Quique Setién, cabizbajo durante el Betis-Cádiz de la Copa del Rey (Foto: J. J. Úbeda)
Quique Setién, cabizbajo durante el Betis-Cádiz de la Copa del Rey (Foto: J. J. Úbeda)

Betis: el proyecto del cambio y la ilusión se tambalea

Haro, Catalán, Serra, Setién y los capitanes se reúnen para tratar una solución

Por  4:00 h.

Estamos a comienzos del mes de diciembre y el bético vuelve a vivir un dejá vu. Y es que el proyecto del cambio y de la ilusión que comenzó en el Real Betis desde la llegada de Lorenzo Serra Ferrer y la posterior contratación de Quique Setién, pasando por unas primeras siete jornadas de LaLiga Santander en las que el Betis parecía volver a ser un equipo competitivo, se ha caído cual castillo de naipes. A los episodios vividos en Éibar, calificado como un accidente, y la sonrojante eliminación de la Copa del Rey a manos del Cádiz, con un esperpéntico 3 a 5 ante la afición verdiblanca, le ha seguido el partido del domingo en Gran Canaria, ante una Unión Deportiva Las Palmas que no ganaba desde mediados de septiembre, que va camino de su cuarto entrenador en cinco meses y que resucitó gracias a la bajada de brazos de los verdiblancos. Y a la cabezonería de Setién. En tierras canarias, el Betis volvió a ser un equipo sin patrón de juego y, lo que es peor, sin alma, lo que ha recordado también etapas pasadas, no muy lejanas en el tiempo, vividas por los béticos y que no se quieren casi ni recordar por lo nefastas que fueron. Ni siquiera las recientes reacciones en partidos que se pusieron cuesta arriba, como ante el Getafe y el Gerona en el Villamarín tapan ya la caída del conjunto verdiblanco y el Betis que comenzó fuerte e ilusionando a sus aficionados se ha convertido en un juguete a manos de los rivales.

Es por eso que deben ser días en los que, no sólo el técnico y su equipo de trabajo con los futbolistas, sino también Serra Ferrer y, ya mirando más arriba, Ángel Haro y José Miguel López Catalán, presidente y vicepresidente respectivamente del club, se deben dar pasos para revertir esta evolución tan negativa que está teniendo el equipo heliopolitano. Y es que, según pudo saber este periódico, ayer lunes se celebró una reunión entre el presidente y el vicepresidente del Betis, el vicepresidente deportivo, Quique Setién y los capitanes de la primera plantilla bética para tratar de conocer qué está sucediendo en el vestuario, para saber por qué el grupo de futbolistas que había vuelto a competir a un nivel importante y que ahora deambula por los campos de juego, para tratar de encontrar soluciones a una momento crítico. El encuentro, dentro de lo tensionada que está siendo la situación deportiva -el equipo sólo ha sumado dos puntos de quince, ha sido eliminado de la Copa del Rey por un equipo de inferior categoría, muestra una fragilidad defensiva muy preocupante y es el segundo equipo que más goles encaja-, fue por unos cauces normales, no hubo subidas de tono, pero los protagonistas sí se dijeron cosas a la cara delante de los dirigentes. Los representantes del consejo exigieron una reacción, tanto al técnico como a los jugadores, lo más pronto posible y también respaldaron a la figura del preparador santanderino.

Porque, por el momento, la decisión de despedir a Setién no se va a tomar tan a la ligera como se solicita desde algunos sectores de la afición verdiblanca, después del rumbo tan negativo que está teniendo el equipo. Prescindir del entrenador, al que se le firmaron tres años, una decisión criticada en verano y aún más ahora, es caro y perjudicaría a las ajustadas a día de hoy arcas del club, que está reajustando algunas partidas para hacer alguna incorporación en el mercado de invierno. También contra la destitución de Setién están los números, siempre fríos, que dicta la clasificación de LaLiga, que tras 14 jornadas disputadas dice que el Betis, pese a haber algunos puestos, sigue estando a tres puntos de los puestos que darían lugar a jugar la próxima temporada la Liga Europa y que suma ocho más que precisamente Las Palmas, el equipo que marca la frontera con el descenso de categoría a LaLiga 123.

Una de las principales preocupaciones de los directivos heliopolitanos es la bajada de brazos del equipo en Gran Canaria y, especialmente, el descenso en el rendimiento de futbolistas llamados a ser importantes a lo largo de todo el curso, casos por ejemplo de Javi García o Andrés Guardado, pese al tanto de falta del mexicano frente al Gerona. Así que la tarea de todos ahora se centra en recuperar física, mental y futbolísticamente a todos los jugadores e intentar que el equipo vuelva a mostrar la cara enseñada en el comienzo de la competición.

Otro de los asuntos que está sorprendiendo a prácticamente todo el mundo es que en esta mala racha, complicada con la eliminación de la Copa ante el Cádiz, ninguno de los más altos ejecutivos de la entidad ha dado la cara para explicar qué está ocurriendo. Ni Haro, Catalán o Serra Ferrer han salido a la palestra desde que el jueves el cuadro amarillo saliera victorioso de Heliópolis, ni tampoco lo han hecho después de la derrota ante el moribundo Las Palmas.

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

@JSevillano83

Periodista deportivo, escribo en http://t.co/ERTftMrtAv http://t.co/vdsWcQ6hNn y ABC de Sevilla
@ramonripoll @AFDLP Está escrito dentro del texto. La producción ofensiva, es decir la creación de juego de ataque,… https://t.co/6Ob9A7MkbQ - 6 horas ago