Betis: La gestión del ego en el vestuario

La plantilla verdiblanca ha elevado su nivel respecto a la temporada anterior, pero el cuerpo técnico defiende el poder del colectivo sobre lo individual

Por  3:46 h.

El entrenador del Real Betis, Quique Setién, suele mantener una serie de hábitos. Entre ellos, arrancar muchos de los entrenamientos de la misma forma. Jugadores reunidos en el terreno de juego. Por espacio de unos minutos. En ocasiones toma la palabra Eder Sarabia, segundo técnico de la plantilla y uno de los hombres de confianza del cántabro. Otras veces es el propio Setién el que se dirige a los futbolistas. Para analizar aspectos determinados del último partido. Fueran buenos, malos y regulares. También comportamientos en el día a día del trabajo.

Charlas distendidas y otras que no lo son tanto. Como la de aquella mañana en la que tocaba subrayar con vehemencia cosas a corregir tras un resultado adverso y en la que, incluso, se llegó a ver a parte del cuerpo técnico recordándole a Setién que había cámaras grabando. Fue después de la derrota ante el Valencia cuando el entrenador bético levantó la voz delante de los suyos para, entre otras cosas, mostrar su rechazo frontal a los comportamientos egoístas dentro de su vestuario.

«Un equipo de fútbol es, ante todo, un equipo. Y en la medida en la que sepamos controlar todos los momentos de debilidad y de euforia como equipo seremos más fuertes», afirma Setién. El Betis ha mejorado su plantilla respecto a la temporada pasada. Los resultados, de momento, respaldan el trabajo de la dirección deportiva comandada por Lorenzo Serra Ferrer. En los cinco triunfos acumulados hasta el momento por el Betis 17-18 destacaron acciones individuales decisivas. Como los centros de Guardado ante el Celta y el Deportivo de La Coruña rematados por Sergio León, Feddal y Joaquín. O la veloz carrera de Fabián culminada con un gran remate a gol contra el Levante. Sin embargo, Setién hace una defensa clara de lo colectivo frente a lo individual. «Nosotros no tenemos futbolistas que vayan a resolver por sí mismos, que vayan a ganarnos muchos partidos y que consigan ellos solos los objetivos», asegura en ABC de Sevilla.

«Los futbolistas pasamos procesos buenos y malos a lo largo de nuestra carrera. Necesitas de los compañeros para salir adelante, para superar situaciones complicadas y para celebrar con ellos los buenos momentos. Insisto mucho en las actitudes egoístas, en jugadores que les ves que no están implicados con el compromiso del club y del equipo». Setién entiende que el problema no es algo exclusivo de las derrotas. También se pueden advertir en las tardes de triunfos e, incluso, en un simple día de entrenamiento. «Lo localizas pronto, en pretemporada, cuando empiezas a conocer a los futbolistas en el plano personal. A un jugador, hasta que no pasan tres meses, no lo conoces de verdad. Se necesita tiempo para ver su comportamiento en las victorias, en las derrotas, cuando las cosas van bien o mal..».

Setién defiende la charla como el método ideal para despejar dudas y arreglar los problemas. En el despacho o sobre el mismo terreno de juego. Para analizar un despeje, una mala elección en el pase o un remate que, quizás, demandaba otro final. Todo ello sin olvidar que se trara de un técnico que sigue pensando como el futbolista que fue. Nunca ha sido muy amigo de acudir al gimnasio, pero ahora lo hace de vez en cuando por aquello de mantener la forma necesaria para entrar cada día durante unos minutos en los rondos que forman los jugadores. «Hay un periodo de conocimiento íntimo que me permite hablar con un futbolista. Cuando llevas tantos años y has convivido con muchos jugadores estás de vuelta. Todo lo que hacen ellos ya lo he hecho yo. Por muy dura que sea la verdad hay que decirle al futbolista lo que ves. Y que él te diga lo que piensa». Setién apuesta por evitar malentendidos. «Necesito entrenar y que los futbolistas y yo nos podamos mirar a la cara. Venir a trabajar sin poder decir las cosas a la cara sería, para mí, una agonía. Por mi forma de ser lo pasaría fatal. Cuando uno me pone mala cara porque no lo pongo en el equipo ya estoy con él para hablar. No hay cosa mejor que decir las cosas a la cara».

No todos los entrenadores dan explicaciones cuando dejan a un futbolista fuera del once. Igual que algunos jugadores no las piden cuando les toca quedarse fuera del terreno de juego. Pero Setién sigue a lo suyo. «Si vienes a entrenar con mala cara te pregunto qué te pasa. Si alguno quiere explicaciones yo se las doy. Pero no me vengas a poner mala cara. Si tienes algo que decir, dímelo. Ya sé que hay futbolistas que les afecta el no jugar, pero nadie tiene por contrato firmado el hecho de contar con minutos. Yo les doy mis argumentos. Ya tengo muchos años. Yo también me cabreaba con los entrenadores. Hay que ver las cosas con perspectiva. Darle un margen a cada uno para que se exprese en cada momento, pero hay un punto de equilibrio en todo».

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
Pezzella: “Si ejecutase la opción de compra, sería feliz” https://t.co/hD5URg8Uxq vía @AFDLP #Betis - 13 horas ago