¿Qué ocurrirá ahora con Luis Oliver?

Por  9:35 h.

Aunque en la Facultad de Comunicación te recomiendan que un titular nunca debe ser una pregunta, es, en este caso, pertinente comenzar con una de las interrogantes del beticismo. O con varias ¿Qué pasará ahora con Luis Oliver? ¿Y el dinero que ha puesto, dos millones de euros, según comunicó publicamente él mismo? Llegó el empresario navarro al Betis con aires nuevos, un equipo renovado y cambios diarios, pero este plan ha sido frenado por el auto de la juez. De hecho, su compra, más que paralizada, ha sido desautorizada, ya que ésta no era efectiva hasta que el Consejo Superior de Deportes no diera su consentimiento y aún no ha recibido este organismo toda la documentación que había solicitado para dar su conformidad a la operación, según se puede leer en ABC de Sevilla.

ABC consultó ayer con varios juristas y personas del entorno de Oliver para conocer cómo podía afectarle la nueva situación. Una opinión casi unánime es que el auto le deja al líder de Bitton Sport en una situación realmente complicada, toda vez que hay dudas en que pueda recuperar el dinero que ha adelantado en la operación (según algunas fuentes una cantidad cercana a los dos millones de euros). En ese caso, Oliver tendría que demandar a Lopera por presunta estafa. Además, se da la circunstancia de que Bitton Sport alegará, a buen seguro, que son compradores de buena fe, ya que sustentaban su entrada en el club y la adquisición del paquete mayoritario de Farusa en el auto de la Audiencia Provincial del 26 de febrero de este año por el cual se señalaba que no se podía investigar la compra de las acciones por parte de Farusa en 1992, por lo que se hubiera asegurado su legitimidad. Si no hay denuncia de Oliver, aumentarían las sospechas de que no hubiera sido una venta adecuada a derecho y se volvería a especular con la falta de credibilidad de los compradores.

Silencio y estudio del caso

Oliver y su equipo no quisieron hacer declaraciones ayer y se remitían a los servicios jurídicos con los que estaban consultando para tratar tan espinoso asunto. El caso es que las medidas cautelares de la juez han paralizado todos los proyectos que estaban desarrollando y las operaciones abiertas a estas alturas de la temporada. Sin embargo, está por ver si Oliver, junto a Ángel Vergara, se mantienen en el consejo de administración bético después de esta convulsión para continuar con su hoja de ruta a la espera de lo que pudiera decidir la Audiencia Provincial dentro de unos meses cuando estudie el más que probable recurso de la defensa de Lopera. Todo ello debe conocerse en las próximas horas, puesto que Oliver tomará una determinación tras la que anunciará su futuro. Un miembro de su equipo se hacía dos preguntas inquietantes: «Lo importante no es ahora si seguimos o no nosotros, sino ¿hacia dónde va el Betis? Y, por cierto, ¿quién es el encargado de fichar el lunes?».