Mandi protesta al asistente mientras Busquets y Sergi Roberto celebran uno de los goles del Barcelona (Foto: Raúl Doblado)
Mandi protesta al asistente mientras Busquets y Sergi Roberto celebran uno de los goles del Barcelona (Foto: Raúl Doblado)

El Betis de Setién, ‘el día de la marmota’

Son varios ya los partidos con resultados abultados, tanto negativos como positivos

Por  13:17 h.

La derrota de anoche ante el Real Madrid por 3-5 resulta tan familiar para los béticos que bien podría aplicarse al Betis de Quique Setién la expresión del ‘día de la marmota’, generalizada en su uso por la película ‘Atrapado en el tiempo’ en el que las mismas situaciones se repiten una y otra vez. El Betis es el tercer equipo más goleado de Primera (50) tras Las Palmas (52) y Deportivo (53) y esos números en 24 partidos obligan a los de Heliópolis, como reconoció anoche su capitán, Joaquín Sánchez, al esfuerzo titánico de lograr una media de tres goles partido para estar en la cómoda novena posición en la que están. El técnico de Santander es perfectamente reconocible en su forma de jugar, que considera innegociable, y pese a algunos retoques defensivos, como optar últimamente por reforzar la defensa con tres centrales, anoche en el Villamarín se revivió lo que ya ha pasado en numerosos partidos de esta temporada. Y se volvió a vivir para lo bueno, en la ocupación del campo, la posesión y el marcar los tiempos siempre con la pelota; y para lo malo, cuando las piernas no responden a semejante exigencia o la mente se va: en las dos caras, el que la da y ha dado siempre es Quique Setién al defender a muerte su estilo.

Sin embargo, la posesión y el toque desde atrás requiere atención durante los noventa minutos y el descuento, y que las lagunas de concentración no coincidan nunca con los momentos de inspiración del rival, lo que en el caso del Real Madrid es más difícil que en otros rivales de menor enjundia por la pegada de la que suelen hacer gala sus jugadores. Así, el conjunto bético alterna momentos de juego primoroso, como los que le valieron irse al descanso ante los de Zinedine Zidane con 2-1 tras remontar un temprano gol madridista, con otros de despiste en los que los de Setién no están al mismo nivel de intensidad y que esta temporada les ha costado tantos goles como puntos. Los partidos ‘divertidos’ para el profano suelen ser de taquicardia para los propios y, como el de ayer, este año el Betis suma resultados que pedían cafinitrina, como los jugados ante Real Sociedad (4-4), Valencia (3-6), Eibar (5-0), Barcelona (0-5) y, en el lado positivo de la balanza, la manita endosada al eterno rival en el Sánchez Pizjuán (3-5).

“Hemos perdido balones que habíamos trabajado durante toda la semana. Lo hemos hablado todo antes de empezar y hemos puesto énfasis en ese problema. No queríamos que pasara esto y es lo que ha pasado. Estábamos advertidos, pero no es fácil cuando vienen estos futbolistas a apretarte. Ha habido cinco o seis pérdidas que no tenían que haberse producido”, explicó Setién tras el partido de anoche. Los puntos contra el Real Madrid o el Barcelona no suelen entrar habitualmente en cábalas y cálculos de pretemporada de entrenadores y aficionados, aunque los más de 50.000 que se congregaron en el Benito Villamarín bien pudieron experimentar, tras la primera parte de gran juego, las mismas sensaciones que Bill Murray en ‘Atrapado en el tiempo’: todo les era familiar, tanto que se repetía. Fue Joaquín el que volvió a diagnosticar la situación al afirmar, tras el partido ante los de Zinedine Zidane, que llevan “todo el año tratando de corregir cosas” y que “marcar tantos goles para ganar es más complicado”, por lo que concluyó que en defensa, los de Setién tienen que “ser más correctos”.