No era un espejismo, hay otro Betis… hasta que aguanta el físico

Por  0:00 h.

La semana pasada en Córdoba se vio la mano de Víctor Fernández en el Betis, pero ésta sólo duró 45 minutos. En esta ocasión el rival era el líder, y el conjunto verdiblanco calcó el encuentro del domingo pasado. Salió muy bien, fue muy superior al Hércules y se adelantó en el marcador. Pudo incluso marcar algún tanto más, pero llegó al descanso con la ventaja mínima. Tras salir del vestuario volvió a acusar el bajón físico y el líder le dio la vuelta al partido. Dominaron los alicantinos, tuvieron ocasiones y el empate llegó en un disparo desde fuera del área. Lo pasó muy mal el Betis en los segundos 45 minutos, ya que hay varios futbolistas muy mal físicamente, sin duda, el aspecto a mejorar ahora. La imagen fue buena, pero el resultado no tanto, ya que el Hércules sigue a la misma distancia y los resultados de la jornada no son positivos. Lo más negativo, la expulsión de Emana cuando terminó el parrtido.

Real Betis 1 Hércules 1
1 – Real Betis
Goitia; Nelson, Melli, Carlos García, Nacho; Arzu, Iriney; Capi (Pavone, min. 63) , Jonathan Pereira (Juanma, min. 54), Emana y Sergio García.
1 – Hércules
Calatayud; Juanra, Paz, Rodríguez, Dani Bautista; Tiago Gomes, Farinos; Rufete (Kiko, min. 57), Tote, Sendoa (Del Olmo, min. 59); y Portillo.
Goles
1-0, min.25: Sergio García. 1-1, min, 61: Farinós.
Árbitro
Hevia Obrás (Colegio castellano-leonés). Mostró tarjeta amarilla a Rodríguez, Del Olmo, Tote, Pavone. Expulsó por roja directa a Abraham Paz y a Emana.
Incidencias
Unos 25.000 espectadores en el Ruiz de Lopera.

El Hércules no es el Córdoba, de hecho llegaba como líder de la Segunda, por eso el inicio del partido fue normal. Los visitantes tomaron el mando del encuentro en los primeros diez minutos, pero siempre con un Betis bien plantado. Tanto que, cuando despertó, se hizo con el esférico y comenzó a dejar claro que Víctor Fernández ha inculcado unas ideas muy distintas a las de Antonio Tapia. Los verdiblancos comenzaron a tocar, triangular y llegar al área rival. No hubo ocasiones claras, a excepción de la de Sergio García, pero cada vez que se cortó un balón atrás la contra conllevó peligro. Emana volvió a demostrar que es el mejor jugador de la categoría, aunque todavía le falta un poco de chispa para ser el de antes de irse a la Copa África. Aún así, entre él, Jonathan Pereira y Capi mostraron las cartas del Betis. La pena es que el delantero centro no está, ya que Sergio García continúa muy lejos de su mejor nivel. No llega a los balones largos, se le quedan atrás los que controla y muy pocas veces encara al contrario. Pero la calidad está para algo, y en una jugada del catalán llegó el tanto bético, gracias a un disparo de Sergio, que desvió un defensor. Tras el gol, el Betis continuó buscando el gol y aguantó las salidas del Hércules con el equipo muy bien situado, con un centro del campo (Arzu e Iriney) que se echaba de menos. Sólo en los últimos cinco minutos de la primera mitad despertó el rival bético, que incluso pudo empatar, pero Goitia volvió a estar espectacular.
Bajón físico
En la segunda parte el conjunto heliopolitano pecó de lo mismo que en Córdoba. Dio varios pasos atrás, y es que el físico es ahora mismo el aspecto a mejorar en este equipo. Ocurrió la semana pasada y lo calcó el Betis hoy, con la diferencia de que el Hércules no es el Córdoba y, aunque falló varias ocasiones claras, tiene bastante más calidad. El cuadro verdiblanco perdió el domino del esférico y ya no salió, ni siquiera, a la contra, lo que aprovechó el rival para hacerse el dueño del encuentro. Comenzó a acercarse con peligro al área de Goitia y en el minuto 61 llegó el gol del empate. Farinós empalmó un balón desde fuera del área que, como ocurrió en el tanto de Sergio, rebotó en un defensa y despistó a Goitia. Tras el tanto, el Hércules continuó dominando, pero Víctor movió el banquillo y el Betis lo intentó a la contra. Aún así se notó en exceso el bajón físico, algo preocupante a estas alturas de la Liga.

Tras unos minutos de idas y venidas, el encuentro bajó en intensidad y ninguno de los dos equipos llegó con claridad, aunque el Hércules siempre dio más sensación de peligro. Pero el marcador no se movió y el partido terminó con un empate, que para los visitantes es mucho más positivo que para el Betis, que pierde varios puestos y, además, el goal average con los alicantinos. Y eso que el último segundo, tras el rechace de la última falta del partido, el árbitro pitó el final, sin dar validez al disparo de Nacho, que se coló en la portería rival. Aún así, se vio, de nuevo, una imagen del Betis que da pie a la esperanza, aunque volvió a durar sólo 45 minutos.