El ascenso más barato de los últimos diez años no se puede escapar

Por  4:00 h.

Betis: Los jugadores béticos acuden a felicitar a Emana por su gol al CádizSólo con haber cumplido con el guión el día del Gerona (tocaba victoria en casa sobre un rival menor), el Betis estaría a estas horas ocupando la segunda plaza en la clasificación de la Liga Adelante y, además, a sólo tres puntos del líder, una cuenta impensable hace un par de meses, cuando Hércules y Real Sociedad llegaron a estar distanciados del cuadro verdiblanco en más de diez puntos. Es la muestra más clara de que tal y como están las cosas un resbalón puede salir carísimo en una Liga que está ofreciendo los puestos de ascenso a un precio de saldo, ya que la actual es la edición más flojita de la Segunda división en los últimos diez años. Y se dan varias circunstancias que merece la pena señalar.

Transcurridas 32 jornadas de la temporada, establecemos cuatro puntos de control para ver la evolución de los puestos de ascenso. Tras la octava jornada eran ocupados por Cartagena (16 puntos), Rayo Vallecano (15) y Real Sociedad (15). Tras la jornada 16 los protagonistas eran Real Sociedad (32), Hércules (30) y Betis (26). Después de la jornada 24 veíamos a Hércules (47), Real Sociedad (47) y Cartagena (43). Y ahora, pasada la jornada 32, aparecen al frente de la clasificación Real Sociedad (58 puntos tras su derrota de anoche), Cartagena (54) y Betis (52). Lo primero que se comprueba es que el promedio de puntos de los tres primeros de la tabla ha ido en continuo descenso en estos puntos de control y se encuentra ahora en su cota más baja.

El de la Real, por otra parte, es de 1’81 puntos por partido, lo cual apunta a un total al final de 76, con los que sólo sería líder en Liga 2004-05, en la que Cádiz, Celta y Alavés subieron los tres con esta misma cantidad de puntos. El Cartagena lleva una media de 1,68 puntos por jornada y esto le llevaría a sumar a la conclusión del torneo 70 ó 71 puntos, y en los diez últimos años sólo el Racing en la campaña 2001-02 fue segundo con estos números (71), ya que en las restantes el «subcampeón» siempre sumó más. Por último, el promedio del Betis, de 1,62 puntos por partido, le daría para hacer 68 en junio, y el peor tercero de la última década fue el Recre en 2002… con 69 puntos. Es decir, que con este paso que lleva, el Betis no habría subido en ninguna de las últimas ediciones de la Segunda división. Hay que añadir que en la otra ocasión en la que el equipo albiverde apareció entre los tres de arriba en los puntos de control, tras la jornada 16, exhibía ese mismo promedio de 1,62 puntos por partido.

Esto último quiere decir que el Betis, con sus altibajos, ha mantenido su paso, y esto le da para estar en la frontera del ascenso, una jornada dentro, otra fuera, y en esta situación su éxito depende del fracaso de los otros. De hecho, si ahora goza de su mejor clasificación es porque los rivales han empeorado claramente su ritmo de anotación.

Para asegurar el ascenso tiene que mejorar el Betis. Sobre todo fuera de casa. En Heliópolis su promedio es de 2,06 puntos por partido, con el que se asciende como un cohete, pero a domicilio tiene un 1,18 muy flojo. Hay que empezar por mejorar en Vigo.