«Queremos volver a jugar juntos»

Por  6:49 h.

Hablan casi todos los días. Y Rubén, también canario y amigo de Momo desde que ambos se formaron en la cantera del Las Palmas, le pregunta por el equipo y la ciudad, para después confesarle que su único deseo es recalar en el club verdiblanco. «Yo ya elegí jugar en el Betis. Nunca puse ningún problema en el Deportivo. Si me tenía que ir cedido, pues adelante», dice Rubén, resignado viendo cómo pasan los días y no se termina de cerrar su fichaje por el equipo de Pepe Mel, al que conoce por su etapa en el Rayo Vallecano. En Sevilla, descansando junto a su mujer y su hija (de tan sólo año y medio), está Momo. «Rubén es mi amigo; hemos coincidido en un montón de equipos. Primero fue en Las Palmas; luego nos fichó el Deportivo, por una deuda que tenía contraída nuestro club con Lendoiro; después estuvimos en Albacete, para terminar en Santander… Y ahora se nos presenta unirnos otra vez, esta vez en un equipo con mucha historia, el Betis. Además, Rubén, aparte de ser mi amigo, es un grandísimo delantero. Ojalá se arreglen pronto sus negociaciones», explica Momo. El extremo, muy feliz en el Betis, ya le ha dicho a su amigo que, a pesar de haber tenido otras ofertas, incluso de Primera (el Hércules de Esteban Vigo intentó contratarlo), su elección ha sido la correcta. «Sabemos que hay problemas en la institución, pero ya el entrenador nos ha dicho que nos debemos olvidar de ello. Nosotros, a lo nuestro…», comenta el ex de Xerez. Rubén conoce perfectamente a Mel y ese es uno de los grandes motivos por los que también ha desechado jugar en la máxima categoría. «Lo tuve el año pasado, me conoce y sabe cómo sacarme provecho», declaró a ABC de Sevilla.

El delantero, en tierras gallegas y entrenándose en solitario, confía en que más pronto que tarde sus representantes (del grupo Bahía Sport) lo llamen para decirle que ya está todo «Ok» y que se puede marchar para Sevilla. «Lo del Betis es una buena oportunidad para mí. Aquí no me quieren y entiendo que no se debería complicar todo tanto». Momo ya le ha explicado que el equipo «tiene muy buena pinta», con un conjunto «plagado de muy buenos futbolistas». Para el extremo, el Betis está haciendo las cosas bastante bien. «Se está fichando a jugadores que conocen la categoría. Está Jorge Molina, que ha sido pichichi de la Segunda, hay que estar a la espera de saber qué va a ocurrir con Sergio García y Emana, también la opción de Rubén, con el que yo, particularmente, me entiendo mucho…».

Rubén y Momo, Momo y Rubén se entienden con sólo mirarse. Son muchos años juntos y confían en volver a verse, como cuando disfrutaban en Las Palmas a las órdenes de Juan Manuel Rodríguez, quien recuerda el paso de los dos por el equipo amarillo. «Rubén acabó siendo máximo goleador de la categoría. Recuerdo que en ese momento había dos hermanos más en Las Palmas (Guillermo y Álex), pero a mí me llamaba mucho la atención el giro tan bueno que tenía Rubén dentro del área. Era rápido, un ratoncito y te la enganchaba con las dos piernas. Si el Betis termina fichándolo no se arrepentirá. Si quiere subir a Primera necesita jugadores como él. Conoce bien la Segunda y siempre hace goles». De Momo, algo más extrovertido, recuerda que le sorprendió la habilidad que tenía con el balón en los pies. «Subía la banda una y otra vez y siempre se inventaba algo. Llegaba y centraba. El fútbol lo es todo para él y espero que en el Betis sea muy feliz».