Sergio García, Fernando Vega y Arzu, entre algodones

Por  3:50 h.

Betis: Arzu golpea el balón durante un entrenamientoProblemas para Víctor Fernández cuando prepara su segundo partido como entrenador del Betis, que además será especialmente importante por la entidad del rival, un Hércules que lleva la iniciativa en la pelea por el ascenso casi desde el arranque del Campeonato y que a estas alturas de la Liga huele a Primera división, aunque en las dos últimas semanas haya flaqueado y esto pueda sembrar la inquietud en el equipo alicantino porque la caída en picado es frecuente en la categoría de plata y prácticamente un año sí y al siguiente también se ven casos de desfondamientos incomprensibles. Sea como sea, el Hércules está a diez puntos del Betis en estos momentos y ya quisiera el bloque verdiblanco que la situación fuera la inversa. El duelo, pues, es relevante y además promete ser duro para la escuadra bética.

Y con este encuentro a la vuelta de la esquina, como se apuntaba arriba, Víctor Fernández trabaja para sortear los problemas que la competición presenta inevitablemente. En el entrenamiento de ayer no pudieron ejercitarse Sergio García, que tiene molestias en el cuádriceps, ni Fernando Vega, que acusa una sobrecarga muscular. El delantero catalán va a hacer hoy recuperación, y aunque en principio debería llegar en condiciones a la cita del domingo, lo cierto es que estará falto de entrenamientos, pues en el mejor de los casos sólo llevará encima el de mañana. Vega, por su parte, no tiene claro su concurso en este partido, ya que su problema puede reproducirse aunque parezca que esté listo para jugar y, por lo tanto, lo sensato es concederle descanso este fin de semana para evitar riesgos.

Con esto, Víctor trabajó ayer por la tarde con un equipo parecido al que puso en liza en Córdoba, pero con los cambios a los que obligaban las circunstancias decritas. Apareció en esa formación Damiá en el lateral derecho para que Nelson se trasladara al izquierdo y Carlos García se ubicó en el eje de la zaga junto a Melli como consecuencia de la baja de Rivas, que está sancionado por su expulsión en el Nuevo Arcángel. Asimismo, Pavone ocupó el sitio de Sergio en la delantera.

Sucedió que Arzu no pudo terminar la sesión. Saltaron entonces las alarmas, y resulta que el nazareno tiene unas molestias muy parecidas a las que acusa Sergio García, sobre todo por su localización. Parece que esto no impedirá que el canterano pueda participar en el partido de pasado mañana, pero habrá que esperar a su evolución. Si Arzu supera esta adversidad volverá a actuar ante el Hércules como mediocentro, formando pareja con Mehmet Aurelio y un triángulo con Capi, que se situaría por delante de ambos. De esta forma, quien quedaría fuera de la alineación sería Iriney, que entraría en la misma si finalmente los más prudente es no forzar al propio Arzu. En línea de ataque, por lo que pudo adivinarse ayer, quedarían Emana, Pereira y Sergio García si todo va bien, con lo que Pavone también tendría que esperar su oportunidad sentado en el banquillo de los suplentes.

Pendiente de Gavilán
Víctor Fernández estuvo muy activo en la sesión de ayer —hoy, a las diez y media, se realizará otra— e insistió muchísimo en el toque y en la posesión del balón. Animó constantemente a los jugadores y sobre todo le prestó atención al joven Manu Gavilán —a punto de cumplir los 18 años—, cuyo aparición en el primer equipo parece muy próxima con la llegada de un técnico al que le gusta dar estas alternativas y al que, por cierto, se refirió ayer Tote, rival el domingo y en su momento bético a las órdenes de Víctor en el Betis. «Es un entrenador que valora la calidad y el talento y esto es muy importante en Segunda porque es lo que permite ascender», dijo el madrileño.