«En Primera esta plantilla estaría, tranquilamente, en la zona media»

Por  1:03 h.

El futbolista posa para ABCCuatro goles y un penalti jalonan su hoja de servicios desde que llegó como salvación: «Soy delantero centro, siempre marqué y para eso me ficharon»_«El equipo ha pegado un cambio espectacular». Son algunas de las declaraciones a ABC de Sevilla del único fichaje invernal del Betis esta temporada, Jonathan Pereira, que con sus cuatro goles ha dado ya valiosísimos puntos al cuadro verdiblanco.

—La verdad es que me están saliendo bien las cosas…

—Pero, ¿tan bien cómo esperaba o se está sorprendiendo a sí mismo?

—Bueno, el año que estuve en Segunda con el Ferrol también me salieron bien y si no confío yo en mí, ¿quién lo va a hacer? No me estoy sorprendiendo porque sé que puedo dar esto y más.

—Ambicioso, pero la diferencia con el Ferrol es que, con todos los respetos, el nivel de esta plantilla es superior.

—Sí, pero si sabes que puedes hacerlo… Yo confiaba en mí, sabía que venía a un equipo muy importante pero también que podía hacer estas cosas que me salen ahora. No creo que todo esto sea para que me esté sorprendiendo. Goles he marcado toda mi vida. Y jugar con gente de calidad te lo pone todo mucho más fácil porque hay grandísimos jugadores. Ya se pudo ver el otro día que los goles fueron de empujarla.

—Menos mal que incluso después de que llegara usted se decía que aún faltaba gol…

—El cambio que ha pegado el equipo nos beneficia a todos y a mí en especial porque he sido el último en llegar, pero es cierto que desde siempre he metido goles. Vamos, como todos los delanteros.

—Pero suele jugar de mediapunta por cualquier banda, ¿castigo o virtud eso de ser ambidiestro?

—¿Sabe? Yo siempre fui delantero centro. No jugaba ni de mediapunta, ni en la banda pero en los últimos años me he reconvertido para jugar en cualquiera de las dos bandas. Y al pegarle con las dos piernas también puedo hacerlo de enganche o mediapunta. Me desenvuelvo bien ahí pero como delantero que soy lo que me gusta es estar cerca de la portería.

—Y tanto, pues lleva ya cuatro goles y todos ellos por una cosa o por otra han sido decisivos…

—¡Mejor, mejor! Que valgan para aportar y que no sean el 3-1 de una derrota. Hay que marcar para ayudar al equipo, que al fin y al cabo es para lo que me ficharon.

—Tras las victorias, parece que ahora respetan más al Betis…

—El equipo ha pegado un cambio espectacular. Desde fuera todo el mundo también lo ve. Ahora saben que somos un equipo. Pienso que esta plantilla, en Primera, estaría en mitad de tabla tranquilamente. Los rivales saben que somos muy peligrosos, no pueden fiarse de nosotros.

—Ya que usted debutó ante el Levante, le pregunto: ¿tanto puede cambiar un equipo con el relevo en el banquillo?

—Viví ese partido y la verdad es que no dimos ni dos pases seguidos. Desde que llegó Víctor el equipo juega el balón tranquilamente, sin ponerse nervioso, desde atrás, siempre con la intención de salir a atacar desde el minuto uno, concentrados, aguantando el ritmo. El equipo ha pegado un cambio… Y a tiempo para conseguir recortar esa distancia que nos llevan. Ahora hay mucho mejor ambiente en el vestuario que cuando llegué. Se disfruta más y se nota que nos divertimos en el campo.

—¿Va a influir mucho el miedo en el tramo final de Liga?

—¿El que puedan tener los rivales? Hombre, miedo no sé, pero son conscientes de que venimos fuertes, de que hemos cambiado y saben que tranquilamente podemos hacer una segunda vuelta muy buena, tanto como la que hicieron ellos en la primera. Es más difícil aguantar un año al ritmo de los de arriba, Real y Hércules, que ser irregular y luego pegar un final de temporada bueno. Hay que ir poco a poco y con respeto, pero que no se descuiden los de arriba porque alguno cae, seguro. No debemos obsesionarnos con el tercer puesto.

—Pues ya van saliendo asuntos turbios tipo primas…

—Tengo muchos amigos en Villarreal y ninguno me ha comentado nada de eso. Yo no sé nada. Lo que tenemos que hacer es jugar sin pensar en los demás, sabiendo que si lo hacemos bien, los demás tendrán que pinchar. Sólo eso.

—Tras dos victorias, ¿cuál sería el error ahora?

—Creer que ya estamos ascendidos. Hasta el último partido seguro que no se decidirán muchas cosas. Debemos ser humildes porque cualquiera te puede dar un palo en Segunda y no nos podemos permitir más tropiezos. En Irún hay que ganar.

—¿Ha visto que por la altura no le he preguntado nada?

—(Risas). ¡Ya estoy acostumbrado, hombre! Desde pequeño siempre tuve que jugar con gente mucho más alta, pero nunca me sentí menos que nadie porque cada futbolista tiene sus características. Mire, con Xavi, Iniesta, Silva y estos cracks ahora está saliendo toda la gente más pequeñita.