicadas, ya que para el lateral diestro sólo estaba Isidoro.

Contrato para Rodri

Otro movimiento bético durante el día de ayer fue que se le hizo contrato con el primer equipo a Rodri. El canterano tenía el compromiso del club de que iba a tener sitio y dorsal (15) de la primera plantilla desde que firmara su vinculación la pasada temporada, aunque entonces actuó con ficha del filial. Su situación es novedosa, al igual que ha ocurrido durante el verano con sus compañeros Isidoro (2) y Juande (10), que han cambiado varios años jugando con el primer equipo pero con contrato del B.
Además de estos ajustes, el Betis recibió en el día de ayer propuestas de todo tipo, pero fueron rechazadas. Es cierto que llegó el ofrecimiento de Guille Franco, goleador mexicano que actuó en la Liga española en el Villarreal y que la campaña pasada jugó en la Premier con el West Ham. Su edad y alto salario impidieron que llegara como refuerzo final.


¿Qué pasará con Ricardo?

Como ya anunció el club, el meta luso no cuenta con ficha federativa y tendrá que ejercitarse al margen de sus compañeros con un preparador físico especial. Su agente sigue buscando una solución que, una vez cerrado el plazo de fichajes, se acerca cada vez más a la rescisión del contrato. Acaba su vinculación con el Betis en junio y ambas partes están casi forzadas a llegar a un acuerdo para resolverla, pero las posturas están distanciadas ya que el jugador considera que el club no le informó con tiempo de sus intenciones. Otro portero con el que inicialmente no se contaba, Casto, sí mantiene la ficha y Mel le garantizó, tras una conversación personal, que premiará su esfuerzo y tendrá oportunidades, aunque el técnico se ha decantado por ahora por el africano Razak.