Oliver le expone a la plantilla la cruda realidad del club pero las dudas siguen

Por  1:09 h.

La presencia de Luis Oliver en la concentración bética en El Portil fue la noticia del día en verdiblanco. El consejero deportivo (afirma que puede estar en la directiva porque ha comprado acciones a un particular que no es José León) se acercó a última hora de la tarde al entrenamiento del primer equipo, que observó brevemente, para encerrarse minutos después en una sala con toda la plantilla, cuerpo técnico y empleados del club y exponerles la cruda realidad económica de la entidad. A decir de algunos presentes en dicho cónclave, Oliver se mostró aparentemente sincero, abierto y preparado para dar todas las explicaciones precisas. Los jugadores preguntaron mucho, muchísimo, de ahí que la reunión se prolongara hasta los 80 minutos, por lo que la hora de la cena tuvo que ser retrasada. Los futbolistas se interesaron por sus contratos y Oliver les garantizó verbalmente que el club iba a cumplir sus compromisos con ellos, aunque el recelo, las dudas, persisten en la mayoría del equipo. No sabían los jugadores nada de los cambios que se estaban produciendo en el club y demandaban una explicación, que Oliver trató de satisfacer con una exposición directa que les llegó. Además, el consejero deportivo les informó que el auto de la la juez le ha limitado su margen de actuación y sus planes, así como ha perturbado la normalidad institucional, pero les solicitó que se centraran en lo deportivo y que se aislaran del entorno, algo que vienen haciendo perfectamente los jugadores en estos últimos tiempos tan convulsos en Heliópolis. Sin embargo, las dudas persisten en el bloque bético, que unánimemente se decanta por el «ya veremos» cuando se les pregunta, según se puede leer en ABC de Sevilla.

Antes, en una improvisada comparecencia ante los medios a pie de césped, Oliver (que había llegado a El Portil acompado por su hijo, su colaborador Joaquín Díaz, su abogado y un «futuro consejero», según sus palabras) soltó perlas sobre la situación actual de la entidad y lo que piensa hacer. Primero defendió su nombramiento como consejero con sus argumentos: «A mí lo que me extraña en que varios de los miembros de la oposición son de asociaciones jurídicas, de abogados… Y yo no sé mucho de Derecho, pero el abogado que he consultado me ha dicho que uno puede ser consejero por cooptación, con la única condición de tener alguna acción del club y yo las he comprado. Hay 9.000 accionistas pero no se las he comprado a León». ¿Pero las compró antes o después del auto de la juez? «Todo el mundo tiene un plan a, b y c. Y, nosotros, lógicamente, lo tenemos. Hay que recordar que hay 9.000 accionistas en el Betis. Es que yo no tengo tan claro que en una junta la oposición pueda ganar. Creo que están ninguneando a 9.000 personas, porque aquí van a votar todos. Además, también hay un recurso ante la Audiencia Provincial». Si tiene acciones o no se verá en breve, ya que la juez ha solicitado todos los movimientos de acciones en un documento que recibirá en breve.

Y cambiaba Oliver su parecer sobre la junta de accionistas del 20 de agosto, ya convocada. Ahora dice que es posible que se celebre. ¿Será una táctica? «No está descartada. Va a haber una reunión del consejo en la que se va a decidir si hay junta en agosto o no. Yo creo que hay incluso algún consejero que cree que debe haberla, por lo que ahora hay que hablarlo, con los abogados, con la oposición (hoy podría haber una reunión)… A ver si entre todos damos una buena solución a esta situación». Mientras, mostró su esperanza en conseguir el poder accionarial a través de la vía judicial pero que si no es así, demandará a Lopera: «Por supuesto, claro que lo haría. Tenemos que esperar al recurso ante la Audiencia, pero si éste no prospera, tendemos un pleito muy gordo contra don Manuel porque nos ha vendido una cosa que no hemos podido ejercer. Vamos a esperar dos o tres meses al recurso, que es inapelable. Todo el mundo como muy nervioso ahora».

Reunión del consejo

El martes por la noche gran parte del consejo bético tuvo un encuentro «informal» en el que también estuvo Oliver para aclarar posturas a todos.