Sin cambios: Ewerthon rompe el pacto y el club frena la venta de Pavone

Por  6:14 h.

Nueva jornada de locura verdiblanca en el día del cierre del mercado de fichajes. Al final todo quedó como estaba y Víctor Fernández tendrá que conformarse con lo que tiene en la plantilla. No llegó el delantero que éste solicitó por vía interna primero y en la sala de prensa del Nuevo Arcángel, después. Geijo fue el primero en caerse, puesto que la oferta de compra del Udinese era insuperable. Luego se llegó a un acuerdo con el Zaragoza por Ewerthon, el objetivo número uno del entrenador. A mediodía todo estaba hecho pero el futbolista se descolgó por la noche solicitando unas cantidades muy superiores a las pactadas. Con el Catania también se había negociado para dejar salir a Pavone por unos 2,5 millones e incluso desde la entidad siciliana se hacían declaraciones felicitándose de la contratación del delantero pero Lopera no quiso dejarle marchar y la nómina de atacantes se mantiene con lo puesto a pesar de que hay dos fichas libres, ya que a la de Dani hay que unir desde ayer la de Óscar López, que obtuvo la libertad (acababa contrato en junio) y firmó con el Numancia, como se puede leer en ABC de Sevilla.

El caso más extraño era el de Ewerthon. Se trabajó mucho en las últimas horas tras la negativa de Geijo. Víctor había hablado con él y el futbolista mostró su predisposición. El Zaragoza estaba dispuesto a soltarlo prácticamente gratis ya que se libraba así de una de las fichas más altas de su plantilla (casi dos millones de euros por temporada) y sólo quedaba el acuerdo con el futbolista. Según Betis y Zaragoza éste se alcanzó y los clubes firmaron el contrato, pero una llamada a las diez de la noche («a cinco minutos para el final del plazo», según la entidad maña) de Augusto Castro (antiguo asesor de Ricardo Oliveira) comunicó el definitivo «no» del delantero. Los dos clubes criticaron la actitud del jugador al considerarla «incomprensible» y «sorprendente». Ewerthon seguirá en el Zaragoza, apartado, hasta final de temporada y Víctor se queda sin el refuerzo que quería.

No es la primera vez que Ewerthon y Lopera viven una negociación tensa que acaba en fracaso, puesto que el verano de 2001 tuvo al brasileño como protagonista mientras Juande Ramos esperaba un fichaje para la delantera que finalmente fue Ikpeba. Los años de contrato y las formas de pago fueron la clave en aquel momento. Mientras, la historia de Pavone era más rocambolesca. El mercado de fichajes en Italia cerraba a las 19.00 y entonces no se había concretado el pase del argentino al Catania. Un minuto después del corte se informaba de que se había aceptado en la sede de la Federación Italiana la inscripción del delantero por el conjunto siciliano. Incluso, su presidente, Nino Pulvirenti, declaraba que «con Pavone y Maxi López hemos perfeccionado dos operaciones con las que mirar al futuro con nuestro proyecto. Son elementos de gran valor que van a aportar de inmediato pero que son valores claves para nuestro futuro». Pues, al final, nada. La oferta era buena, unos 2,5 millones de euros y el jugador habría firmado hasta 2013, pero nada se concretó porque en el Betis nunca pensaron en vender a Pavone, sobre todo teniendo en cuenta que no tenían atado a Ewerthon y no iban a desprenderse del argentino y quedarse con un delantero menos en la plantilla.
La única operación real en el Betis, entonces, fue la carta de libertad que se le concedió a Óscar López, que firmará con el Numancia. La baja del lateral catalán se une a las de Dani e Ilic y la única incorporación verdiblanca de enero ha sido Jonathan Pereira.