Calma entre tempestades sin fin

Por  2:00 h.

Betis: Lopera sale de los Juzgados tras una comparecencia recienteLopera está viviendo su mejor momento en los últimos años. Sí, el Betis está en Segunda división, se mantiene la fractura social y la causa sobre el presunto delito societario sigue abierta en los juzgados. El panorama, en el fondo, no ha cambiado. Pero las formas sí. O eso parece. La bonanza deportiva arrastra a las sensaciones. Ahora parece que los vientos soplan a su favor. Un ramillete de buenas noticias se han encadenado en tiempos recientes para devolver la sonrisa al máximo accionista bético, eternamente expuesto a valoraciones sobre su estado de ánimo al estar inmerso en una tempestad que no tiene fin porque su ciclo está más que agotado en el Betis, como se puede leer en las páginas de deportes de ABC de Sevilla.

Sin embargo, la sensación desde Jabugo es una inyección de fortaleza en el espíritu cimentada por los resultados positivos que, al fin, cosecha el equipo. El acierto en la contratación de Víctor Fernández, según los primeros partidos con el aragonés, se toma como una medalla en la solapa del propio Lopera, firme defensor de este técnico cuando las dudas asaltaban a sus colaboradores en pleno casting de entrenadores. Se sondeó todo lo sondeable durante algunas semanas en las que se mantuvo erróneamente a Antonio Tapia para destituirlo después de caer en Valencia, y Lopera siempre tuvo encima de la mesa el nombre de Víctor. Por ahora ha resultado un acierto pero no ha tardado Lopera en arrogarse el mérito. Las cosas de ser el culpable de todo lo malo y el responsable de lo positivo que, ciertamente, es demasiado poco en el Betis de hogaño.

Y el fichaje de Jonathan Pereira. La inversión, menor de lo que pregonan los medios del club, por el menudo gallego ha tenido efectos inmediatos y ese mérito también se lo autoproclama Lopera, que ha dudado de Momparlet en círculos íntimos y que ahora reconoce su acierto con este jugador que ya venía recomendando Tapia desde el verano.

La racha de tres triunfos consecutivos ha emparedado a una noticia que también ha hecho que Lopera se congratule. Que la Audiencia haya excluido de la instrucción del Juzgado número 6 todo lo referente a la compra de las acciones del Betis en el año 1992 ha sido interpretado como un éxito para el consejero delegado verdiblanco. Así lo ha hecho ver a través de sus medios oficiales, resaltando sobremanera el revés que puede suponer para una oposición que, quizás, no ha sabido reaccionar a una noticia tan críptica para los iletrados en la materia a pesar del buen trabajo que están realizando en la búsqueda de un Betis de progreso. Lo cierto es que después de tantos autos que vaticinaban los peores presagios para Lopera, este hecho parece aliviarle, aunque la causa sigue abierta y queda mucho, muchísimo por decidirse en este asunto. Son, parecen, buenos tiempos para Lopera, inmerso en una permanente tempestad en la que los claros son la excepción.