Gordillo, sobre Lopera: “No me voy a cagar ni a rajar porque me amenace”

Por  16:41 h.

La semana pasada Rafael Gordillo dejó clara su postura respecto al máximo accionista: “Todo el mal del Betis es culpa de Lopera”, dijo. Tras sus declaraciones, la radio oficial le atacó e insinuó que su paso por el club helipolitano no fue del todo limpio. Hoy, el histórico ‘3’ del Betis, para muchos el mejor jugador de su historia, atiende a alfinaldelapalmera.com para aclarar todo este asunto.


Encuentra más vídeos como este en Béticos

Lo primero, para que quede claro: ¿qué es para usted el Real Betis Balompié?

Ufff, esa pregunta me la han hecho muchas veces y voy a contestar lo que siempre he sentido. Llego al Betis con 16 años recién cumplidos, era un crío. Siempre he dicho que el Betis es como mi segunda familia, mi segunda casa, porque con 16 años estar hasta los 28, desde infantiles hasta el primer equipo, son muchos años entrenando y jugando. He tenido muchos entrenadores y siempre me han aconsejado y educado, tanto futbolísticamente como personalmente. Para mí es, como siempre digo, mi segunda casa.

Y una persona que considera al Betis su segunda familia, su segunda casa, ¿qué siente cuando desde la radio oficial se le ataca?

Estaba de viaje y sí lo he escuchado; lo he tenido que escuchar, por eso estoy hoy aquí. Me siento mal, porque creo que en una democracia como hay ahora, que no se pueda opinar… Lo hice en una entrevista y ha resultado que me han atacado y amenazado, no físicamente, pero sí me han amenazado con cosas. Creo que estas declaraciones ya las había hecho hace bastante tiempo y varias veces, y ellos no habían dicho nada. Si ahora no respetan o a todo el que opine en contra lo van a amenazar, a asustar, y se creen que todo el mundo somos iguales y que todo el mundo se raja o se caga cuando este señor amenaza, yo ni me voy a cagar ni me voy a rajar. Seguro que no. Él me conoce y sabe que no me voy a asustar por nada.

Lo que le ha dolido es que hayan dejado entrever que hay ciertos asuntos oscuros relacionados con usted…

Lo han dejado ahí, cada uno es libre de pensar qué ha hecho Gordillo. Esa amenaza puede ser personal, profesional… no lo sé. Eso habría que preguntárselo a ellos para que lo digan. No al chavalito que habla en la radio oficial…

Dicen incluso que tienen documentos que lo demuestran…

Que saque los documentos que dice, no le tengo miedo. Al otro, imagínate al otro…

Sobre todo las críticas de la radio oficial fueron porque dicen que no comprenden lo que usted dice después de ser el único jugador que al que Lopera le ha dado un homenaje

Resulta que, no investigando, pero tengo un compañero me dice que había otro jugador con un partido homenaje firmado, que era Roberto Ríos, lo que pasa es que con el traspaso al final no se hizo. Ya no soy el único con partido homenaje. Sobre este partido, darle las gracias a su jefe, al jefe del chaval, porque la verdad es que fue de los días más amargos para mí porque sabía que todavía podía jugar. Fue de los días más tristes porque me tenía que ir de mi profesión, pero al final fue de las cosas más bonitas que me han podido pasar. Ver ese campo lleno, con esa afición gritando mi nombre… le estoy agradecido a su jefe por eso, pero después del homenaje hay cosas que demuestran que él no disfrutó. El jefe de este chaval no disfrutó en mi homenaje, porque estaba envidioso y rabioso. Porque yo el día que hace el saque de honor mi familia, antes, estoy con Martín Navarrete, que era el árbitro, y me pregunta que si lo que estaba pasando estaba en el protocolo. Y es que tenía que salir él (Lopera) con Serra Ferrer al campo. Que estuviera yo con toda la gente aplaudiéndome, le quemaba a él. Y salió porque les habían dado al Betis un premio al mejor equipo clasificado y al entrenador. Salió y le dije a Martín Navarrete que esto era así, que era imposible que se quedara quieto, que todo eso le quemaba.


Encuentra más vídeos como este en Béticos

También dicen que usted se llevó una millonada de ese partido…

Por mi homenaje, para seguir explicándole al chaval lo de la milloná que dice, le doy las gracias a su jefe. He pagado mis hipotecas y le estoy muy agradecido, pero en mi homenaje pasaron muchas cosas, aunque sólo voy a contar otra. Cuando yo hago el homenaje, hago una comida en Juliá para toda la prensa por todos los años que he pasado con ellos, pero les pido que, después del partido, en la cena no pueden estar. Sí pueden estar en los jardines de Villa Luisa entrevistando a los jugadores del Madrid, del Betis, a mí… pero a la hora de pasar al comedor les pedí disculpas pero consideraba que era una cosa familiar y de compañeros, y no veía oportuno que pasaran. Ellos aceptaron encantados, pero en esa época yo no me hablaba con José María García. Todo el mundo se cagaba con García, pero no me cagué a la hora de decirle que no le hablaba más. Entonces él (Lopera), como en el homenaje me dio las oficinas y poco más, y no se metió en nada de organización, habla con José María García cuando acaba el partido y éste le echa la bronca porque no dejaban entrar a sus periodistas en la cena. Tuve que salir porque Lopera se iba de mi homenaje. Tuve que salir yo, en busca de él, que estaba con su mujer y su hermana, a decirle que no me estropeara el homenaje, que era un día muy especial para mí, que íbamos a meter la pata. Lo convencimos, y se metió a mi vera. Pero él no sabe que ese día me dijeron una cosa que le quiero decir ahora a él y al chavalito de la radio oficial. Si ese día me entero yo de que echan a Gregorio Conejo, que lo echó él de mi homenaje, el que se va de mi homenaje es el jefe del chaval éste, pero seguro que lo echo. No me lo dijeron para calmar el homenaje.

Después de las críticas desde la emisora oficial, ¿alguien del club se ha puesto en contacto con usted o únicamente Capi ha sido el que le ha defendido?

Capi es un pedazo de tío y de persona. Desde aquí se lo agradezco, pero no por eso, sino que sé que es así. Quiero desearle suerte y que el equipo suba. Pero del club nadie se ha puesto en contacto conmigo. Si se pusieran en contacto tendría que ser por orden de él.

Sí habrá notado que el Beticismo se ha puesto de su parte, ¿no?

Hay en contra y favor, algo lógico, pero a mí lo que me da pena es que la afición del Betis esté dividida. Eso nunca ha pasado.

Incluso hubo pintadas a su favor y en contra de Lopera…

Estoy en contra de eso porque no son manera de hacer las cosas, pero están puestas allí y yo no puedo hacer nada. Lo único que me hubiera hecho falta escuchar es que el chaval me hubiera echado también las culpas a mí de las pintadas. Ya hubiera sido lo máximo.

En un blog de Béticos se está organizando que en el próximo partido del Betis en casa, en el minuto 3, se coree su nombre. ¿Qué le parece?

Yo aquí no puedo hacer nada. Si lo hacen, no puedo decir nada. Yo lo que no quiero es que se piense que estoy haciendo esta entrevista para echar leña al fuego, porque me duele hacerlo hoy. Esto estaba pactado desde la semana pasada y sólo voy a hablar de lo que me dijeron a mí. No vengo porque haya perdido el Betis para meter leña, porque a mí quizá me duela más que al otro que pierda.

Para que quede claro: ¿es posible que Gordillo vuelva al Betis mientras esté Lopera?

No. No porque ya han venido a buscarme dos veces. Una de segundo de Momparlet cuando le hicieron director deportivo, que me llamó Momparlet, no él. Y otra, el año de Chaparro último, que vino a Écija para que fuera su segundo. Si Momparlet habla conmigo para ser su segundo es que se lo ha dicho el otro, igual que si viene Chaparro. Él no se digna nunca a decirme nada.

Y cuando se marche Lopera, ¿se ve en el Betis?

No tengo pensando nada del Betis. Esta gente puede pensar que está loco por ir al Betis, pero yo no estoy en ninguna oposición ni en nada. Yo opino por mi manera de ser, opino contra él por su gestión, pero no tengo nada pensado del Betis en el futuro. Que no se vaya a creer que estoy loco porque me metan ahí.

¿Sabe cómo va el equipo actualmente?

Sé cómo va, sé cómo va. No me gusta cómo está el equipo, es triste. También es triste lo que le ha pasado a Antonio Tapia, aunque lo comprendo. Esto es fútbol y la profesión de entrenador lleva a estas causas. Si la pelota no entra, el entrenador se tiene que ir, aunque sé que es un pedazo de profesional. No me gusta la situación, pero tengo fe y desde aquí le digo a los chavales que aprieten, que lo van a conseguir. Seguro.

¿Cambiar de técnico es la solución?

El cambio de entrenador, estadísticamente, suele ser bueno muchas veces. Creo que puede ser un revulsivo, porque ya no ganan y está la cosa complicada. A lo mejor viene que el que venga, que no tengo ni idea, y es un revulsivo. Porque siempre está el que no juega y quiere hacerle ver al entrenador nuevo que puede jugar, el que juega sabe que si falla le quitan. Eso cambia siempre un vestuario, yo he tenido esa experiencia. El que juega porque quiere agradar al que viene, y el que no juega por lo mismo. Siempre ese empujón lo pueden dar los futbolistas. Es incomprensible, pero se da en muchas circunstancias.

Un mensaje a la afición

Mandar un saludo a los lectores de Alfinaldelapalmera y desearles, como cualquier bético, que el equipo ascienda. Yo tengo fe y creo que al final va a estar ahí arriba y va a subir. Y que animen mucho a los chavales, al equipo. Siempre digo que hay que estar con el equipo hasta el final. Si luego hay que pitarle, se le pita, pero desde el minuto 1 hasta que acabe el partido, hay que estar con el equipo y darle ánimos sobre todo en estos momentos.

En unos minutos podrán ver las tres partes en vídeo de la extensa entrevista a Rafael Gordillo