Presenta su candidatura, con los fichajes como protagonistas

Por  17:45 h.

La Liga es muy larga, y en segunda más todavía, pero no hay nada mejor para empezar que hacerlo con una goleada en casa y siendo los fichajes los protagonistas. Mel apuesta por ir desde el inicio a por los partidos, por el toque de balón y por el gol. Y así jugó el Betis la mayoría de tiempo del partido de hoy, en el cual se mostró muy superior al Granada, aunque tuvo que esperar a la recta final del encuentro para estar tranquilo. Salva Sevilla y Jorge Molina sobresalieron del resto, aunque la defensa cumplió, Rubén Castro estuvo muy participativo y la cantera dejó claro que va a ser muy válida este año.

Real Betis 4 Granada 1
4 – Real Betis
Goitia; Isidoro, Belenguer, Dorado, Nacho; Caffa (Ezequiel, min. 46), Iriney, Salva Sevilla (Israel, min. 85), Momo (Beñat, min. 70); Rubén Castro y Jorge Molina.
1 – Granada
Roberto; Nyom, Mensah, Iñigo López, Siqueira; Bergantiños; Abel, Orellana, Óscar Pérez, Dani Benítez; Geijo.
Goles
1-0, min. 15: Dorado. 1-1, min. 30: Dani Benítez. 2-1, min. 44: Jorge Molina. 3-1, min. 72: Salva Sevilla. 4-1, min. 75: Jorge Molina.
Árbitro
Ceballos Silva (Colegio Extremeño). Amonestó a Isidoro, Iriney, Siqueira.
Incidencias

Comenzó muy bien el Betis, que salió con el once que todo el mundo preveía. Salva Sevilla empezó desde el inicio a mover la pelota y ambas bandas (Momo y Caffa) se mostraron activos. Arriba, la delantera del Betis huele a gol, aunque el primero de la Liga, que no tardó en llegar, lo metió un defensa. Y es que en el minuto 15 Dorado remató a la red un córner de Salva Sevilla. Se hacía así justicia, porque lo cierto es que los verdiblancos salieron mucho más enchufados que los visitantes. El tanto dio alas a los locales, que continuaron buscando la portería rival, y que pasaron por encima del Granada. Pero el segundo gol no llegó y la intensidad de los hombres de Mel comenzó a bajar. Tal es así, que a partir del minuto 25 fueron los granadinos los que se hicieron el dominio del balón. Isidoro pasó demasiados apuros en su banda y Caffa abusó de los centros complicados. Poco a poco fue ganando terreno el Granada, que empató en el 30, en una jugada que comenzó con una posible mano. A partir de ese momento los dos equipos gozaron de ocasiones, pero el marcador lo volvió a mover el Betis, gracias a un gran tanto de Jorge Molina al borde del descanso.

Salva Sevilla, clave

En el descanso Mel movió el banquillo e hizo debutar al canterano Ezequiel. Quitó a Caffa, pero movió a Momo a la derecha para dejarle la izquierda al canterano. Y lo cierto es que desde que salió le dio otro aire al Betis. Demostró desparpajo y muchas ganar por hacerlo bien, algo que agradeció el conjunto bético, que tuvo más presencia arriba. El joven extremo fue el complemento ideal para Jorge Molina y Rubén Castro, que lo intentaron en los primeros quince minutos de la segunda mitad. A partir de dicho instante, el calor y el hecho de ser el primer partido de Liga se notó, y el juego bajó bastante en intensidad. Y el Betis fue el que lo pasó peor. Desde el minuto 60 al 70 estuvo a merced del Granada, pero fue el momento en el que apareció Salva Sevilla para matar el partido.

Primero se sacó un gol de la manga digno de Primera división, cuando Beñat robó un balón en el centro del campo, se lo cedió, y éste marcó con una gran vaselina en el 72. Sólo instantes después, en el 75, el centrocampista dio un gran pase con el exterior a Jorge Molina, que volvió a demostrar por qué fue pichichi el año pasado. Ahí murió un partido que el Betis buscó más desde el inicio y en el que sólo pasó apuros en diez minutos.