Primer repecho que anuncia la alta montaña

Por  12:20 h.
Las grandes rondas ciclistas suelen tener un comienzo en llano. Casi sin atractivo ni referencias para el gran aficionado. Empiezan a ponerse interesantes al término de la primera semana. Al principio sólo están en juego trofeos menores, como aquel maillot verde de la regularidad que siempre ganaba Bugno o las famosas metas volantes en pueblos que pagaban millonarias sumas por tener la pancarta en su carretera y salir, casi de refilón, en los telediarios de la noche. Luego comienza lo bueno. Los sprinters pasan a mejor vida hasta que aparezcan los Campos Eliseos o la Castellana en el plan de ruta y los favoritos, que se han colocado lo mejor posible en la general, empiezan a tener cabida en las crónicas. Ha pasado el sopor, llegan los repechos y, en breve, lo hará la alta montaña.
El Betis es ahora ese favorito que ha triunfado en el prólogo y confirmado en la primera etapa que está bien, que quiere el Tour, el Giro, la Vuelta y hasta la París-Niza si se pone a tiro.
Tras pasar por encima del Granada en el estreno, barrer a domicilio al Recreativo y aliñar su seis de seis en Liga con dos eliminatorias coperas, quiere, en el primer repecho del recorrido, demostrar que es el enemigo a batir, el favorito al ascenso con mayúsculas, el Induráin que el resto del pelotón debe temer en cada etapa, ya sea ésta contrarreloj, de llano o con seis puertos de categoría especial. Hoy, en Elche, los de Mel quieren atrapar el maillot amarillo que lucen de manera compartida y tatuárselo en la piel con otra victoria para que no les abandone hasta la meta de junio, sin repescas de play off de por medio ni cuentas de última hora a cada instante. No será fácil. El conjunto local, que también luce un seis de seis en su casillero, será el primer repecho en el camino, el primer alto (quizá no de primera categoría) que debe sortear el Betis en su camino hacia Primera. En siete días tocará el Tourmalet, disfrazado —eso sí— con las rayas albivioletas del Valladolid.
No ha tenido Pepe Mel mucho tiempo para preparar el choque de esta tarde. La cita copera del miércoles no le dejó al madrileño casi margen de maniobra, que se estrechó aún más si cabe con la ristra de bajas que acumula el plantel verdiblanco. Con sólo dos entrenamientos con la mente en el Martínez Valero, el preparador bético repetirá el once que salió victorioso hace una semana en Huelva. La baja de Jorge Molina, que se queda sin su vuelta a Elche (sí que regresa Belenguer, ausente en Copa por sanción), no le deja muchas alternativas en el ataque, por lo que Rubén Castro será la referencia ofensiva. Sólo la ofensiva. Porque la total se llama Emana. El camerunés es el jefe de filas de este Betis. Sin duda. Es el mejor con diferencia del equipo y, si él mismo quiere, de la categoría. Recuerda al mejor Induráin. Parece que no está, pero dos chispazos y, zas, la victoria está en su saca. Lo demostró ante el Recre. Lo repitió en Copa ante el Granada. Debe hacerlo hoy y en los meses que restan para devolver al Betis a Primera. De esa forma, sus compañeros no tendrán problemas en hacer de gregarios. Ni Mel de aquel Bruynell que siempre complacía al todopoderoso Lance Armstrong.
Enfrente estará el Elche, que pierde a dos puntales (Wakaso y Palanca) y que, por nombres, está lejos del Elche del año pasado. Sin Jorge Molina ha perdido gol y sin Trejo, calidad y desparpajo en el ataque. Su referencia ofensiva es Linares y basa su contención en el veterano Acciari y en Samuel, aquel central que sonó el pasado verano para reforzar la zaga bética. Pero, sin embargo, ahí está. Ha logrado dos victorias (ante Recre y Cartagena) y Bordarlás sueña con volver a pelearle el ascenso a los teóricos favoritos. No debe ser más que el Chiappucci de la categoría, de esos que tienen cierta clase, hacen mucho ruido pero que al final acaban sucumbiendo ante el poder de los grandes.
Y entre ellos debe estar el Betis. Por tantas razones que nos quedaríamos sin hueco para el resto. Pero sobre todo porque tiene varios jugadores que marcan diferencias en la categoría. Emana, Salva Sevilla, Rubén Castro, Goitia, Momo… Todos deben remar en el mismo sentido para que, problemas institucionales al margen, el Betis se convierta en el líder sólido de la general. Aquel que todos miran desde lejos y que saben que no pueden atrapar, que su ventaja es cada vez más amplia. Sea como sea la etapa. Llueva, nieve o haga calor. Es la única forma de atrapar el maillot ganador y saborear en la meta de champán del triunfo.
Elche: Caballero; Vasco Fernandes, Samuel, Pelegrín, Albácar; Acciari, Mantecón; Xumetra, Generelo, Kike Mateo; y Linares
Real Betis: Goitia; Miguel Lopes, Dorado, Belenguer, Nacho; Salva Sevilla, Iriney; Caffa, Emaná, Momo; y Rubén Castro
Julio Amoedo Chas, gallego. 18 horas. Canal Sur TV